Buenas Noticias Claves para las enfermedades oncohematológicas

Claves para las enfermedades oncohematológicas

febrero 6, 2017

En el marco del Día Mundial del Cáncer, que se conmemoró el sábado 4 de febrero, la Fundación Maxi Vida dio a conocer los aspectos que impactan directamente en el manejo de las leucemias y en la calidad de vida de los pacientes.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), al menos un tercio de todos los casos de cáncer puede prevenirse con alimentación saludable, actividad física, evitando el tabaquismo y con una adecuada exposición al sol[1]. Por el contrario, muchos tipos de cáncer no son prevenibles, pero eso no significa que no haya nada por hacer al respecto. Las enfermedades oncohematológicas como las leucemias, linfomas y mielomas son menos frecuentes que el cáncer de mama, el de pulmón o el de colon. Sin embargo, en Chile mueren cinco personas cada día por esta causa, según las estadísticas actualizadas al año 2014.

La Fundación Maxi Vida reconoció que, tras el diagnóstico de alguna de estas enfermedades oncohematológicas, pasan a ser centrales aspectos como dar con un médico especialista, contar con la información necesaria para ser protagonista de la propia vida, acceder a los tratamientos que indique el profesional, recibir el apoyo adecuado de nuestros seres queridos y de la sociedad, y conservar siempre una actitud positiva ante esta difícil situación que uno enfrenta.

Felipe Tapia, director de Maxi Vida, expresó que “el Día Mundial del Cáncer es en esencia una oportunidad para concientizar sobre la importancia de prestar atención a los factores de riesgo de cáncer y hacer todo lo que esté a nuestro alcance para prevenir el desarrollo de enfermedades oncológicas. Sin embargo, lo cierto es que muchos tipos de cáncer no responden a hábitos de vida, sino a alteraciones genéticas para las que todavía no hallamos una explicación, y el paciente lo primero que hace es buscar una respuesta a su situación. Por eso, desde nuestra organización queremos aprovechar esta fecha para poner el acento en todo lo que sucede luego del diagnóstico, cuando la enfermedad ya se presentó”.

Para Tapia, más allá de cuán frecuente sea cada tipo de cáncer, y aunque no dispongamos de datos propios sobre lo que sucede fehacientemente en nuestro país, lo cierto es que todos los tipos de cáncer comparten una característica inconfundible: “llegan, atraviesan toda la realidad de una persona y la obligan a reacomodar su vida, su rutina, sus afectos y sus emociones”.

Según destacan en Maxi Vida hay cinco claves que allanan mucho el camino que recorre el paciente con una enfermedad oncohematológica:

  1. Dar con un médico especialista. Esto es muy importante, primero porque muy probablemente sea el que finalmente logre brindar un diagnóstico certero. Luego, será el más preparado para sugerir las mejores decisiones terapéuticas y el que está a la vanguardia de las últimas novedades en la disciplina. Contar con un especialista cerca de donde uno reside es indispensable porque facilita enormemente el seguimiento continuo del paciente. Lamentablemente, en muchos rincones de nuestro país los pacientes tienen que recorrer grandes distancias para acceder a un profesional y esto atenta contra el óptimo manejo integral del cuadro.
  1. Acceso a la información. Sólo un paciente instruido, conocedor de todo lo que puede ir sucediéndole, de los obstáculos a los que se enfrentará y de las herramientas que necesitará para sobrellevar cada desafío, es un paciente que podrá tener realmente las riendas de su tratamiento. Pacientes empoderados responden mejor a los tratamientos y tienen mejor calidad de vida y reducen los costos en atenciones de urgencia.

 

  1. Poder recibir el mejor tratamiento es un derecho de todos los pacientes. El médico tratante, en conjunto con el paciente, tomará las decisiones terapéuticas que considere más adecuadas, y el paciente tiene que poder recibir aquello que le fue indicado. En este punto, aunque nuestro país hace grandes esfuerzos en materia de universalizar la salud, lo cierto es que aún existe una deuda significativa y muchos pacientes sufren demoras y faltantes que impactan en el éxito terapéutico.
  1. Sostén. El apoyo que la persona con cáncer recibe de su familia muchas veces se vuelve la ayuda más grande, por encima del soporte médico o del acompañamiento psicológico. El cariño, el consejo y la mera presencia de los seres queridos hacen mucho bien. El apoyo de la sociedad, en términos, por ejemplo, de la comprensión que puedan mostrar los lugares de trabajo de cada uno o la diligencia de nuestra organización en el apoyo o del servicio de salud, también contribuyen a que el paciente sobrelleve mejor su situación.
  1. Actitud positiva. Nada le hará tanto bien a la persona como el profundo convencimiento de que podrá superar este mal trago. Nadie elige atravesar por una situación así, pero muchos, una vez que la dejan atrás, reconocen que se han fortalecido y que miran la vida con otros ojos y ayudan a otros a enfrentar la situación.

