Sociedad Médica » SOCHOG » Climaterio: ¿Cuándo usar Terapia de Reemplazo Hormonal?

Climaterio: ¿Cuándo usar Terapia de Reemplazo Hormonal?

octubre 18, 2011

La recomendación internacional, a la cual se suma la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG), es que se prescriba de manera segura a la paciente apropiada. Es decir, no debe ser recomendada en mujeres que presenten contraindicaciones para su uso (como obesidad mórbida, hipertensión severa o que tengan antecedentes de cáncer de mama o de trombosis venosa profunda) y ojalá no iniciarla después de los 60 años.

Después del polémico estudio WHI (Women’s Health Initiative) publicado el año 2002, que despedazó por completo a la Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) al asociarla con enfermedades severas como infarto y cáncer de mama, hoy la comunidad ginecológica internacional ha llegado al consenso de que el reemplazo hormonal debe ser indicado según la realidad individual de cada mujer que está por entrar o está cruzando la etapa del climaterio.

Fue así que surgió el concepto “Menopause Managment” (manejo de la menopausia), que significa una terapia segura en la paciente apropiada. “Al ver los resultados del WHI nos damos cuenta que las mujeres que se estudiaron no eran realmente sanas, por lo tanto sus resultados son absolutamente relativos. En primer lugar, el promedio de edad de estas mujeres era de 63 años, muchas de ellas eran fumadoras, cerca de un 40% hipertensas, 2/3 eran obesas y alrededor de un 20% tenían colesterol elevado”, puntualizó el Dr. Manuel Parra durante las Jornadas de Actualización en Obstetricia y Ginecología para la atención primaria, realizadas recientemente por la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG).

Frente a estas cifras, el experto en climaterio indicó que las mujeres que incluyó el WHI no eran representativas de las pacientes a las cuales los médicos normalmente prescriben TRH.

Indicaciones aprobadas: manejo de síntomas y osteoporosis

“Después de la tremenda confusión que produjo el estudio WHI en el mundo científico, hoy los médicos que nos dedicamos al climaterio en Chile estamos prescribiendo la terapia sólo en los momentos e indicaciones que la evidencia científica mundial ha demostrado que ésta es  beneficiosa”, puntualizó el Dr. Manuel Parra.

En ese sentido, las indicaciones aprobadas son básicamente dos: manejo de los síntomas de la menopausia (bochornos, sudoraciones, cambios de ánimo, entre otros) y prevención de la osteoporosis.

Respecto de cuál es la edad más apropiada para indicarla, los estudios han demostrado que lo ideal es que las mujeres consuman TRH a partir de la peri-menopausia (que en el caso de Chile la edad promedio es de 47 años) y hasta los 55 años. “Esta es la mejor ventana de oportunidad para prescribir terapia y que la paciente se beneficie de ella”, puntualizó.

Tiempo de consumo

Otro elemento que se debe considerar es por cuánto tiempo se prescribe la terapia. En ese sentido, el Dr. Manuel Parra señaló que, según datos entregados por la evidencia, se justifica su uso a largo plazo sólo en aquellas mujeres que cumplan con el perfil correcto. “Se ha demostrado que las mujeres que cumplen con el perfil para consumir TRH y que la suspenden en forma precoz experimentan un rebote de sintomatología climatérica como los bochornos, cambios de ánimo y sudoraciones. Lo cual afecta por completo su calidad de vida”, sostuvo el ginecólogo.

Cáncer de mama y TRH

Esta patología es probablemente el mayor temor de las pacientes a la hora de consumir la terapia. Al respecto, el Dr. Manuel Parra indicó, en primer lugar, que el cáncer de mama se asocia a una condición multifactorial. “Tiene que ver con la edad de la mujer, con cierta predisposición genética, factores reproductivos y elementos ambientales, como la dieta y el consumo de alcohol. Siendo estos últimos, más preponderantes que el uso o no uso de la terapia”, dijo el médico de SOCHOG.

Añadió que se deben poner en perspectiva los datos entregados por el WHI, dado que se trata de mujeres norteamericanas y Estados Unidos es el país que tiene la mayor incidencia de cáncer de mama en el mundo. En cambio Chile está en una condición intermedia.

Así y todo, al colocar en perspectiva los datos del WHI respecto del cáncer de mama, se demostró que de 1000 pacientes que recibieron placebo, sólo 3 presentaron un cáncer de mama. Al intervenir esta misma población y darles estrógenos más progestinas combinadas en forma continua, el cáncer de mama se presentó en 3,8 por cada 1000 mujeres. “Es decir, el riesgo aumenta a 0,8 por cada mil mujeres, lo cual demuestra que la TRH no es un factor de riesgo importante para el cáncer de mama”, detalló el Dr. Manuel Parra. En cambio en las mujeres histerectomizadas (sin útero) sólo se evidenció esta patología en 2,6 por cada 1000 mujeres.

Riesgo cardiovascular

La respuesta va a depender del tópico que se evalúe. Respecto de la enfermedad coronaria, los estudios relacionados con el riesgo de la TRH en esta patología son controversiales, por lo tanto aún no hay una respuesta definitiva.

Lo que sí está demostrado es que los estrógenos cumplen un rol protector cuando la mujer tiene entre 50 y 60 años. “Es decir, en esa ventana de tiempo la mujer se beneficia tremendamente de la TRH y no aumentan el riesgo de hacer una accidente coronario o accidente vascular, por lo tanto en estas edades hay una ventana de oportunidad”.

El profesional recordó que el vaso sanguíneo envejece al igual que todos los otros órganos del cuerpo. “Por lo tanto en un vaso sanguíneo sano la TRH aumentará la vasodilatación, la secreción de óxido nítrico y evitará la formación de placa ateroma. En cambio, si se interviene un vaso sanguíneo dañado, el estrógeno va desestabilizar la placa de ateroma  y van a predominar los efectos inflamatorios, por lo tanto aumenta  el riesgo de hacer un accidente cerebro vascular o coronario”.

Recomendaciones SOCHOG

La Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG) enfatiza la importancia de recomendar la terapia solo en aquellos casos en que la mujer tenga la edad recomendada por la evidencia internacional y que no presente factores de riesgos y/o contraindicaciones Asimismo, se enfatiza que la TRH no se debe utilizar como prevención primaria para la enfermedad cardiovascular. “Lo cual no quiere decir que las hormonas vayan a ser deletéreas”, sostuvo el Dr. Parra.

Indicó que en el futuro las terapias de reemplazo hormonal irán hacia la búsqueda de nuevos progestágenos, porque ya se sabe que el estrógeno tiene un efecto beneficioso sobre el corazón y el hueso.

Por último, el médico indicó que  más que definir si se recomienda o no TRH en las mujeres, lo más importante que se debe hacer desde el punto de vista de la medicina preventiva en atención primaria es fomentar un estilo de vida saludable, evitando la obesidad, el alcohol y promover el ejercicio físico.

Dr. Manuel Parra,
Miembro de la Sociedad Chilena de Obstetricia y Ginecología (SOCHOG) y experto en Climaterio

www.sochog.cl

 

Comments are closed.