Hogar » Cómo tener un hogar libre de bacterias

Cómo tener un hogar libre de bacterias

junio 14, 2011

Cuidados que habitualmente no se toman hacen que los alimentos que pasan por la cocina provoquen problemas digestivos. Un baño no higienizado adecuadamente o el piso, donde juegan los niños, pueden ser la residencia de microorganismos causantes de enfermedades. Pero para ello existe una batería de poderosos desinfectantes que eliminan por completo ese invisible pero tenaz arsenal de gérmenes y bacterias invisibles. Conózcalos en esta nota.

La higiene de nuestra casa es uno de los pilares de la salud de la familia. Cuando ésta escasea, se producen las enfermedades. La incidencia de contaminación alimentaria hogareña es muy alta. La mayor parte de las veces se manifiestan en malestares estomacales, alguna diarrea y episodios menores. Pero en poblaciones de riesgo (niños, ancianos, enfermos) puede significar un trastorno grave. Una adecuada higiene hogareña, incluyendo una cuidadosa preparación de los alimentos, pueden reducir significativamente el riesgo de esta contaminación y de otras enfermedades transmitidas a través de las manos y de las superficies.

LA IMPORTANCIA DE LA LIMPIEZA PROFUNDA

Tenga en cuenta que la mesada, las perillas de la cocina, la manija de la heladera, la tabla de picar, el trapo de rejilla y las esponjas, los cestos de basura y hasta los picaportes, se encuentran permanentemente invadidos por seres que no vemos y, que aunque no lo pueda creer, están allí y pueden desencadenar enfermedades.

En rigor, debe tomarse como un ritual la limpieza de la cocina. Los gérmenes se reproducen habitualmente en los trapos. De allí que conviene no secar la mesada con él, ya que de esa manera sólo pasará gérmenes de una superficie a la otra. Tómese el hábito de secar con toallas de papel descartable. Las condiciones más favorables para el crecimiento de bacterias -debe saberlo- son las superficies húmedas y aguas estancadas (lugares propicios: inodoro, bañadera), lugares en donde se acumula la suciedad, como pisos o basureros, obviamente en sustancias orgánicas como residuos de comidas o lavaplatos, y lugares donde acostumbran a estar animales domésticos, muebles como los sofás o las camas. Estos mircoorganismos pueden producir desde conjunvitis, diarreas infecciosas, simples resfríos, hepatitis hasta intoxicaciones alimentarias de distinto calibre.

BACTERIAS EN LA COCINA

Para enfermarnos, los gérmenes deben entrar al cuerpo en un número suficiente. Se sabe que en los hogares, escuelas, guarderías y lugares similares hay suficientes gérmenes patógenos como para causar enfermedades. Generalmente ingresan a través de la boca, la nariz y -en algunos casos- por los ojos. Las infecciones más comunes comienzan cuando tocamos nuestras caras con manos que contienen gérmenes o cuando comemos alimentos que recogieron gérmenes. Algunos gérmenes como los virus del resfrío o la gripe pueden ser aspirados directamente desde un estornudo. Estos son los más comunes en el hogar:

  • La salmonella, presente en infinidad de alimentos como frutas, verduras, huevos crudos contaminados, aves o carnes rojas crudas, leche mal pasteurizada; provoca vómitos, diarrea, fiebre y es moneda corriente en verano, en días de intenso calor.
  • La Escherichia coli está en la carne cruda o mal cocida, verduras mal lavadas, agua contaminada y produce problemas tales como afecciones renales, diarreas y vómitos.
  • La staphylococcus aureus se encuentra en carnes contaminadas , derivados de la leche, pastas rellenas, papas, jamón. Y también produce vómitos, fiebre y dolores abdominales.
  • El cólera no podía estar ausente de esta penosa lista. Se puede encontrar en pescado crudo, frutas, verduras, mariscos crudos y agua contaminada; vómitos, fiebre y diarrea son los síntomas más comunes.

