Salud » El Pediatra en Casa » Anemia en los niños

Anemia en los niños

junio 19, 2015

Hay que estar atento a sus síntomas

La deficiencia de hierro afecta con frecuencia a los niños. Dada la gran capacidad de adaptación de los más chicos, los signos que pueden alertar sobre se manifiestan tardíamente. Por lo tanto, es primordial informarse y trabajar en la prevención.

Las anemias son enfermedades en las que los glóbulos rojos o la hemoglobina (la proteína que transporta oxígeno de los pulmones a los tejidos) presentan valores inferiores a los normales.

Existen tres tipos

  1. Anemias pre-medulares: se producen por déficit o falta de elementos necesarios para la formación de glóbulos rojos.
  2. Anemias medulares: en este tipo de anemia, la médula ósea no es capaz de fabricar los glóbulos rojos o bien los fabrica en forma defectuosa.
  3. Anemias post-medulares: son las anemias producidas por una destrucción de los glóbulos rojos una vez que éstos han sido producidos por la médula. Es decir, vida media del glóbulo rojo acortada.

Síntomas

Los signos clínicos son los más importantes, entre ellos se encuentran:

  • Cansancio: el organismo tiene un déficit de hemoglobina y por consiguiente, produce un transporte menor de oxígeno de los pulmones a los tejidos.

  • Palidez: También por el déficit de hemoglobina.

  • Dolores de cabeza: Estos síntomas pueden variar de acuerdo al grado de anemia y al de adaptación del individuo. En la infancia, existen anemias que se dan casi sin manifestaciones clínicas o que, si aparecen, son mínimas.
  • Anemias del lactante

  • En su mayoría, se dan por carencia, y se producen en una etapa del desarrollo del ser humano en la cual incide negativamente en la nutrición del sistema nervioso central. Por ejemplo: aquellos chicos que han tenido una mala nutrición durante el primer año de vida –y en consecuencia un mal soporte de la nutrición neuronal– conforman la más alta taza de repetidores en la escuela. Si se empieza a exigir ese cerebro se verá que, evidentemente, esas neuronas han sido dañadas por no haber tenido la alimentación que correspondía en el primer año de vida.

  • Para que un niño no nazca con anemia, la madre tiene que seguir las indicaciones del médico obstetra, deberá ser un embarazo controlado.

  • También es indispensable hacer un buen seguimiento durante el primer año de vida de ese hijo. Deberá estar aconsejado y controlado por un puericultor que indique la alimentación y los suplementos vitamínicos que correspondan.

Anemias carenciales

  • En pediatría, constituyen un alto porcentaje de las anemias en la infancia.

  • Como todos los problemas carenciales, pueden deberse a problemas económicos, en primer término y socioeconómicos en segundo, porque en determinados niveles sociales existe una mala conciencia con respecto a lo que debería recibir ese niño como alimentación. Por ejemplo, en la segunda infancia, en niveles socioeconómicos en donde no siempre pueden imputarse carencias, los niños están acostumbrados a ingerir lo que se llama comida chatarra: rica en hidratos de carbono, grasas, gaseosas y demás.

  • Por otra parte, existe un porcentaje de niños en los cuales la pérdida de hierro pasa por mini o micro sangrados totalmente desapercibidos pero que, a través del tiempo, son capaces de provocar un balance no adecuado de hierro.

  • Los chicos están en permanente crecimiento, razón por la cual, necesitan aportes mucho más grandes que el adulto, en consecuencia, corresponde al médico intuir una posible situación que pudiera, de alguna manera, convertir el balance de hierro en positivo o negativo y corregir irregularidades.

La opinión del especialista

¿Cuál es el tratamiento que debe recibir un niño con anemia?

Depende del tipo de anemia. No hay tratamiento polivalente para todo tipo de anemia.

Un cuadro de anemia requiere:

  • Primero, un diagnóstico correcto de causa, es decir, un diagnóstico etiológico.

  • Segundo, la observación del estatus del paciente.

  • Tercero, se debe hacer una elección del tratamiento de acuerdo a la enfermedad y al paciente en particular.

Por ejemplo: si es un chico que tiene una carencia de hierro y que, realmente, el problema es derivado por una pérdida, hay que arreglar dicha pérdida, no solamente dar el hierro. Si el chico no tolera el hierro por boca hay que darle hierro inyectable pero, éste último, requiere una serie de cálculos que son más complicados que el hierro por vía oral.

¿Qué alimentos pueden prevenir la anemia en los chicos?

Aquellos que contengan hierro. Hay dos clases de hierro: el de origen animal y el vegetal, que no tiene la misma efectividad. En nuestro medio, es aconsejable el aporte del primero de éstos, es decir, el que tienen las carnes rojas, en menor grado en pollo y casi nada el pescado.

¿Qué sucede en el caso de una familia vegetariana?

En el caso de los vegetarianos, el niño tendrá que consumir tantos vegetales como sea necesario para equiparar un buen aporte de hierro biodisponible durante el primer año de vida. Por ejemplo: en la India, la alimentación cárnea en determinados grupos del país es casi un pecado. Sin embargo, ellos tienen algo muy curioso, comen muchísimas lentejas, es decir, se los ve por la calle comiendo lentejas como aquí se come un chocolate o una fruta, ya que esa legumbre posee un alto contenido en hierro. Ellos, de alguna manera, utilizan ésto como un modo de paliar o sustituir el hierro que no reciben por no comer carnes rojas y una familia vegetariana puede hacer lo mismo, consumiendo productos fortificados en hierros como lácteos, legumbres y harinas.

Comments are closed.