Salud » ¿Anteojos, lentes de contacto o cirugía?

¿Anteojos, lentes de contacto o cirugía?

octubre 27, 2015

Cuando por miopía, hipermetropía o astigmatismo, no podemos ver con nitidez, se nos ofrecen las tres soluciones del título. ¿Con cuál quedarse? Entérese los pros y contras de cada una.

La cirugía refractiva (o LASIK) se emplea con un éxito superior al 95 % para tratar miopía, hipermetropía y astigmatismo. Su objetivo es alcanzar una visión nítida, sin la necesidad de usar anteojos o lentes de contacto.

  • En el ojo normal o emétrope, en reposo, las imágenes de los objetos lejanos aparecen enfocadas sobre la retina. Al mirar de cerca, en tanto, el cristalino (la lente móvil del ojo) aumenta su poder para que las imágenes vuelvan a enfocarse en la retina y se alcance una visión nítida.
  • En un ojo no emétrope los objetos lejanos no aparecen enfocados en la retina y, por tanto, se requiere de anteojos o de lentes de contacto para ver con nitidez.

Cómo se corrigen los problemas de visión

Los defectos refractivos (miopía, hipermetropía y astigmatismo) se pueden corregir o compensar ópticamente con el uso de anteojos o de lentes de contacto.

  • Ahora bien, los anteojos pueden presentar limitaciones para determinadas actividades laborales o deportivas; se depende de ellos para realizar todo tipo de tareas. Por otra parte, muchas personas no los desean, básicamente, por cuestiones estéticas.
  • Las lentes de contacto, en tanto, ofrecen una excelente calidad visual, incluso en casos de graduaciones o astigmatismos altos. No presentan el problema estético de los anteojos y garantizan la máxima visión que el ojo permite. Sin embargo, pueden irritar, erosionar, promover úlceras e infecciones.

El candidato “ideal” de la cirugía refractiva

Es aquella persona que:

  • Presenta intolerancia al uso de lentes de contacto.
  • Tiene más de 23 años.
  • No posee otras patologías oculares.
  • No ha tenido cambios en la graduación óptica en los últimos 2 años.

Hay que aceptar que si bien el objetivo de la cirugía es eliminar la necesidad de usar anteojos, algunos pacientes pueden seguir necesitándolos en circunstancias especiales. No hay ningún procedimiento ni ningún cirujano en el mundo que pueda garantizar a todos sus pacientes que no usarán más anteojos.

Tras la intervención, la mayoría no vuelve a usar anteojos, pero alguno puede requerir cierta corrección en circunstancias tales como manejar de noche y mirar películas en el cine desde las filas posteriores, entre otras.

Cómo es la cirugía refractiva

  • La cirugía no impide la posible futura progresión del defecto refractivo (miopía, hipermetropía o astigmatismo).
  • La intervención es un procedimiento indoloro que dura entre 5 y 7 minutos por ojo.
  • Al término es normal sentir alguna molestia o síntoma, habitualmente, desaparece en pocas horas.
  • En general, es posible incorporarse a las actividades cotidianas en forma inmediata.
  • Tras la cirugía, entre el 90 y 95% de los pacientes realiza su actividad habitual sin la necesidad de anteojos.
  • Es muy importante que las personas que estén evaluando en someterse a esta intervención tengan en cuenta que, tras la cirugía, pueden llegar a formar parte del pequeño grupo de pacientes que igual requiere usar anteojos en ciertas situaciones.
  • Los que buscan un 100% de seguridad de obtener una visión perfecta sin anteojos o lentes de contacto corren el riesgo de decepcionarse. Sin embargo, la mayoría de los que se someten a este procedimiento quedan muy satisfechos.
  • La cirugía trata el defecto refractivo actual, pero no previene variaciones futuras de la refracción.

Comments are closed.