Para brindar a la familia una red de protección adecuada, la primera línea de defensa deben ser la limpieza y desinfección periódicas. Hasta las medidas más simples como el sencillo acto de lavarse las manos es lo primero que debe hacerse. La limpieza periódica de las superficies de la cocina no es menos importante. La mejor protección para reducir la cantidad de gérmenes en el hogar son los productos especialmente diseñados para áreas específicas.

DECALOGO DE LIMPIEZA

Está bien que no les conozca la cara, pero sepa que existen. Están allí , son invisibles y peligrosos. ¿Qué hacer, en definitiva? Pues implementar una serie de medidas para proteger a la familia.

  • · Lavarse las manos, especialmente antes de contacto con alimentos, después de visitar un enfermo o si usted está enfermo (resfriado, por ejemplo) Si los gérmenes están en sus manos sólo hace falta tocarse su boca, nariz u ojos para que ingresen a su cuerpo. Ellos se trasladan fácilmente alrededor de la casa, tanto a la gente como a las superficies.
  • · Para secar… utilice toallas de papel descartables  o trapos que puedan lavarse en el lavarropas, desinfectarse y volver a utilizarse.
  • · Use toallitas desinfectantes: para desinfectar cualquier superficie.
  • · Utilice hipoclorito de sodio y productos antibacteriales. Se pueden usar en cualquier superficie del hogar: las de la cocina, el lavatorio, los azulejos del baño, los pisos y hasta los juguetes del bebé.
  • · Transforme el lavado de manos en una costumbre para los niños. Al lavarse, hágalo en ambos lados de las manos y también muñecas. Enjuáguese y séquese bien, preferiblemente con toallas de papel.
  • · ¿Sabía que un inodoro tiene más de 150 gérmenes por cm2? Combátalos limpiando con productos con hipoclorito de sodio.
  • A pesar de ser uno de los artefactos que se limpian con mayor asiduidad, es inevitable que en el inodoro proliferen los gérmenes. Recuerde que una correcta desinfección permite reducir el riesgo de contraer algunas enfermedades. Utilice pastillas para inodoros desinfectantes.
  • · Guarde las comidas cocidas y no cocidas por separado en la heladera. Descongele la carne en el estante inferior, de modo que el jugo de la carne no gotee sobre los demás alimentos.
  • · Descongele la carne en la heladera o en el microondas. Si hace esto último, esa carne debe cocinarse de inmediato o volver a colocarse en la heladera.
  • · No utilice la misma tabla de picar para alimentos crudos y cocidos.
  • · Limpie bien la tabla de picar: no basta con pasarle un trapo, ya que las bacterias quedan y reproducen. Lávela bien con detergente.

LUGARES DONDE PROFUNDIZAR LA LIMPIEZA

Las zonas de alto riesgo de un hogar son el baño y la cocina, por eso limpiar con un producto que asegure la desinfección es muy recomendable para incrementar los márgenes de seguridad frente a infecciones. También, si en el hogar hay niños, personas mayores, enfermos y/o mascotas los riesgos son mayores y hay que extremar el cuidado en la desinfección. Tome nota.

En el baño:

* El botón de descarga

* El asiento del inodoro

* Las canillas

* Las superficies húmedas

* El piso

* Las llaves de luz

En la cocina:

*La mesada de la cocina

* Las perillas de la cocina

* La manija de la heladera

* La tabla de picar

* El trapo rejilla y las esponjas

* Los cestos de basura

* Los picaportes

MITOS Y VERDADES

Hay algunas verdades ya instaladas en la gente que pueden considerarse como absolutas, y no son totalmente ciertas:

* “Los alimentos cocinados a temperatura adecuada matan las bacterias”. Es verdad, pero si entran en contacto con un alimento crudo, las manos o superficies de preparación de comidas pueden producir la contaminación.

* “Las bacterias que se transmiten por la comida sólo se pueden encontrar en la carne”. Es así, pero también están en las frutas sin cocinar, verduras , esponjas y mesadas de la cocina. La salmonella, por ejemplo, se ha encontrado en alimentos para bebés, jugos de fruta y chocolates.

