Hogar » Cómo educar a una mascota

Cómo educar a una mascota

abril 6, 2016

Alfombras sucias, zapatos mordisqueados, sillones arañados, y adornos destrozados: un panorama típico en el hogar de quienes conviven con un perro o un gato y que según los especialistas, puede ser evitado. Descubramos cómo.

La etología –disciplina que estudia el comportamiento animal-, afirma que lo que todos conocemos como “travesuras de los animales”, pueden ser prevenidos en buena medida.

Al igual que para el ser humano, todo depende de una buena educación.

Los perros poseen una naturaleza social, están habituados a relacionarse con otros miembros del grupo con los que conviven. Establecen ciertas normas de educación en medio de su jauría. Por eso educarlos es un fenómeno absolutamente factible.

En cambio, las normas educativas se complican más con los gatos, por su naturaleza solitaria.

Para no malcriar a un perro, hay que comenzar a educarlo desde cachorro.

De hecho, desde los 3 meses ya se puede comenzar con el entrenamiento que básicamente consiste en órdenes enérgicas –no atemorizantes-, cortas y fáciles de entender.

Las órdenes básicas son: “Siéntate”, “Quédate quieto”, “Ven”, “Cállate” y “Échate”. Esta última es la más importante, porque implica sumisión total de la mascota a su dueño.

Si el perro responde bien a una imposición, se lo debe premiar o con un alimento o con un cariño en la zona de los flancos, completando la recompensa con palabras de felicitación.

Una vez que haya aprendido las órdenes básicas se podrán ir solucionando los problemas más frecuentes de comportamiento que tanto irritan a sus dueños.

La fórmula para los gatos

Como dijimos, los felinos son prácticamente imposibles de adiestrar. Pero sí se les puede “retar”, logrando que dejen de hacer lo que nos fastidia. Esto se consigue aplicando una de estas tres normas

Arrojarles un cojín desde atrás de ellos. Esto no los lastima pero sí los asusta.

Aplaudir: también desde atrás, los atemoriza.

Salpicarlos con un poquito de agua en la cara. Esto los tranquiliza

Algunas situaciones típicas que se pueden corregir

Cuando nuestra mascota tenga una conducta indebida se la debe retar con un grito o una reprimenda verbal, pero sólo en el momento que se produzca el hecho. No sirve de nada retar a la mascota por algo que hizo hace dos horas, porque no le entenderá.

En ningún caso se les debe pegar.

Tenga en cuenta descartar motivos orgánicos por los que la mascota haya provocado un accidente hogareño. Si por ejemplo, orina en un lugar equivocado, debe desecharse que padezca cistitis

Cuando no se quieren bañar es por miedo o repulsión al agua.Lo ideal es acostumbrar a su perro, desde pequeño al baño, creando un ambiente agradable y de juego. Si es un animal adulto se debe intentar paulatinamente (evitando mangueras y duchas), tomando los recaudos para que no se lastime.

Comments are closed.