Belleza » Cremas anti-edad

Cremas anti-edad

mayo 5, 2015

Las nuevas fórmulas rejuvenecedoras

Las cremas anti-age son las estrellas de la cosmética. Mediante la acción de sustancias activas cada vez más avanzadas, retrasan el envejecimiento cutáneo y prometen un efecto lifting y tensor. En esta nota le contamos todo lo nuevo que hay en el mercado, cómo elegirlas según la edad y el tipo de piel, y cómo usarlas correctamente.

El estrés, el dormir poco, la mala alimentación, la falta de hidratación, la exposición al sol sin protección, y el paso del tiempo, son algunos de los factores que avejentan la piel. Pero con una serie de cuidados diarios, es posible revertir esta situación. Para empezar, es importante limpiar el cutis a la mañana y a la noche, tomar al menos dos litros de agua por día, llevar una alimentación sana, usar protector solar, y sobre todo elegir cremas que ayuden a recuperar aquellos componentes esenciales que la piel va perdiendo.

La doctora Adriana Szapinka, médica especialista en medicina estética, explica que las cremas anti-edad, además de hidratar y nutrir, retrasan el envejecimiento: “Al contrario de lo que se cree, su uso no depende tanto de la edad cronológica, como de la edad de la piel. Se dice que a partir de los 35 ó 40 años todas las mujeres deberían usarlas; pero alguien con 30 años y muchas arrugas causadas por largas exposiciones al sol, las necesita también”, explica la especialista.

¿Cuáles son algunos de los activos cosméticos que deben contener estos productos para que sean verdaderos tratamientos anti-age? La doctora Graciela Cuomo, médica de Staff del Servicio de Dermatología del Hospital Italiano de Buenos Aires, los detalla:

  • Ácido hialurónico: es uno de los principales responsables de la hidratación del cutis. Le otorga firmeza y tersura a la piel.
  • Péptidos: son moléculas formadas por la unión de varios aminoácidos, están presentes en la naturaleza y son responsables de un gran número de funciones como la de prevenir el daño celular.
  • Biopéptidos: La tecnología de los biopéptidos es lo último en la investigación anti-envejecimiento. Son antioxidantes, y modifican la estructura de la piel al estimular la producción de colágeno en las capas más profundas de la misma.
  • Retinol: es un antioxidante natural que contribuye a la salud en general. Su aplicación tópica estimula la producción del colágeno (lo que hace que las arrugas se rellenen desde adentro). También acelera el proceso de renovación celular y como consecuencia produce un aspecto sano, radiante y luminoso en el cutis.
  • DMAE o THPE: ideales para reafirmar la piel con efecto “tensor” y  ayudar a combatir la flacidez, producto de la pérdida de elasticidad.
  • Cocktails de minerales y antioxidantes: fundamentales en la lucha contra los radicales libres. Estos pueden incluir: Magnesio Aspartate (que estimula la síntesis de proteínas y la transferencia de fosfatos), Cobre Gluconato (que estimula la síntesis del colágeno), y Zinc Gluconato (que desempeña un papel importante en la síntesis de la ADN y en la estimulación de la matriz de colágeno). Contribuyen a revertir los efectos del envejecimiento, hidratando y tonificando la piel, mejorando la apariencia de las arrugas, y emparejando el tono.
  • Hexinol: es una de las últimas novedades dentro de la cosmética anti-age. Es conocido por su acción aclaradora y sus propiedades antisépticas. Estimula la producción de colágeno y elastina. Es una nueva tecnología multi-acción, desarrollada para actuar directamente en el centro de las células, optimizando sus funciones, y ayudando a revertir los efectos del envejecimiento.
  • Coenzima Q10: funciona estimulando el mecanismo de reparación y regeneración en las capas más profundas de la piel, y reduciendo las líneas de expresión. Ideal para redefinir la textura de la piel al instante y humectarla intensamente. Además es un potente antioxidante.

A cada edad, su crema

La doctora Patricia Dermer, dermatóloga, comenta que los cuidados y la elección de cada producto van a depender de las distintas edades. ¿Algunas cuestiones que detalla la especialista para tener en cuenta?

