¿Cómo controlar la transpiración?

febrero 9, 2011
AFH1880.TIF

4 millones de glándulas sudoríparas posee el ser humano en todo su cuerpo.

50 mil de ellas se encuentran en las axilas.

99 % de la composición del sudor es agua.

1 litro al día suda una persona en condiciones de reposo.

1 litro por hora suda una persona si realiza algún ejercicio.

Habitualmente nos quejamos de que nuestro desodorante nos abandona o no es efectivo. Sin embargo, puede que este no sea el indicado para nuestras necesidades o que no lo estemos usando como corresponde. Estos productos requieren ciertas normas de uso para ofrecer una protección con garantías:

  • El desodorante no debe utilizarse para camuflar olores sino para prevenir su aparición. Sólo debe aplicarse después de haber lavado cuidadosamente la zona con jabón.
  • Lo ideal es esperar hasta que la piel esté perfectamente seca antes de extenderlo, abarcando toda la zona de las axilas.
  • Según el tipo de presentación, también se pueden utilizar en otras partes del cuerpo que también sudan como abdomen, espalda y pechos.
  • Las presentaciones en spray deben aplicarse a 15 cm de distancia de la piel.
  • Cada piel se adapta mejor a un tipo presentación. Por eso, debemos prestar atención a sus reacciones y suspender el uso ante el menor signo de picazón o irritación.
  • Las personas alérgicas o cuya piel se irrita fácilmente deberán elegir productos sin alcohol o hipoalergénicos.
  • Frente al enrojecimiento o picazón hay que lavar las axilas con abundante agua y jabón neutro y secarlas. También debe suspender inmediatamente el uso del producto. Y si el problema persiste consulte al dermatólogo.
  • Si debe utilizarlos después de depilarse las axilas, lo más conveniente es elegir un desodorante para piel sensible y sin alcohol. De esta manera evitará problemas de irritación.

A pesar de sus connotaciones negativas, transpirar es un fenómeno natural y necesario para la salud del ser humano. La transpiración no es más que un mecanismo de defensa del organismo, que necesita regular la temperatura corporal a través de las glándulas ecrinas para que ésta no exceda de los 37 grados. Además, si no transpiraríamos, tampoco eliminaríamos toxinas, ya que el sudor está formado por residuos, sales minerales y agua.

La transpiración se puede intensificar frente a las altas temperaturas o durante un esfuerzo físico, aunque también puede aparecer cuando estamos nerviosos o vivimos algún tipo de emoción fuerte.

Para evitar el sudor, y con él el mal olor, solemos recurrir a productos desodorantes y antitranspirantes. Sin embargo, pocas veces tenemos en cuenta las diferencias que existen entre ellos.

Tanto los desodorantes como los antitranspirantes controlan el sudor, pero cada uno de manera diferente. Mientras que los primeros permiten ocultar el olor de la transpiración por medio de perfumes y fragancias; los segundos limitan la secreción del sudor e inhiben el crecimiento de las bacterias descomponedoras, previniendo así los malos olores.

Para saber más sobre el tema, entrevistamos al doctor Pablo González, dermatólogo, que nos explicó cuál de estos dos productos es más efectivo para mantener la transpiración bajo control.

DESODORANTES y ANTITRANSPIRANTES

Estos productos irrumpieron en el mercado con la promesa de controlar la transpiración y protegernos del mal olor. A simple vista resulta fácil confundirlos, ya que parecen tener muchas similitudes. Sin embargo, no es así. Le explicamos porqué.

DESODORANTE

  1. El objetivo es ocultar el mal olor y perfumar el cuerpo. Su efecto antibacteriano es menor y menos duradero que el de los antitranspirantes.
  2. Está formulado a partir de etanol, un tipo de alcohol que actúa como antibacteriano, pero que no bloquea el exceso de sudor. Por lo tanto, no impide la transpiración.
  3. Al no tapar los poros, puede utilizarse en otras zonas del cuerpo que no sean las axilas.

ANTITRANSPIRANTE

  1. Actúa frenando la difusión del sudor hasta en un 70%, lo que permite hacer más lento el flujo de transpiración y evitar el mal olor.
  2. Su componente principal es el clorhidrato de aluminio (sales de aluminio), una sustancia que reduce la producción de sudor en la zona aplicada. Su efecto suele durar entre 12 y 24 horas.
  3. No es recomendable ponérselo por todo el cuerpo, ya que la sudoración es un mecanismo para eliminar el exceso de calor del organismo. Entonces, si lo aplicamos en todo el cuerpo, la transpiración no podrá salir y eso puede ser nocivo para la salud.

Desodorante o antitranspirante, ¿cuál es la diferencia entre uno y otro?

Ambos productos combinan fragancias, sustancias antibacterianas y compuestos dirigidos a disminuir el volumen de sudor. Dependiendo de la proporción de activos antisudorales que posean en sus fórmulas, se los rotula como desodorantes o antitranspirantes. En el caso de los desodorantes son productos que combinan fragancias con sustancias antibacterianas para atenuar o disimular el olor de la transpiración. Los antitranspirantes, en cambio, actúan disminuyendo la cantidad de sudoración.

¿Cuál es más efectivo para controlar la transpiración?

Las sales de aluminio son los componentes activos “tópicos” más potentes para disminuir la sudoración, presentes en los productos antitranspirantes.

¿Ambos productos son igual de saludable?

Los antitranspirantes poseen componentes más irritantes y alergénicos que los desodorantes, por lo que las dermatitis de contacto son más frecuentes con el uso los primeros. La eliminación de agua, toxinas y calor mediante la transpiración es un mecanismo importante de regulación para el cuerpo. Sin embargo, la inhibición de la sudoración de áreas pequeñas como las axilas, no produce efectos nocivos al metabolismo ni al funcionamiento del organismo.

¿Podemos usar antitranspirante todos los días?

La utilización de antitranspirantes en forma diaria es una importante solución para las personas con sudoración excesiva o con mal olor. El uso diario de estos productos no es malo para la salud y dependerá de la tolerancia de cada individuo a los procesos de irritación que puedan ocurrir.

¿En qué momento conviene aplicar el antitranspirante?

Los antitranspirantes de uso diario se aplican después del baño y cumplen también con la función desodorante. En los casos en que se indica un antitranspirante de formulación médica (altas concentraciones de sales de aluminio), la aplicación se realiza por la noche, y se complementa el tratamiento con el uso de un desodorante por la mañana.

¿Qué podemos hacer para combatir el mal olor?

En cuanto al mal olor o bromohidrosis, el uso de algunos antibióticos como la neomicina en la fórmula de los antitranspirantes suele ser la herramienta más efectiva. Para los casos más extremos, existen otros tipos de tratamientos médicos. La toxina botulínica es el producto más potente y efectivo, y se utiliza para el tratamiento de la hiperhidrosis axilar o palmar (alteración en la que existe una sudoración aumentada en forma continua). Esta sustancia se inyecta directamente en la piel de la región afectada y permite suprimir completamente la producción de sudor de la región durante un período de seis meses.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK