Nutrición » Consumo de sal y presión arterial

Consumo de sal y presión arterial

febrero 12, 2015

La última Encuesta Nacional de Salud reveló un elevadísimo consumo de sal y deficiente aporte de potasio en la población.

La ingesta promedio diaria es de 9.8 gramos. Solamente el 15.7% de la población tiene un consumo deseable de frutas y verduras de 5 porciones. Existe una relación directa entre la

cantidad de sal de la dieta y la presión arterial.

Cuando la alimentación contiene menos de 3 g de sal por día, la hipertensión arterial suele ser infrecuente y no aumenta con la edad.

• El componente genético: La especie humana está genéticamente programada para consumir menos de 1 g de sal al día, pero en la mayoría de los países la dieta contiene entre 6 y 12 g diarios. Aquellas personas que consumen grandes cantidades de sal tienen un aumento importante de los valores de la presión arterial con la edad. El alto consumo de sal produce un aumento en el tamaño del corazón y mayor frecuencia de enfermedades.

• La reducción de la sal y su efecto sobre la presión arterial: La reducción de sal en la dieta infantil podría disminuir la presión arterial en la edad adulta.

Un estudio realizado en Inglaterra en 1997 con una amplia muestra de niños y adolescentes de entre 4 y 18 años, la National Diet and Nutrition Survey for Young People, concluyó:

“El alto consumo de sal podría predisponer (a niños y jóvenes) que se adelante la aparición de hipertensión arterial. Una pequeña reducción del consumo de sal puede causar una disminución de la presión arterial en niños y adolescentes, y una reducción del consumo de sal combinada con otros cambios en la dieta y en los estilos de vida, por ejemplo, reducción de obesidad, puede prevenir la hipertensión y, por ende, la enfermedad cardiovascular en el futuro”.

En los niños con hipertensión arterial relacionada con obesidad, la disminución de peso es la terapia principal. Además de reducir la presión arterial, el control de peso disminuye la sensibilidad a la sal, reduce otros factores de riesgo cardiovasculares como el colesterol elevado y la resistencia a la insulina (causante de diabetes). Así, al prevenir aumentos de peso, se evitan futuros incrementos de la presión arterial.

El papel del médico pediatra: El pediatra tiene un rol importante en las recomendaciones

que puede hacer a los padres, incentivando hábitos de vida saludables en los niños. Asimismo, debe informarles a ellos sobre los riesgos de que sus hijos lleven una alimentación desequilibrada, para que así eviten el sobrepeso y el consumo de cantidades elevadas de sal.

El potasio, un aliado contrala sal

Numerosos estudios demuestran el importante rol protector del potasio. Este nutriente permite neutralizar muchos efectos dañinos de la sal.

Su efecto de dilatar los vasos sanguíneos contribuye a reducir la presión arterial en forma significativa, permitiendo además reducir el riesgo de accidentes cerebrovasculares.

La ingesta de 5 porciones diarias de fruta y verdura se considera beneficiosa para el sistema cardiovascular. La razón de este efecto es el significativo aporte de potasio que realizan estos alimentos. Lamentablemente, la última Encuesta Nacional de Salud reveló que solo un 15% de la población cumple con dicha recomendación.

El uso de cloruro de potasio que se usa en sustitutos de la sal representa otra alternativa para lograr aportes de potasio. Su uso es en general beneficioso, debiendo restringirse en personas que tienen afecciones renales o en presencia de diabetes mellitus.

Comments are closed.