Para estas cinco claves que enumeramos, remarcó Felipe Tapia, “los pacientes pueden contar con el soporte y la experiencia de las asociaciones de pacientes. En Maxi Vida, integrada por pacientes con leucemia, ya pasamos por todo lo que la persona está viviendo ahora, por eso nos dedicamos a acompañar este proceso, que sabemos que es arduo. Estamos para facilitar cada paso y ayudar a superar cualquier obstáculo”.

¿Qué son las leucemias?

Las células sanguíneas son producidas por la médula ósea. A medida que se dividen y maduran, se transforman en células sanguíneas de diferentes tipos[2],[3]. Cuando una de las células que va a formar glóbulos blancos cambia y se convierte en una célula de leucemia, ya no madura normalmente. Generalmente, se divide más rápido de lo normal. Las células leucémicas no mueren cuando deberían hacerlo, sino que se acumulan en la médula ósea reemplazando a las normales. En algún momento, éstas salen de la médula ósea y entran al torrente sanguíneo, causando un aumento en el número de glóbulos blancos en la sangre.

La LLC es uno de los tipos más comunes de leucemia en pacientes adultos1, representando el 30% de los casos2. Es dos veces más frecuente en varones que en mujeres[4] y la edad mediana de aparición es a los 71 años3. Dependiendo de qué mutación genética esté presente, el pronóstico será más favorable o menos favorable. En un estudio llevado a cabo en 325 pacientes con LLC, se vio que el 55% tenía una deleción (pérdida de una porción) en el cromosoma 13q, lo que implica un mejor pronóstico. Por su parte, el 7% presentaba una deleción en el 17p[5]. Los pacientes portadores de esta alteración genética no responden al tratamiento convencional y requieren de tratamientos más específicos y personalizados. Actualmente, se ha avanzado mucho en este campo, con terapias que permiten mejorar tanto la sobrevida como la calidad de vida de estos pacientes.

Tipos de leucemia2

Existen dos tipos principales de leucemia: agudas y crónicas. Éstas, a su vez, se subdividen en mieloide o linfoide. Las agudas, como la leucemia linfoblástica aguda (LLA) o la Leucemia mieloide aguda (LMA), se caracterizan por una progresión rápida y descontrolada, afectando principalmente a las células primitivas o inmaduras, con acumulación de las mismas en la médula ósea y sangre periférica. Estas células inmaduras no pueden llevar a cabo sus funciones normales. Las leucemias agudas requieren un tratamiento de inmediato.

En las leucemias crónicas, como la leucemia mieloide crónica (LMC) y leucemia linfocítica crónica (LLC), el crecimiento de las células es progresivo y más lento, permitiendo la proliferación de mayores cantidades de células más desarrolladas. En general, estas células más maduras pueden desempeñar algunas de sus funciones normales.

  • Leucemia Linfocítica Crónica: representa el 30% de los casos de esta patología.
  • Leucemia Linfoblástica Aguda: más común en menores de 5 (11% de las leucemias).
  • Leucemia Mieloide Crónica: corresponde al 11,5%.
  • Leucemia Mieloide Aguda: la más común de las leucemias en adultos (36%).

 [1] http://www.who.int/cancer/prevention/es/

[2]MacmillanCancerSupport.(2016)WhatAreBloodCancers?[ONLINE]AccessedMarch2016

[3]AmericanSocietyofHematology.(2016)BloodCancers.[ONLINE]AccessedMarch2016

[4]Cancer Research UK. (2015) About Chronic Lymphoctic Leukaemia (CLL). [ONLINE] Accessed March 2016.

[5] 6. Dohner, H. et al. (2000) Genomic aberrations and survival in chronic lymphonic leukemia. N Engl J Med. 343(26):1910‐1916

Comments are closed.