  • De los 20 a los 30 años: no es necesario que los productos utilizados en esta etapa contengan activos anti-age. Si se le otorga al cutis una buena humectación, se retarda la aparición de los signos del envejecimiento. Comúnmente a partir de los 30 años, si la piel no ha sido expuesta a las radiaciones UV (ya que si es así, puede tener un envejecimiento prematuro), se comienza con el uso de algunos productos anti-age (con Vitamina C, Argireline, Péptidos, Coenzima Q10, Ácido Hialurónico, Aquaporinas, entre otros). Es importante utilizar desde temprana edad, una foto-protección adecuada.
  • De los  30 a los 40 años: es indispensable elegir productos antirradicales libres (antioxidantes) y en algunos casos renovadores celulares. Los antirradicales libres más eficaces son: Vitamina A, Vitamina E, Vitamina C (ácido ascórbico), Ácido lipoico, Aceite de Oliva, Extracto de Caviar, Selenio, Silicio, Xantinas, Coenzima Q10 y Té verde.
  • De los 40 años en adelante: para el tratamiento de pieles maduras se utilizan productos con principios activos combinados, ya que la involución cutánea es un proceso multifactorial: estimulantes celulares que actúan sobre su capacidad de síntesis, reafirmantes capaces de mejorar las propiedades mecánicas de la piel, tensores, fito-estrógenos, antirradicales libres, Coenzima Q10, Ácido Hialurónico, colágeno, DMAE y protectores solares. Cuando comienzan a hacerse visibles manchas y arrugas más profundas, es necesario utilizar también productos blanqueadores y renovadores celulares, para afinar el cutis y atenuar la pigmentación. Por otro lado, la piel tiende a deshidratarse y se puede sentir tirante, ver opaca y descamada. Para estos casos, se pueden utilizar productos con ceramidas, fosfolípidos, ácidos grasos esenciales, y todos aquellos principios activos hidratantes y humectantes. Hoy en día se cuenta también con productos que poseen células madres vegetales, y son totalmente anti-age. Estas fórmulas estimulan el normal funcionamiento de las células y compensan los cambios producidos por el envejecimiento. ¿Un dato más? Durante los 40, el estrato córneo (la capa externa de la epidermis) se torna más espeso. Este proceso se puede atenuar con el uso regular de un exfoliante tres veces por semana.

De todas formas, la doctora Dermer aclara que los activos no tienen edad, y lo que importa es el estado de la piel; o sea, darle lo que necesita en el momento del diagnóstico cutáneo. Y para esto es muy importante la consulta con un médico dermatólogo que indique la fórmula adecuada que necesita cada persona.

El ABC de la cosmética anti-age

Hay algunas cuestiones que se deben tener en cuenta a la hora de usar este tipo de productos.

  • En primer lugar, es importante tener la piel limpia y sin maquillaje. Una vez que se tiene el cutis limpio, se aplica el producto con la periodicidad que lo indique la crema en cuestión (todas las noches o todas las mañanas, o ambas).
  • El mejor momento para aplicar una crema anti-age es antes de acostarse. Es el tiempo para luchar contra los radicales libres, barrer con las células muertas, reparar las barreras naturales de la piel, y rehidratar profundamente. Un dato a tener en cuenta es que la relajación de los músculos faciales durante el sueño mejora la expresión del rostro fatigado, y ayuda a disminuir la profundidad de las arrugas gravitacionales. Además, las cremas de noche permiten reparar y regenerar la piel mientras el organismo reposa, razón por la cual los resultados son óptimos.
  • ¿Cuáles son las diferencias entre una crema de día y una de noche? Mientras que la crema de día contiene un porcentaje menor de principios activos y tiene filtros solares, la crema de noche contiene más principios activos y no tiene protector solar porque es totalmente innecesario. Los principales componentes de los productos de día son los hidratantes (ya que otorgan luminosidad a la piel y al mismo tiempo la protegen frente a los agentes externos), y en cuanto a las nocturnas, prevalecen las fórmulas reparadoras, reafirmantes y antioxidantes.
  • Hay varias propuestas dermatológicas que ayudan a aclarar o eliminar las manchas. Se trata de soluciones cosméticas que incluyen ácido retinoico por ejemplo, y tienen un suave efecto de peeling (que acelera el proceso de renovación celular, y deja la piel más joven, radiante y suave).  En todos los casos, este tipo de tratamientos profundos se deben realizar en invierno (desde abril hasta septiembre), ya que en ningún caso se debe exponer la piel al sol mientras esté pasando por un proceso que la deja frágil. ¿Un dato? Se recomienda utilizar siempre una crema con factor de protección solar para proteger el cutis mientras se esté realizando el tratamiento -aún en invierno y en días nublados-.

