Nutrición » 15 alimentos digestivos

15 alimentos digestivos

enero 25, 2016

Ayudan a mantener el sistema digestivo saludable, sin sobrecargarlo de trabajo, ayudando a que esa función se desarrolle de un modo rápido y eficiente.

La correcta digestión es la base fundamental de la salud y la belleza. Sin una buena digestión los nutrientes de los alimentos no pueden aprovecharse ni asimilarse correctamente, se provocan fermentaciones y acumulaciones de desechos tóxicos en el intestino y en la  sangre que, con el tiempo, pueden causar variadas enfermedades. Además, las malas digestiones consumen mucha energía al organismo, lo cual nos provoca cansancio, irritación, mal humor, gases, empachos, inflamación del vientre, náuseas, intoxicación, dolor de cabeza, etc.
La siguiente es una selección de 15 alimentos que estimulan las funciones digestivas mediante diferentes mecanismos de acción. Su ingesta habitual en una dieta variada y saludable suma vitalidad porque ayudan a solucionar malestares asociados con problemas digestivos.

  1. Cilantro: de esta planta se suelen usar los frutos, llamados semillas, y las hojas frescas. Su aceite esencial contiene un principio activo llamado linalol con propiedades carminativas, es decir, contribuye a la desaparición de los gases intestinales y hace que las digestiones pesadas sean menos molestas.

Consejo: incluir en las comidas.

  1. Manzanilla: los mucílagos de esta hierba junto con principios activos como el camazuleno y el bisabolol, protegen y reepitelizan la mucosa gástrica. Su aceite esencial tiene acción antiespasmódica (relaja la musculatura de las vísceras calmando los cólicos), sedante, digestiva y carminativa.

Consejo: se recomienda beber su infusión una hora antes o una hora después de las comidas.

  1. Hinojo: estimula la producción de jugos gástricos lo cual favorece la digestión, previene flatulencias, abre el apetito y alivia el dolor de estómago. Sus propiedades se concentran en los frutos, habitualmente llamados semillas, que pueden usarse como condimento o en infusión.

Consejo: El cogollo y las hojas frescas son ideales para añadir a los platos de legumbres con el fin de hacerlos menos flatulentos.

  1. Ananá: la bromelina de esta fruta es similar a las enzimas digestivas de nuestro organismo, tiene el poder de “digerir” las proteínas ayudando en el proceso digestivo (alivia la sensación de pesadez, los gases y la acidez). Tiene acción purificadora del tubo digestivo: favorece la eliminación de las bacterias causantes de putrefacciones intestinales.

Consejo: ideal como postre.

  1. Papa: es tan buena que constituye la primera comida que reciben los bebés, cuyo metabolismo está terminando de formarse y requieren un alimento de fácil digestión y con un alto índice glicémico (alimentos que se degradan rápidamente, se convierten en glucosa y se absorben).

Consejo: Es ideal cocerla al vapor y comerla con finas hierbas (perejil, albahaca, estragón, cilantro).

  1. Zanahoria: estimula el apetito y la producción de jugos gástricos, facilita la digestión al aumentar los movimientos naturales del intestino, alivia el estreñimiento crónico si se consume cruda, y la diarrea si se ingiere cocida para potenciar su efecto astringente. Es alcalinizante, es decir, elimina o compensa los ácidos residuales de la sangre, como, por ejemplo, el ácido úrico.

Consejo: consumir las semillas: contienen un aceite esencial de acción digestiva y carminativa.

  1. Arroz blanco: es de fácil digestión y sirve para restaurar el funcionamiento de los intestinos después de un episodio de diarrea. Forma una proteína completa si se combina con porotos u otras legumbres. No contiene gluten y es apto para celíacos.

Consejo: El arroz integral tiene más nutrientes y fibras, pero si suele tener problemas digestivos, el blanco se digiere mejor.

  1. Manzana: es rica en pectina, una fibra soluble vegetal, especialmente indicada para favorecer la digestión, prevenir las fermentaciones intestinales, corregir el estreñimiento y desinflamar la mucosa digestiva.

Consejo: Pelada y levemente cocida es aún mas digestiva.

  1. Apio: el jugo de apio que se obtiene machacando la planta es un buen recurso para la indigestión. Un plato de apio fresco con algo de cebolla, pimiento rojo y perejil, abre el apetito, ayuda a realizar la digestión al incrementar los jugos gástricos y expulsar los gases sobrantes. Tiene 95% de agua, es un excelente diurético.

