Uncategorized » Axilas perfectas: Cuidados especiales

Axilas perfectas: Cuidados especiales

agosto 20, 2015

¿Están oscuras, manchadas, irritadas? Todo tiene solución.

En esta nota, le explicamos todas las armas que tiene a su favor para embellecer la zona axilar.

Las axilas presentan una piel muy fina y sensible, por lo cual, cualquier tratamiento aplicado en la zona debe ser suave y paulatino para evitar algunos inconvenientes que derivan en las consultas dermatológicas más frecuentes. La Dra. Gisela Vaglio Giors, médica asociada del Servicio de Dermatología del Hospital Italiano de Buenos Aires, menciona las consultas más frecuentes y opciones de tratamiento.

Los problemas más frecuentes y sus tratamientos

-Alergia: en la zona axilar suele producirse como consecuencia de una respuesta inmunológica exagerada porque existe cierta predisposición de ese organismo a reaccionar cuando ciertas sustancias entran en contacto con la piel. Ante el contacto, se desencadena una respuesta inflamatoria que genera enrojecimiento, pequeñas ampollas (vesículas), picazón y costras (cascaritas) secundarias al rascado. En el momento agudo se recomienda el uso de cremas antiinflamatorias y antialérgicos indicados por el médico, pero luego es necesario identificar la sustancia que lo originó y evitar su uso.

-Irritación: El producto cosmético utilizado posee alguna sustancia que provoca un daño directo de la piel. La irritación suele manifestarse de la misma forma que la alergia y a veces es difícil diferenciarlas. Se recomienda tratar con antiinflamatorios y antipruriginosos indicados por el médico y luego evitar volver a usar el producto que la originó.

-Foliculitis: consiste en la inflamación de la parte superficial del folículo del pelo, este último está compuesto por el pelo y una glándula asociada que es la que produce la secreción sebácea (grasa) de la piel. Al sufrir algún trauma, como la extracción del pelo, irritación por algún producto, o infección con algún germen, se inflama la zona de la piel alrededor del pelo provocando enrojecimiento, dolor y a veces formación de pus en forma de una lesión cupuliforme. El tratamiento varía según el origen del problema pero como suele tratarse de factores combinados, se utilizan cremas con antibióticos y antiinflamatorios. Si existe una predisposición personal a sufrir esta afección, pueden indicarse exfoliaciones frecuentes, antinflamatorios y antibióticos luego de la depilación y métodos depilatorios que no incluyan la tracción del pelo (afeitado o depilación láser). La depilación prolongada y progresiva con láser suele ser la solución más duradera en este tipo de afección.

-Manchas: En las axilas constituyen una causa común de consulta al dermatólogo. Suelen producirse por aumento de la pigmentación de la piel provocada por inflamación. Cuando la piel se inflama o cuando se expone a la luz ultravioleta –sol, camas solares- se estimula la pigmentación como mecanismo de protección. Debe evitarse exponerse a dichas fuentes de luz siempre que la piel esté inflamada, enrojecida. Las axilas pueden, además, pigmentarse por enfermedades, por lo cual, antes de realizar un tratamiento cosmético es recomendable consultar al médico dermatólogo para hallar la causa de dichas manchas. Cualquier tratamiento en dicha zona debe ser suave y paulatino para evitar más inflamación y posiblemente más pigmentación. Las posibilidades terapéuticas son muchas, van desde cremas, epidermoabrasiones, peelings y tratamientos con láser, generalmente se combinan las distintas técnicas y siempre deben acompañarse de la protección solar.

– Hiperhidrosis: la hiperhidrosis es la sudoración excesiva en distintas zonas del cuerpo. Se produce por distintas causas y la consulta médica para determinar su origen es fundamental para descartar que se trate de una enfermedad. Luego, si se atribuye a una alteración nerviosa (en los nervios que estimulan la transpiración), pueden realizarse distintos tratamientos que van desde el uso de lociones y desodorantes, productos que contienen aluminio, la aplicación de toxina botulínica o, en casos de gravedad, una cirugía.

-Transpiración con olor (bromhidrosis): es multicausal, pero mayoritariamente se debe a una alteración en la flora normal de la piel (gérmenes que viven en la piel habitualmente). La consulta médica es relevante y puede tratarse con desodorantes especiales que contienen antibióticos o con toxina botulínica.

La opinión del especialista

Dra. Gisela Vaglio Giors, Coordinadora de Área de Dermatología del Sanatorio Belgrano de Mar del Plata y Médica Asociada del Servicio de Dermatología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

¿Es útil la exfoliación previa a la depilación?

La exfoliación es útil, pero con un producto suave y no abusar de ella porque puede engrosar la piel. Es ideal realizarla aproximadamente uno o dos días antes para que la inflamación que pueda producir dicho procedimiento no se sume a la de la depilación. Además se recomienda humectar la piel luego de realizarla para evitar los pelos encarnados, con la consiguiente inflamación, y los daños de la depilación. Si el folículo está inflamado y se usa el método de afeitado, lo más probable es que se lastime la piel, si se utiliza la cera depilatoria o la pinza de depilar, se suma inflamación que perdurará más tiempo y se aumenta el riesgo de hiperpigmentación. Siempre debe tratarse de que la piel esté en óptimas condiciones antes de depilarla.

