Belleza » Cómo cuidar la piel a los 50

Cómo cuidar la piel a los 50

agosto 28, 2014

Consejos de los especialistas para esta etapa.

Es muy importante conocer los cambios que se dan en el organismo a partir de esta edad para actuar a favor de nuestra piel y cabello. Aquí un informe completo con todas las armas dela cosmética y la estética.

Es una etapa más de la vida de la mujer. Se trata de la menopausia. Los especialistas afirman que la mejor manera de transcurrirla es informándose y consultando al especialista en Ginecología. Lo demás, es actitud. Buena actitud.

Uno de los cuidados que se deben intensificar en esta etapa es con la piel. Debido a la influencia de las hormonas, puede verse afectada.

A los 40, la mujer sufre un descenso importante de las hormonas (estrógeno y progesterona), pasa a producir casi la mitad de las que tenía veinte años atrás. Estas hormonas cumplen varias funciones, entre otras: mantienen la masa ósea, el tono muscular y actúan sobre la epidermis.

Cambios que se dan en la piel

• Los estrógenos actúan fundamentalmente en la epidermis y dermis (primera y segunda capa de la piel).

• La disminución de esta hormona en la epidermis hace que la piel se vuelva mucho más fina y se deshidrate, lo que lleva, en principio, a la formación de arrugas finas.

• Con el paso de los años, la disminución de esta hormona ocasiona una menor síntesis de colágeno en la dermis.

• La revolución hormonal hace que la piel se vea y se sienta más seca. Por eso es probable que las líneas y arrugas del rostro estén más profundas, sobre todo alrededor del labio superior de la boca. Aparecen así arrugas más marcadas y se suma flacidez.

• Pueden verse más los vasos sanguíneos porque la piel se vuelve más traslúcida.

• Las manchas marrones que no fueron tratadas en su momento se marcarán más y nuevas manchas en forma de pecas continuarán apareciendo. El tono de la piel puede empezar a verse irregular.

• Estos cambios se aceleran con el tabaquismo, el alcohol y los rayos ultravioletas.

Cómo proteger la piel madura

• Uso de cremas antiage.

A partir de esta edad es indispensable el uso de cremas antiedad o antioxidantes, que disminuyen los signos del fotoenvejecimiento. Muchas de ellas contienen retinoides, vitamina C o ácido salicílico.

• Es conveniente realizar un peeling.

Para renovar la piel. Se pueden efec­tuar en gabinete con punta de diamante o con distintos ácidos. También, con el uso de cremas en el hogar.

Se obtiene una rápida mejoría en la humectación cutánea, se estimula la producción de colágeno con lo que mejora las arrugas superficiales. Se puede realizar tanto en invierno como en verano. Claro que en verano debe ser suave y con los debidos cuidados del sol

• Suplementos vitamínicos

En ocasiones se indican vitaminas para el fotoenvejecimiento, aunque está comprobado que no marcan grandes diferencias.

La importancia de la hidratación

• Son válidos todos los tra­tamientos orientados a evitar la tirantez, las irritaciones y la sequedad. Mantener la piel hidratada con cremas y mascarillas para prevenir la deshidratación se vuelve fundamental.

• Las cremas deben cumplir la función de “barrera” (evitar la pérdida transdérmica de agua). Los maquillajes siliconados contribuyen a reforzar esta barrera.

• Las cremas que contienen vitamina A brindan una hidratación profunda, aumentan la renovación de las células y nutren.

• Proteger el cuerpo entero: los labios, las manos, las rodillas y los codos, se resecan mucho. Las cremas para estas zonas deben ser las adecuadas, en especial las que contienen lactato de amonio, lanolina, ácido hia­lurónico y urea son ideales.

• Es aconsejable desmaqui­llarse con productos suaves que sumen hidratación. Por ejemplo, preferir crema demaquillante al gel de limpieza.

• Tomar mucha agua; por lo menos 2 litros diarios y utilizar en el cuerpo algún jabón con Ph neutro.

• Evitar los cambios bruscos de temperatura quienes presenten rojeces o rosácea. En estos casos están indicadas las cremas con manzanilla, aloe vera, té verde, avena y hamamelis.

• Protección solar: fundamental. Siempre se debe aplicar filtro solar; mínimo FPS 30. En la cara, manos, escote y cuello FPS 50. No exponerse al sol en el horario de 11 a 16 hs.

Técnicas de rellenos para las arrugas

A partir de los 50 la piel pierde tonicidad y volumen debido a la disminución de colágeno y elastina que se produce en la dermis.

•Las técnicas de relleno pueden ayudar a mejorar estas alteraciones de una forma rápida y segura.

La opinión de la especialista
Factores que condicionan la calidad futura de la piel

Durante el simposio “Aging gracefully” o “Envejecer de la mejor manera”, se estableció que el envejecimiento se debe a una conjunción de factores: genéticos, externos y sobre todo, de hábitos de vida.

Los cambios habituales que se dan a partir de los 50, incluyen atrofia cutánea, sequedad, arrugas finas, laxitud (flaccidez) y enlenteci­miento en la cicatrización de heridas.

Si bien el rol del suplemento de estrógenos (hormonas) es todavía incierto, podría revertir en parte estos cambios.

Se debe tener en cuenta que en esta etapa se puede desregular la ti­roides, por eso conviene hacer un chequeo.

Cuidados faciales

A diario se debe realizar una higiene con productos adecua­dos a cada tipo de piel y agua fría.

Por la noche, se recomienda utilizar productos que produz­can renovación celular: ácidos glicólico, retinoico o sus derivados.

De día, es ideal la hidratación con ácido hialurónico, más antioxi­dantes. Los antioxidan­tes tópicos más usados son la vitamina C y E.

A diario aparecen nuevos desarrollos de la industria cosmética y farmacéutica que prometen revertir los efectos del paso del tiempo. Los factores de crecimiento parecen ser lo más novedoso.

Reglas de oro para recordar

  • La dieta completa y equilibrada es mejor que tomar complementos.
  • Los alimentos fres­cos son mejores que los cultivos controlados: cuanto más natural, mejor.
  • Lo ideal es enve­jecer en armonía, es decir, ser cautos con los tratamientos de envejecimiento. En estética a veces menos es más.

Dra. Adriana Raimondi, dermató­loga.

Comments are closed.