Consejo: deben tenerlo en cuenta las personas con estreñimiento y sobrepeso.

  1. Soja: la leche de soja es un alimento muy asimilable que aporta proteínas de naturaleza vegetal y sirve como alternativa a la leche de vaca, alimento responsable de muchos problemas de malas digestiones. Para las personas que no les siente demasiado bien el queso de leche de vaca pueden elegir el queso de leche de soja (tofu).

Consejo: se puede consumir en ensaladas.

  1. Yogur: este alimento es muy fácil de digerir y tiene propiedades terapéuticas especiales para aquellas personas con desordenes del aparato digestivo: Las bacterias del yogur atacan y destruyen la bacteria E.Coli causante de gastritis de diversos tipos.

Consejo: Una de las mejores combinaciones para los problemas de gastritis es la de banana (cortada o aplastada) acompañada con yogur.

  1. Banana: tiene un efecto antiácido natural en el organismo. Una dieta rica en este fruto reduce el ardor de estómago. Esto ocurre porque la banana reviste las paredes del estómago y estimula el crecimiento de sustancias destinadas a actuar como barrera protectora de la mucosa.

Consejo: Al momento de tener el estómago irritado, el consumo de esta fruta madura y sin hilos alivia la mala sensación.

  1. Jengibre: el rizoma (tallo subterráneo) se utiliza como un condimento y también como un medicamento. Se puede usar fresco, seco y en polvo o como jugo, infusión o aceite. Actúa como un antibacteriano que desactiva al Helicobacter Pylori, bacteria presente en el 80% de ulceras digestivas; y además, neutraliza los ácidos digestivos protegiendo la pared estomacal de su poder erosivo cuando es secretado excesivamente. Al estimular el páncreas, aumenta la producción de enzimas que favorecen la digestión y ayudan a la absorción de nutrientes.

Consejo: usarlo para atenuar las náuseas de diversa etiología (por viaje, por embarazo, etc.). No hay que abusar de su consumo.

  1. Germinados: los brotes de semillas de legumbres o granos (soja, alfalfa, porotos mung, lentejas, cebada, etc.) son refrescantes, tiernos y sabrosos, estimulan las secreciones del páncreas facilitando la digestión, desintoxican y reparan la flora intestinal y hacen más digeribles algunos alimentos que de otro modo pueden ser de digestión dificultosa como las legumbres.

Consejo: inclúyalos en su dieta: su riqueza en enzimas, clorofila, aminoácidos, minerales, vitaminas y oligoelementos los convierte en alimentos de alto poder nutricional.

  1. Carnes magras: para definir esta categoría la distinción cromática entre carnes rojas y blancas no es tan útil. Lo que importa es el contenido graso de una porción. Se consideran magras aquellas que tienen menos de un 10% de grasa, mientras que las que superan dicha cantidad son las consideradas carnes grasas. Cuanto más contenido graso tenga una carne menos saludable y fácil de digerir es.

Consejo: quitar la grasa visible de la carne antes de cocerlas.

Hábitos para una buena digestión

  • Evitar incluir el azúcar o alimentos dulces a la hora de las comidas (para evitar fermentaciones y digestiones difíciles).
  • Beber las infusiones de hierbas digestivas una hora alejada de las comidas.
  • Evitar la cafeína, bebidas gaseosas, el chocolate o el té negro.
  • Sustituir el vinagre por el limón. El vinagre puede provocar acidez.
  • Evitar comidas condimentadas con pimienta o picantes.
  • Si es propenso a los gases, evitar col, brócoli, etc. Remoje las leguminosas como mínimo 8 horas antes de hervir.
  • Evitar excesos de comida y alcohol.
  • Evitar ejercicio físico inmediatamente después de las comidas.
  • Masticar lenta y adecuadamente los alimentos.
  • Evitar el estrés y las discusiones en las comidas.
  • Evitar beber grandes cantidades de líquido en las comidas.
  • Evitar acostarse horizontalmente inmediatamente después de la comida.
  • Cenar temprano, dos hora y media antes de dormir.
  • Preferir las cocciones al vapor y a la plancha antes que las fritas y hervidas.

Comments are closed.