Belleza » Cómo hacer para volver a “entrar” en los jeans

Cómo hacer para volver a “entrar” en los jeans

enero 19, 2015

Los gluteos son la gran preocupación estética de las mujeres. ¡Ahora podrá cerrarse los pantalones sin «rollitos» ni complejos!

Las vacaciones terminaron. Con ellas se fueron las horas de siesta, las comidas ricas en grasas y el quiebre de nuestras rutinas. Pero hay algo que dejaron bien marcado: varios kilos de más y adiposidades en las zonas “difíciles” del abdomen, piernas y caderas.

Las consecuencias se evidencian al intentar ponernos nuestra prenda favorita: los jeans. ¿Cómo hacer para que vuelvan a entrar? ¿Es posible recuperar la figura que teníamos? Sí, si tomamos algunas medidas dietéticas y de hábitos de vida. Los beneficios vendrán gracias a un método de triple acción: estrategias nutricionales, plan de ejercicios y elección del vaquero adecuado. Para que entre, para que luzca y para exhibirlo con orgullo!

¿POR QUÉ CUESTA SUBIR EL CIERRE?

CAUSAS

1) Grasas acumuladas

Dónde se nota: por lo general, la mitad del peso que se acumula en exceso se aloja en el abdomen y la cintura. Las mujeres tienden a acumular mayor cantidad de grasa en esa zona que los hombres. Para ellas, es más difícil tener un abdomen totalmente plano.

Por qué aparece: en las mujeres, la grasa abdominal cumple la función de proteger sus órganos reproductores y como reserva para el embarazo.

¿Sabía que un 18-25 % del peso del cuerpo de la mujer corresponde a tejido graso, mientras que en los hombres esta proporción desciende al 12-15 %?

2) Falta de actividad física y dieta inadecuada

Dónde se nota: en el exceso de peso y adiposidades en el abdomen y las piernas.

Por que aparece: porque durante las vacaciones muchas personas dejan de practicar deportes o de hacer actividades físicas cotidianas, como limpiar la casa o caminar hacia el trabajo. También es habitual que descuiden la calidad de lo que comen, lo hagan con más frecuencia y consuman platos más calóricos, lo que produce sobrepeso.

3) Inflamación abdominal

Dónde se nota: en el aumento de la circunferencia abdominal, que se produce en forma transitoria (una o varias veces al día) o bien se mantiene de manera permanente.

Por que aparece: puede deberse a los malos hábitos alimentarios (comer bajo tensión, y de manera acelerada; saltear comidas durante el día y excederse por la noche, “picotear” a toda hora), la ansiedad, la constipación, la ingesta de muchos dulces (fermentan y producen inflamación), la ausencia de actividad física y el síndrome pre-menstrual.

4) Retención de líquidos

Dónde se nota: marcada hinchazón en muslos, abdomen, piernas y tobillos.

Por qué aparece: puede deberse a la mala circulación, la ingesta de ciertos medicamentos que impiden eliminar líquidos, la calidad de la alimentación y también la influencia hormonal (durante el síndrome pre-menstrual, por ejemplo).

SOLUCIONES

Para que el jean vuelva a entrar y podamos lucirlo con orgullo, debemos actuar desde varios aspectos:

  • Estrategias nutricionales

Como explica María Florencia Spirito, la licenciada en nutrición que nos asesora en esta nota, hay que implementar una alimentación equilibrada, baja en calorías y grasas y rica en fibras y líquidos. Ese es el primer paso para “reacomodar” los desarreglos hechos durante las vacaciones.

  • Plan de ejercicios

Es necesario armar una rutina que incluya:

Gimnasia localizada: en esta nota detallamos ejercicios específicos que mejoran la fuerza muscular e impiden la acumulación de grasas. Ejercicios aeróbicos: bicicleta, trote, natación, aeróbics, tae-bo, etc. Una opción más sencilla, y también eficaz, es caminar. Puede empezar a paso moderado, de 10 a 12 minutos por día, e ir agregando 2 ó 3 minutos cada semana. Lo ideal es llegar a los 45 a 60 minutos todos los días.

