Actividad Física » Antes de salir a trotar es aconsejable someterse a una evaluación completa

Antes de salir a trotar es aconsejable someterse a una evaluación completa

febrero 21, 2016

Jorge Cajigal, Docente en Educación Física segura que cada persona tiene una realidad particular, pero que lo ideal es que todos se evalúen con especialistas para no sufrir lesiones y para tener progresos positivos en el organismo.

En los últimos años se ha visto en el país un aumento considerable de personas que salen a trotar a las calles con el objetivo de ejercitarse, liberar tensiones, bajar de peso, tonificar sus músculos y verse bien para el verano. La dedicación por el trote se incrementa con la llegada de la estación estival y es en esta época en donde se ve mayor cantidad de gente corriendo arduamente por las calles.

“Se ha generado un cambio cultural importante en relación a valorar la actividad física desde otra perspectiva, producto de que hoy ha dejado de ser sólo un elemento de rendimiento deportivo o de estética, sino que cumple un rol de prevención de salud. Se está comprendiendo que va de la mano con la calidad de vida”, afirma Jorge Cajigal.

El problema surge cuando son personas autodidactas las que practican esta actividad, ya que el trote es conocido como un deporte de alto impacto, por lo que no cualquiera lo puede llevar a cabo con la misma intensidad que un profesional del deporte.

“Una persona que tenga acorde su edad cronológica con su edad biológica, 25 años por ejemplo, si se pone a entrenar no debiera tener mayor inconveniente. Pero cuando una persona sobrepasa los 45 o 50 años, sí o sí, antes de comenzar un programa de entrenamiento, debiera hacerse un chequeo médico”, agrega el experto.

De todas formas, la actividad física siempre es algo positivo que todos deberían llevar a cabo. “El ejercicio previene y recupera en todo orden de cosas, tiene efecto doble. La evidencia es tan potente que no se puede negar. Hace 30 años era muy cuestionado si el ejercicio era beneficioso o no”.

Recomendaciones que debieran ser tomadas en cuenta al momento de comenzar una actividad física como el trote, sobre todo cuando se es autodidacta:

  1. Realizar un test de esfuerzo: se debe visitar a un cardiólogo para poder detectar situaciones que signifiquen una alerta para la persona.
  2. Evaluarse con un traumatólogo: la persona que va a someterse a correr no debe olvidar que éste es un deporte de alto impacto. Para las personas sanas no tiene mayores inconvenientes, pero para las que estén más deterioradas, el alto impacto puede provocar lesiones que inhabiliten desde el punto de vista físico. Por eso, es recomendable realizar una evaluación postural y que el traumatólogo dé el visto bueno de que esa persona cuenta con un aparato locomotor apropiado para poder realizar este deporte. De esta manera, se evitan lesiones a las rodillas, caderas y columna.
  3. Asesorarse con alguien que sepa de entrenamiento: se ha convertido en una moda que la gente tome a la ligera el tema del entrenamiento y que se inventen los propios programas de ejercicios, sin respetar el principio de la progresividad. El cuerpo humano, para poder ir adaptándose y mejorando su rendimiento tiene que ir aumentando la intensidad paulatinamente, y para eso es necesario contar con el asesoramiento de un profesional.
  4. Realizarse evaluaciones funcionales y corporales: una vez que se empieza a entrenar, las evaluaciones funcionales permiten ir ajustando las cargas de trabajo para que la persona pueda ir mejorando. En tanto, las evaluaciones corporales –que se realizan en base a un equipo llamado Bioimpedancia Eléctrica Bipolar, que emite corriente por varias partes del cuerpo – sirven para saber si la edad cronológica de la persona concuerda con su edad biológica.
  5. Hidratación: se suele pensar que si se transpira más y si se entrena abrigado y se suda más se está quemando más grasa. Las personas confunden el sudor con la quema de grasa, pero al practicar deporte las personas deben vestirse apropiadamente e hidratarse constantemente.
  6. Alimentación: lo ideal es que la persona que se somete a un programa de entrenamiento y se empieza a ejercitar, al mismo tiempo tenga la asesoría nutricional para que vayan las dos cosas de la mano

Edad Biológica v/s Edad Cronológica

Jorge Cajigal, afirma que al momento de evaluarse, si se tienen o no las condiciones para comenzar a trotar es necesario saber si la edad cronológica de la persona coincide con su edad biológica.

“Existen dos conceptos: la edad cronológica y la biológica. Una persona joven que nunca ha hecho actividad física, puede ser que a partir de los 25 años su cuerpo ya esté cayendo en un envejecimiento y deterioro prematuro. Si sumamos mala alimentación, consumo de tabaco, tenemos una persona con 25 años que ya está arruinada”.

El experto añade que “si una persona se ha ocupado de tener una buena condición física, se ha alimentado bien, no consume tabaco y tiene una vida ordenada, pasan los años y puede seguir joven. Su edad biológica lo sigue acompañando todavía”.

Comments are closed.