Nutrición » Budín de miel

Budín de miel

octubre 7, 2015

Tiempo de preparación: 50 minutos (10´de preparación + 40’ de horno).

Rinde: 8 porciones

Cantidad de calorías: 200 cal. por porción

Ingredientes:

3 tazas de harina integral superfina.
1 cucharadita de sal.
1 cucharadita de bicarbonato de sodio.

1/2 clavo de olor molido.
1/2 taza de aceite de girasol.

1 taza de azúcar integral.
1 taza de agua hirviendo.
1 taza de miel.

Preparación:

  1. Mezclar todos los ingredientes secos, menos azúcar que se incorpora con los líquidos.
  2. En otro recipiente, mezclar los líquidos, el agua hirviendo va a diluir la miel y el azúcar.
  3. Luego unir ambas mezclas.
  4. Colocar la mezcla en un molde para budín inglés, previamente enmantecado y enharinado.
  5. Llevar a horno mínimo durante 40 minutos.
  6. Para darnos cuenta si la preparación está lista, pinchar con un palillo o un cuchillo y este debe salir seco. Esperar que se enfríe para desmoldar.

Cómo guardar:

  • Se puede conservar en la heladera por 72 horas.
  • Se puede guardar hasta un año en el freezer. Para ello, colocar el budín entero o en porciones en una bolsa apta.

Consejos:

– A éste delicioso budín, se le puede agregar frutos secos, nueces, almendras y pasas de uva.

– Al no contener huevos, es ideal para cualquier dieta en que no estén permitidos.

– Se puede espolvorear, una vez sacado del horno, con azúcar impalpable.

– Se puede servir tibio o frío, acompañado de helado, crema, queso blanco o frutas frescas.

– El agregado de bananas pisadas a la mezcla, antes de hornear, enriquece la preparación y lo transforma en un postre completo y nutritivo.

– Es fundamental el agregado de bicarbonato de sodio, éste permite que el budín quede esponjoso.

Dulzura terapéutica

Además de endulzarnos sanamente la vida, la miel es reconocida por sus virtudes nutritivas y cualidades terapéuticas. En términos nutricionales, es un alimento que proporciona energía al organismo. Es rica en hierro y zinc, y contiene enzimas que evitan el desarrollo de bacterias y hongos. Además, en medicina natural es valorada porque actúa como tónico general, posee un efecto relajante y alivia los síntomas del resfrío.

La miel también tiene acción sedante, ideal para quienes padecen de insomnio y estrés. Este efecto se acentúa aún más cuando se combina con alimentos ricos en calcio, como por ejemplo un vaso de leche.

Por otra parte, también puede ser utilizada a nivel estético para elaborar mascarillas caseras. Por ejemplo, mezclada con limón sirve para limpiar el cutis, y si se combina con huevo es un excelente humectante para pieles secas y deshidratadas.

Comments are closed.