Salud » Cómo cuidar la salud digestiva (parte dos)

Cómo cuidar la salud digestiva (parte dos)

marzo 2, 2015

Leer la primera parte de la nota

Cómo “relajar” la panza

Para evitar el “nudo en la panza” que luego genera trastornos digestivos, se recomienda que tanto en el hogar como en el ámbito laboral se procure tener un manejo eficaz de las tensiones nerviosas.

Algunos consejos:

-Ejercicios de relajación. La persona se debe acostar en un lugar tranquilo y comenzar a liberar poco a poco la tensión de su cuerpo, empezando por la cara y el cuello y prosiguiendo con los hombros, espalda, pecho, brazos, manos, estómago, piernas y pies. Se debe respirar acompasadamente, haciendo énfasis en la respiración profunda.

-Relajación antes de comer. Al sentarse a comer, en lugar de iniciar inmediatamente la ingesta, se aconseja realizar un ejercicio de relajación para comenzar bien el trabajo de digestión. Se debe realizar una respiración profunda y lenta tratando de liberar cualquier tensión de sus músculos.

-Comer alimentos sanos. Los alimentos naturales e integrales son la mejor opción para la digestión. Las comidas antinaturales y procesadas solamente le causan estrés al cuerpo. Conviene seleccionar grasas naturales, proteínas de calidad y alimentos fermentados como el yogur, que nutren el sistema digestivo.

La importancia de la respiración

El oxígeno es un elemento vital para el cuerpo y es por ello que todo un sistema está dedicado a obtenerlo de la atmósfera. De allí la importancia de respirar aire fresco y puro de una forma que beneficie al máximo tomando una postura correcta, tanto sentado como de pie.

Para tener un buen fluido sanguíneo es importante respirar bien, ya que las respiraciones hondas y completas de aire puro llenan los pulmones de oxígeno, purifican la sangre, le dan brillante coloración y la impulsan como corriente de vida por todas las partes del cuerpo. La buena respiración calma los nervios, estimula el apetito, hace más perfecta la digestión y produce un sueño sano y reparador.

El Yoga tiene entre sus enseñanzas la buena respiración.          

Respiración anti-panza

Cuando se sienta nervioso, y la panza se tense, pruebe a realizar este ejercicio:

  • Siéntese en el piso, con la espalda derecha y coloque las manos sobre su vientre.
  • Inspire lentamente por la nariz, durante 7 a 10 segundos procurando dirigir el aire hacia el vientre (la panza deberá inflarse).
  • Exhale en un lapso de 7 segundos, sacando todo el aire y ahuecando todo lo que pueda el vientre. Repita este ejercicio varias veces.
  • También puede hacerse masajes circulares muy suaves, con una sola mano, en sentido horario y durante un minuto.

Las dietas depurativas

El organismo libera cotidianamente miles de toxinas a través de los órganos excretores (riñones, intestino, hígado, piel y pulmones) y si se sigue una dieta equilibrada y todo funciona correctamente la persona se sentirá bien.

Pero si se da al organismo cada día sustancias nocivas seguramente los riñones y el intestino no puedan limpiar adecuadamente y las toxinas se irán acumulando. Es aquí donde aparece la opción de las dietas depurativas.

Una dieta depurativa o de desintoxicación es un régimen alimenticio que implica un cambio en los hábitos de consumo con el objetivo de “desintoxicar” el cuerpo, mediante la eliminación de toxinas u otros contaminantes.

Los defensores de estas dietas afirman que las mismas mejoran la salud, la energía, la resistencia a las enfermedades, el estado mental, la digestión y ayudan en la pérdida de peso. Dichos regímenes sugieren que las frutas y las verduras deben suponer la mayor proporción en el consumo de comida.

Cómo hacer una dieta depurativa

Eliminar alimentos que son difíciles de metabolizar como cafeína, alcohol, comida procesada (incluido cualquier clase de pan), alimentos enlatados o prefabricados, sal, azúcar, trigo, carne roja, carne de cerdo, alimentos fritos, queso amarillo, crema y manteca

Consumir alimentos puros como frutas crudas y verduras, granos enteros (excluyendo el arroz blanco), legumbres, nueces y semillas, pescado, aceites vegetales, hierbas y té de hierbas.

Cómo es una alimentación sana

Las siguientes recomendaciones sirven para seguir todos los días una dieta saludable y nutritiva que permita evitar cualquier trastorno del sistema digestivo.

-Simplificar el consumo. En el proceso digestivo se utiliza mucha energía por lo que conviene evitar en lo posible el consumo de productos refinados con altos contenidos en azúcares y grasas. Se recomiendan productos naturales con muchos nutrientes que contengan pocos o mejor aun ningún colorante y conservante.

-Comer despacio y masticar bien. Masticar los alimentos de manera correcta ayuda a satisfacer el apetito produciendo aproximadamente 1,7 litros de saliva al día. La saliva tiene un efecto lubricante y contiene enzimas que ayudan a descomponer los alimentos. Las personas que comen deprisa por lo general ingieren más de lo necesario y tienen una digestión menos eficaz.

-Maximizar el consumo de nutrientes. Los productos elaborados con mucho azúcar, harina refinada y grasa son más difíciles de digerir y carecen de gran número de fitonutrientes beneficiosos para la salud. Por ello conviene consumir más alimentos integrales, frutas y verduras frescas que aporten fibra, vitaminas y minerales.

-Comer en intervalos regulares. El consumo de alimentos a intervalos regulares y frecuentes tiene múltiples beneficios. Además de mantener un sistema digestivo mas sano y evitar la acidez y los retortijones por hambre, ayuda a mantener un nivel de glucosa en sangre más estable y a prevenir y combatir el sobrepeso y la obesidad.

 

Comments are closed.