Salud » 12 malas costumbres que dañan los dientes

12 malas costumbres que dañan los dientes

abril 20, 2011

Se trata de hábitos cotidianos que hay que cambiar, si queremos que nuestra dentadura siga sana durante mucho tiempo.

Yo tengo un lema: siempre les digo a los pacientes –“Usted es su sonrisa.”  Al principio suena raro pero con el tiempo los pacientes lo entienden y comienzan a “ocuparse de su boca”. Sabemos que una linda sonrisa es nuestra carta de presentación, para conseguir trabajo, para empezar una relación amorosa, para sentirnos más sensuales, etc. Lo que no siempre sabemos es cómo mantener la dentadura en buen estado, es decir, dientes sin movilidad, más blancos y encías que no sangren. Ciertos hábitos y comidas pueden perjudicar el estado de salud bucal general. Veamos.

HABITOS INSANOS

  1. FUMAR: opaca el esmalte y lo oscurece; inflama las encías (es lo que profesionalmente se denomina gingivitis); genera lo que se denomina “halitosis” (mal aliento); el fumador siente menos el gusto porque el humo afecta las papilas gustativas (la mayoría se encuentran en la lengua, en el dorso y costados de la misma); puede generar zonas edematosas y blanquecinas en la mucosa, denominadas “leucoplasias” que si perduran en el tiempo pueden transformarse en una patología. También, fumar antes de acostarse a dormir genera muy mal aliento (halitosis) al levantarse
  2. DESTAPAR LAS GASEOSAS CON LA BOCA: puede fracturar los bordes dentarios como así también desgastarlos paulatinamente. Debemos recordar que el esmalte dentario no se regenera, lo que se pierde, se perdió. No ocurre lo mismo con el cabello, o las uñas que diariamente crecen.
  3. CORTAR LOS HILOS CON LOS DIENTES los desgasta, los bordes quedan con escotaduras. Es típico de las modistas.
  4. RECHINAR LOS DIENTES O APRETARLOS AL DORMIR. Esta situación desgasta las superficies dentarias y moviliza los dientes. Asimismo perjudica la A.T.M. (articulación témporomandibular).
  5. MORDER LAS BIROMES MIENTRAS ESTUDIAMOS, o miramos televisión: esta situación desgasta los bordes dentarios. En los  chicos en edad escolar, secundario o universitario son muy comunes los desgastes de este tipo.
  6. MORDERSE LAS UÑAS, este hábito se denomina onicofagia.
  7. COMER GOMA DE MASCAR EXAGERADAMENTE puede traer problemas articulares de los maxilares.
  8. TOMAR MATE CON ASIDUIDAD MANCHA LOS DIENTES de un tinte verdoso, puede ulcerar las mucosas o irritarlas provocando lastimaduras que duelen al comer cítricos, o tomar bebidas alcohólicas. También tomar mate en ayunas provoca halitosis.
  9. CIERTOS HÁBITOS ALIMENTARIOS pueden provocar desde cambios de coloración del esmalte hasta la desmineralización del tejido dentario (esmalte y cemento principalmente). Las infusiones como el mate, café y té negro tomados diariamente oscurecen el esmalte.  Los cítricos como el limón, pomelo o naranja tomados exageradamente desmineralizan el esmalte.
  10. EL CEPILLADO DENTARIO  REALIZADO CON MUCHA FUERZA Y PRESIÓN, y además usando un cepillo de cerdas duras provoca retracción de encías, cemento al descubierto, sensibilidad dentaria al tomar algo frío o caliente.
  11. LIMPIARSE LOS DIENTES CON ESCARBADIENTES puede lastimar la encía, tan importante en el sostén del diente, como generar espacios cada vez más pronunciados entre los mismos. Esto es más notorio en el sector anterosuperior y anteroinferior.
  12. HAY CIERTAS ENFERMEDADES sistémicas que influyen en la salud del tejido de sostén de los dientes (periodonto y encías), entre ellas la diabetes, hemofilias, etc.

Sencillos consejos para tener una dentadura sana

  • Trate de abandonar el cigarrillo. Sabemos que el fumar es muy malo para la salud, y que dejar el hábito a veces se torna imposible. Fumar antes de acostarse provoca que la persona, a la mañana siguiente, despierte con un olor fétido en la boca producto de la descomposición de los elementos que componen el cigarrillo (nicotina) principalmente. Esto se evita si no se fuma y se cepilla bien los dientes complementando con el uso de un colutorio refrescante antes de irse a dormir.
  • Las gaseosas, vinos, etc. se destapan con un destapador: evitemos fracturas innecesarias de los dientes, recordemos que el esmalte dentario no se regenera.
  • Usemos las tijeras para cortar los hilos.
  • Si el problema radica en bruxar (apretar los dientes de noche o rechinarlos), debemos consultar al especialista que, evaluando nuestra situación en particular, confeccionará lo que se denomina una placa miorrelajante o de descanso.
  • Evitar morder biromes, esto es muy común en estudiantes.
  • La onicofagia se puede evitar pintándose las uñas con un tópico semi-amargo, que se vende en farmacias.
  • Adicción a la goma de mascar: hay que tratar el problema de base. Últimamente vemos a diario la adicción que algunas personas tienen por la goma de mascar: muchas veces se debe a que han dejado de fumar y esto les genera una ansiedad desmedida, que tratan de combatir con el chicle. Asimismo las personas que hacen dieta crónicamente lo utilizan para evitar ingerir comida de más. También lo vemos en pacientes bulímicos y anoréxicos que para evitar la ingesta son capaces de comer todo el día chicle. Recomiendo tratar el problema de base en principio y apelar a nuestra voluntad para controlar la adicción.
  • Para las personas que toman mate, determinar un horario en la ingesta, para evitar tomarlo durante todo el día.
  • Lo mismo ocurre con las infusiones colorantes (evite el café solo: se recomienda cortarlo con leche; con el té, se hace la misma recomendación).
  • Pedirle al odontólogo que nos enseñe correctamente el uso del cepillo dental, para así realizar una técnica correcta.
  • Evitar el uso de escarbadientes.
  • Si el sangrado gingival aumentara, y no mejorara con la técnicas odontológicas, consultar a un médico hematólogo.

 

Comments are closed.