Nutrición » La alimentación en la tercera edad

La alimentación en la tercera edad

septiembre 18, 2015

La esperanza de vida se ha prolongado, y quienes llegan a edades más avanzadas pueden seguir gozando de buena salud y energía. Aunque muchas funciones del organismo se van deteriorando, una dieta adecuada combinada con hábitos saludables, puede retrasar y disminuir síntomas no deseados.

En esta nota le contamos cuáles son los cambios alimentarios significativos que ocurren con el avance de la edad, y los mejores consejos para una vejez saludable.

1 LA FALTA DE HAMBRE

Uno de los procesos más afectados por la edad es la alimentación. Con el paso del tiempo, la cantidad de papilas gustativas disminuye a la mitad. Este hecho deriva en una pérdida de

la capacidad de reconocer los sabores y se traduce en una ausencia del interés por los alimentos. Algunas veces, esta alteración responde a la administración de ciertas drogas prescritas para combatir enfermedades, como los fármacos para la tiroides, los antihistamínicos y ciertas vitaminas.

Posibles riegos

• El mayor riesgo de la falta de apetito es no ingerir la suficiente cantidad de alimentos y que esto pueda derivar en debilitamiento.

• El sistema inmunitario siempre se deteriora con la edad pero, aparentemente, la falta de una nutrición adecuada acelera el proceso.

• Debido a la ausencia de la sensación del gusto, la persona de edad tiende a agregar cantidades de sal a las comidas, lo que es muy peligroso en pacientes hipertensos.

Medidas preventivas

• Una excelente forma de realzar los sabores es recurrir a las especias y a las hierbas aromáticas, como así también, al uso de ingredientes frescos que sean sabrosos.

• Si es posible, cambiar las drogas supresoras del sentido del gusto.

2 INCAPACIDAD DE SACIARSE

Otro efecto muy particular del envejecimiento es el deterioro de la capacidad de saciarse.

Posibles riegos

• Como no existen estímulos para cambiar de alimento, esto lleva a que las comidas no cuenten con la variedad de nutrientes necesaria para el buen funcionamiento del organismo.

Medidas preventivas

• Al igual que en el caso de la posible pérdida del apetito, aquí también la prevención parece estar en los buenos hábitos culinarios pero, esta vez, el énfasis debe situarse en la variedad y el contraste de texturas.

• Comida de distintas consistencias puede ayudar a que el comensal se sienta tentado a probar cada uno de ellos e ingerir la variedad necesaria de nutrientes.

3 LA FALTA DE SED

La sed es otra de las sensaciones que se van perdiendo con la edad, lo cual constituye un verdadero peligro ya que, cuanto mayor es la persona, mayor es, también, la cantidad de

agua que su organismo necesita.

Posibles riegos

• El riesgo principal de la falta de sed es la deshidratación, lo cual es extremadamente

peligroso en las personas de edad, ya que puede conducirlas a sufrir de desorientación e incluso demencia.

• El problema se agrava, si la persona está medicada: la mayoría de las drogas necesitan diluirse para hacer efecto, y esto puede acelerar la deshidratación.

Medidas preventivas

• La única manera de evitar la deshidratación es beber una cantidad importante de agua a lo largo del día, en especial, cuando se está bajo tratamiento médico con administración de

fármacos. Por ejemplo, una persona de 64 kilos debe consumir 2 litros de agua por día.

RECOMENDACIONES NUTRICIONALES

• Consumir fibras -entre 25 y 30 g diarios- para mantener el buen funcionamiento gastrointestinal.

• Seguir una dieta variada y mantener las calorías provenientes de las grasas dentro del límite de un 30%. Recuerde que los vegetales deben estar siempre en primer lugar: verduras, frutas y productos integrales.

• Consuma alimentos ricos en antioxidantes para prevenir cardiopatías, el cáncer y las cataratas.

• Elija grasas monoinsaturadas (el aceite de oliva).

• Consuma gran cantidad de lácteos descremados.

BUEN0S CONSEJOS

• CONSULTE A SU MÉDICO…

si la pérdida de apetito dura más de dos semanas o siente fatiga frecuente, cambio en el gusto o dolor en alguna parte del cuerpo.

• MANTENGA EL CUERPO EN MOVIMIENTO, por ejemplo, a través de los quehaceres domésticos, los trabajos en el jardín, o ejercicioscomo el yoga. Valore la importancia de una buena alimentación para mejorar su calidad de vida

Comments are closed.