Buenas Noticias » Consecuencias en la salud por falta de lluvia y aumento del frío

Consecuencias en la salud por falta de lluvia y aumento del frío

junio 11, 2015

Rotavirus y norovirus tendrían mayor incidencia este año debido a factores climáticos. El contagio en niños es sumamente frecuente, por lo que el llamado es a extremar los cuidados y, sobre todo, lavarse las manos.

Al aproximarse el invierno comienzan a manifestarse los casos de rotavirus, el que produce una infección intestinal (o gastroenteritis) que es la causa más común de diarrea severa en niños, especialmente entre los seis meses y los cinco años de vida. En los casos más graves, la deshidratación generada puede llegar a ser mortal.

El norovirus es otro tipo de virus capaz de producir una infección intestinal. Los síntomas son similares a los de una infección por rotavirus. El paciente suele manifestar vómitos y diarreas severas que pueden desencadenar en deshidratación, y además puede sentir malestar general, dolor abdominal, náuseas, dolor de cabeza y mialgias.

Estos virus son muy contagiosos, por lo que cualquier niño puede contraerlo. El rotavirus puede sobrevivir durante varias horas en las manos, y durante días en superficies sólidas. La principal vía de contagio es la fecal-oral, por lo que puede ser:

  • De persona a persona: Esto ocurre cuando una persona sana toca partículas de materia fecal de una persona infectada con el virus, y sin darse cuenta las introduce en su boca (por ejemplo, por no lavarse las manos adecuadamente).
  • Consumo de agua o alimentos contaminados con el virus. Contacto con superficies en las que perdura el virus (un pañal, un juguete, ropa de cama, etc.).

Para Fernando Espina, director médico del Centro Pediátrico Mediclown y decano de la Facultad de Salud de la Universidad Santo Tomás: «En el período del vómito hay que evitar que se deshidraten los niños usando sales hidratantes cada diez minutos durante las primeras cuatro horas. No deben ser cantidades altas, lo aconsejable son cinco centímetros cúbicos que tienen que ser aplicados en forma lenta pero continua. Cuando cesa el peak del vómito (en promedio a las doce horas) es aconsejable recuperar la flora intestinal perdida a través de probióticos, como Perenteryl, y llevar a cabo esta acción durante los siguientes seis días».

Para el experto, es sintomático que este año hayan aumentado los enterovirus, por lo que debiéramos ver una mayor incidencia este año, sobre todo a raíz del clima, con falta de lluvia y descenso de las temperaturas. Espina precisa que debido a lo fácil que resulta la transmisión, hay que extremar los cuidados y, en especial el más básico: «El principal cuidado que hay que tener es el lavado de manos. Lavarse exageradamente las manos y usar alcohol gel fuera de la casa».

Comments are closed.