  • Corrección postural

Muchas personas no tienen grasa corporal, pero una mala postura, unida a una falta de tono muscular, provoca un abdomen dilatado. Ejercicio para hacer a diario: “Gato contento – gato enojado”. Ponerse en posición de banco, inhalar, contraer el abdomen, poner la espalda redonda (gato enojado). Exhalar, levantar la cabeza y la cola (contento).  Método ideal: Pilates, ya que al incorporar la idea del “Powerhouse” (centro de energía ubicado en la zona abdominal), el cuerpo se tonifica en ese área y adquiere naturalmente una elegante postura corporal.

  • Dormir más

Un estudio de la Universidad de Chicago, Estados Unidos, demostró que dormir poco eleva el apetito y el deseo de comer alimentos dulces, muy salados y carbohidratos. El resultado es un aumento de peso. El consejo: dedique al sueño nocturno una cantidad de horas regular y satisfactoria: de 6 a 8 en los adultos. Si le cuesta dormir, realizar caminatas diarias al atardecer le puede ayudar.

  • Reducir el estrés

Investigadores de la Universidad de Yale, Estados Unidos, descubrieron que las mujeres que tienen más grasa en el abdomen también sufren de desequilibrios en su estado de ánimo. Notaron, así, la relación existente entre los niveles de estrés y el tamaño de la “guatita”.

El consejo: genere un “círculo virtuoso”. En primer lugar, deben mejorarse los hábitos alimentarios mediante comidas ordenadas y fraccionadas. Eso dará el aporte de energía necesario para realizar actividad física, que permitirá bajar los niveles de estrés. Además, se pueden realizar actividades como yoga o tai chi que también tienen efecto relajante.

¿QUÉ JEAN ELEGIR?

Tiro alto, pitillo, oxford… se usan todos, pero hay un corte ideal para cada persona. cual es el que más le conviene.

Capri / Pescador

Este modelo es ideal para las que tienen piernas bien largas y flacas. Mejor aún si el pantalón es, además, de tiro bajo. Las personas con piernas cortas deberían evitar este modelo. Tampoco se recomienda que usen jeans con la botamanga doblada hacia afuera (dejando ver el revés del género). Es conveniente que los  reemplacen por los modelos más largos, que dan un efecto visual de extensión.

Recto

Afina los muslos y suaviza las curvas prominentes. Se recomienda que no sean demasiado bajos en la cintura, para que calcen mejor. Son el gran comodín: se adaptan a cualquier cuerpo y están siempre vigentes.

Pitillo

Con corte angosto en los tobillos, este jean fue el más visto de la temporada. Es ideal para las muy delgadas, altas o ambas cosas. No es recomendable para las “rellenitas”, porque puede realzar los kilos que sobran. Conviene buscarlo en materiales elásticos, para que sea más cómodo.

Botamanga ancha/Oxford

La parte acampanada de abajo consigue equilibrar la pierna con la cadera. Por eso, es ideal para las mujeres demasiado delgadas o con pocas curvas. Disimula las cinturas anchas. Ayuda a estilizar unas piernas cortas.

Tiro alto

Proporciona una mayor sensación de delgadez en la zona de los glúteos, debido a que alarga ópticamente las piernas. Cuando el jean llega hasta la cintura, cubriéndola toda (es el caso de los modelos super altos, que están muy de moda), el abdomen se destaca y luce más prominente. Por eso, no son recomendables para quienes tienen pancita.

Bolsillos atrás

En términos generales, los bolsillos grandes hacen que la cola parezca más chica, y los bolsillos chicos hacen que parezca más grande. Si tiene los glúteos chatos, busque jeans con tela extra en los bolsillos. A más tela, más cola. Tanto si tiene una cola linda y le gusta lucirla, como si la tiene chata y quiere levantarla, prefiera los bolsillos con solapitas. Dan efecto de mayor altura.

PARA TENER EN CUENTA

 

Busque el corte que realza, no el que oprime. Si compra un modelo de uno o dos talles menos, sólo lograra el efecto “matambre”. Recuerde que los colores oscuros tienen efecto “adelgazante”. Son los indicados para las que tienen kilos de sobra. Los lavados o claros, por su parte, sirven para marcar las curvas. Los detalles en desgastado claro también crean efecto de volumen. Trate de que el dobladillo llegue, como mínimo, a la mitad del taco. Cuanto más largo se vea, más estiliza las piernas. Si el jean es de cintura baja, ayudará a suavizar caderas y muslos.

Comments are closed.