* “Los líquidos detergentes y los jabones matan gérmenes “. Un simple detergente líquido puede remover los gérmenes de una superficie, pero el riesgo es la recontaminación. Los gérmenes se alojan en los paños y esponjas usados para limpiar y así recontaminar esas u otras superficies. Numerosos estudios muestran que lo único efectivo es eliminar los gérmenes y el hipoclorito de sodio es lo que garantiza esa eliminación en un 99,9%.

LOS GERMENES TAN TEMIDOS

  • Staphylococcus aureus

Fuentes de contagio

Carnes, derivados de la leche, pastas rellenas, papas, jamón. También por contacto con superficies o utensilios contaminados.

Síntomas

Vómitos, fiebre, dolores abdominales y neumonía.

  • Hongo pie de atleta

Fuentes de contagio

Piscinas, duchas, vestuarios.

Síntomas

Fisuras y descamación entre los dedos de los pies.

  • Pseudomonas aeruginosas

Fuentes de contagio

Ambientes húmedos del hogar como el baño, la cocina, el lavadero.

Síntomas

Infecciones de píel y ojos, otitis, neumonía.

  • Cólera

Fuentes de contagio

Granos húmedos, pescado crudo, frutas, verduras, mariscos crudos, agua contaminada.

Síntomas

Vómitos, fiebre y diarrea.

  • Salmonella

Fuentes de contagio

Frutas,verduras, agua contaminada, huevos crudos contaminados, aves o carnes rojas crudas, leche mal pasteurizada.También por contacto con mascotas infectadas.

Síntomas

Vómitos, fiebre y diarrea.

  • Eschericchia coli

Fuentes de contagio

Carne cruda o mal cocida, frutas, verduras mal lavadas, agua contaminada, contacto con materia fecal, como por ejemplo: cambiar un pañal.

Síntomas

Vómitos, fiebre y diarrea.

HIPOCLORITO DE SODIO, El mejor desinfectante del hogar.

* QUE ES? Es un compuesto químico, más comunmente conocido por el nombre de lavandina. Fue desarrollada por el francés Berthollet en 1787 y utilizada en un principio para el blanqueo de telas. A fines del siglo XIX fue Luis Pasteur quien comprobó su incomparable poder de desinfección extendiendo su uso a la defensa de la salud contra gérmenes y bacterias.

* COMO SE OBTIENE?

El ciclo de producción comienza con una solución de sal y agua que por medio de un proceso eléctrico se descompone en hidróxido de sodio, hidrógeno y cloro. El hidróxido de sodio es mezclado con agua. Luego se añade el cloro para formar el hipoclorito de sodio, el principio activo de la lavandina. El hipoclorito de sodio es filtrado -para eliminar impurezas- y luego envasado.

* ¿COMO ACTUA? Cuando el hipoclorito de sodio entra en contacto con suciedad, manchas, gérmenes y olores, rompe en pequeñas unidades la cadena de moléculas matando las bacterias y los mohos. Se libera oxígeno activo que ataca y descompone las proteínas destruyendo los microbios.

* ¿ES UNA SUSTANCIA TOXICA?

No. Décadas de pruebas y de uso han demostrado que es segura. Aún si es ingerida, no es tóxica. No obstante, puede irritar la piel y los ojos.

* ¿TIENE VENCIMIENTO?

Irá perdiendo concentración con el simple paso del tiempo. Esta pérdida es lenta pero se puede acelerar por temperaturas elevadas, impurezas del producto y exposición a la luz.

* ¿SIRVE PARA PURIFICAR AGUA?

Sí, colocando 2 gotas de hipoclorito de sodio por cada litro de agua y esperando 30 minutos antes de usarla.

* ES IGUAL QUE UN PRODUCTO “ANTIBACTERIAL”? No. Los productos de limpieza limpian pero no eliminan los gérmenes, mientras que el hipoclorito de sodio mata el 99,9%. Los especialistas lo recomiendan porque es un potente germicida, no deja residuos tóxicos, es económico y de fácil uso. Los productos denominados “antibacteriales” tienen un efecto más limitado. Pueden ser efectivos contra algunas bacterias y tienen efectos limitados sobre los virus.

 

Comments are closed.