Salud » Psicología » Cómo vencer la angustia

Cómo vencer la angustia

mayo 29, 2015

La angustia es un síntoma de la época actual, caracterizada por la incertidumbre y la inestabilidad en los diferentes planos y aspectos de la existencia humana. Los problemas en todos los ámbitos de la vida, ya sean económicos o los que surgen en la relación con los demás, pueden conducir a una crisis de angustia, trastorno que si no es tratado, acarrea consecuencias tanto emocionales como físicas. Por otra parte, a menudo, la angustia va acompañada de otras sensaciones tales como ansiedad, depresión, tristeza y miedo.

Los síntomas de la angustia se caracterizan por una serie de trastornos físicos y emocionales, entre los que se destacan: 

  • Insomnio y pesadillas
  • Dificultad para respirar, sensación de ahogo, dolor en el pecho, palpitaciones, transpiración intensa.
  • Irritabilidad, nerviosismo, incapacidad para enfrentar dificultades por más sencillas que sean.
  • Dolores de cabeza, náuseas, menor deseo sexual.

Consejos para superar la sensación de angustia

Es importante que las personas que sufran de estos ataques de angustia puedan identificar qué situación hace que aparezcan y que sepan que existen algunos recursos para aliviar, controlar o evitarlos.

  • Sentarse en algún lugar cómodo, respirar lentamente y concentrarse en la respiración.
  • Comer algo que le recuerde un momento feliz.
  • Realizar alguna manualidad. Pintar, tejer o jardinería pueden ayudar a relajarse.
  • Practicar una actividad física, por lo menos una vez a la semana. Ya sea caminar, ir a un gimnasio, etc.
  • Acostarse en la cama y tratar de relajar todos los músculos de su cuerpo. Uno por uno.
  • Establecer prioridades y delegar o posponer lo que no se puede hacer en ese momento.
  • Pararse frente al espejo y pensar en todas las cosas agradables que se tienen.
  • Tratar de desconectarse varias veces al día. Dar un paseo, sentarse en una plaza, gratificarse de alguna manera
  • Ser positivo. Siempre pensar en positivo, eso ayudará a enfrentar las dificultades y no volver a caer en la angustia.

Comments are closed.