¿Y la dermoabrasión?

La epidermoabrasión es un método que debe ser llevado a cabo por profesionales. Consiste en realizar pulido de la piel, más o menos profundo, utilizando el equipamiento médico adecuado y debe realizarse con la piel en óptimas condiciones y alejada del momento de la depilación.

¿Cómo elegir el producto cosmético más adecuado según el tipo de piel?
En líneas generales, para la zona axilar, se recomiendan productos con bajo porcentaje de esencias y debidamente testeados. Elegir jabones neutros, cremas humectantes suaves y sin fragancias, desodorantes en barra, sin alcohol y sin perfumes, no utilizar perfumes o fragancias en dicha zona. Si se presenta una alteración (enrojecimiento, picazón, sequedad, foliculitis) concurrir al dermatólogo antes de aplicar uno o varios productos, caseros o farmacológicos, porque el uso de productos no indicados para la lesión que se padece puede empeorar los síntomas.

DEPILACION DE AXILAS: ¿QUE MÉTODO ELEGIR?

  • LA MÁQUINA DE AFEITAR (con hoja de acero o eléctrica) es ampliamente utilizada. El corte del cabello se realiza a nivel superficial, por lo cual la reaparición del vello es rápida y el pelo es duro (no hay debilitamiento posterior al no haber deterioro de la estructura del mismo). Pueden producirse agravios cutáneos como erosión o heridas e infección consecutiva.
  • LA PINZA MANUAL. Es ideal para la eliminación de pelos aislados y el tironeo hace que el pelo salga entero o al menos es lo que se pretende. Es importante utilizar una pinza de acero y de buena calidad, que tenga resistencia para el ajuste de cierre. Puede producir traumatismos por el mal empleo.
  • LA CERA DEPILATORIA. Es uno de los métodos mas utilizados. Pueden clasificarse en ceras calientes, tibias o frías. Su uso reiterado puede conducir a manchas oscuras, quemaduras, lesiones, etc. El sistema roll-on consiste en un aparato con termostato que mantiene una temperatura tibia con cabezales rotatorios donde se introducen los envases contenedores de cera. Se acompaña de bandas cortas de papel, tela resistente que se adhiere fácilmente y que es retirada por tracción.
  • DEPILACIÓN ELÉCTRICA es capaz de eliminar pelo en forma casi definitiva, su acción es lenta y limitada. El desconocimiento de un uso correcto puede generar quemaduras y cicatrices.
  • CREMA DEPILATORIA: Suele utilizarse en zonas extensas como brazos y piernas. Para evitar manchas e irritación es indispensable la calidad del preparado y el tiempo de exposición y, por ser altamente alcalina descompone la estructura de la queratina y trabaja a nivel superficial.
  • DEPILACIÓN LÁSER. Actúa mediante un haz de luz –de variada longitud de onda e intensidad- que es absorbida por la melamina (lo que le da el color al cabello) transformándola en calor. Este, proceso, llamado fototermolosis selectiva, provoca la destrucción del bulbo piloso sin afectar a los tejidos adyacentes. Este procedimiento actúa mejor sobre vellos oscuros y posee menor eficiencia en el vello blanco o muy claro.
  • LUZ PULSADA. Puede confundirse con depilación láser pero es un método diferente. Utiliza un haz de luz policromático y multidireccional que se desplazan por el espacio a diferentes longitudes de onda. Primero se rasura el vello de la zona a tratar, se coloca un gel y luego, se ajustan los parámetros según la piel y el vello del paciente. Puede provocar momentáneo enrojecimiento de la piel.

Consejos para una buena depilación

  • Antes de comenzar, lavar o higienizar el área a tratar. No depilar si la piel presenta signos de inflamación.
  • Utilizar productos preferentemente hipoalergénicos, sin alcohol, sin fragancias, sin agua oxigenada. Evitar productos que contengan vinagre o limón.
  • En áreas de pelos largos es conveniente recortarlos con tijera al ras.
  • En axilas evitar el uso de antitranspirantes antes y después durante 48 hs (pueden ser irritantes). Preferir desodorantes en crema.
  • Al depilar, trabajar por áreas pequeñas.
  • Evitar el uso de ropa de lana directamente en la zona, luego de la depilación.
  • Extremar los cuidados en áreas de piel sensible como entrepiernas, hueco poplíteo, tobillos e ingle.
  • Posteriormente  al tratamiento depilatorio, limpieza antiséptica y lociones humectantes y emolientes. Después de cada depilación utilizar protectores solares en áreas expuestas.
  • El uso de cremas corporales es beneficioso ya que ejerce efectos suavizantes sobre la piel y de sensación de frescura.

Asesoramiento: cosmetóloga Rita Taborda.

Comments are closed.