¿De día o de noche?

Cuándo usar cada producto

Asesoramiento: Doctora Patricia Dermer, dermatóloga.

  • Renovadores celulares y blanqueadores: siempre es preferible que se usen de noche. Esto es así porque en general se trata de productos foto-sensibles –son moléculas que pueden degradarse con la luz- (Es el caso del retinol, ácido glicólico, ácido salicílico, por ejemplo).
  • Hidratantes y afirmantes: es indistinto. Pueden usarse tanto de día como de noche.
  • Antioxidantes, Vitamina C: Se usan de día porque protegen de los radicales libres, que amenazan la salud de la piel.
  • Ácido Hialurónico,  ADN, Silicio, Ceramidas, Extractos herbáceos, Péptidos Células Madre: Son activos que pueden usarse tanto de día como de noche.

La opinión de la especialista

Cuatro consejos claves para el cuidado de la piel

Doctora Graciela Cuomo. Médica de Staff del Servicio de Dermatología del Hospital Italiano de Buenos Aires.

  • No pasar por alto la limpieza y la tonificación dos veces por día (a la mañana y a la noche). Este proceso barre con las células muertas que opacan la piel y la preparan para absorber mejor la crema hidratante / nutritiva y aprovechar al máximo sus beneficios.
  • Aplicar una crema especial para prevenir el envejecimiento en el contorno de ojos. Lo último son los productos roll-on. Con una aplicación precisa, un roll-on masajeador anti-bolsas combina ingredientes que pueden incluir DMAE, THPE y otros elementos que promueven la síntesis de la elastina para elevar el párpado y disminuir las bolsas.
  • Siempre utilizar protector solar, o una crema hidratante con protector solar de no menos de 15 FPS incorporado. Esto es importante no solo en el verano, sino todo el año (aun en días nublados). Además, si la piel está recibiendo algún tratamiento de peeling, es doblemente importante protegerla del sol, para no acelerar la producción de manchas y arrugas.
  • Dormir bien (entre siete y nueve horas de sueño) e hidratarse lo suficiente durante el día (se logra con la ingesta de dos litros de agua) e incluir en la dieta alimentos como nueces y pescados ricos en ácidos grasos omega 3.

Al aplicarlos, los productos se pueden combinar entre sí al mismo tiempo, si son de diferente viscosidad. Se colocan primero las lociones, después los sueros, y por último las emulsiones y cremas.

Cremas anti-age: características fundamentales

Paula Schaievitch. Licenciada en química cosmética.

Las cremas antiage trabajan corrigiendo los signos de involución cutánea y previniendo los daños posibles por factores externos. Es importante destacar las características que deben tener:

  • Acción humectante: Humectar la piel es fundamental para evitar que se opaque, pierda elasticidad, o aparezcan arrugas. Por eso, los productos cosméticos anti-edad contienen ácido hialurónico, urea, siliconas, extractos glicólicos vegetales, y glicerina entre otros activos.
  • Acción antiarrugas: La mecánica gestual comienza a dejar signos visibles a medida que el tiempo transcurre, y existen maneras de combatir estos surcos de manera natural y progresiva. En este sentido, los activos de mayor aplicación son los péptidos, los lipopéptidos, los minerales orgánicos como el gluconato de magnesio y los silanoles que proveen silicio orgánico que participa del entrecruzamiento de las fibras de sostén.
  • Renovadores: Afinan la capa córnea superficial, mejoran la apariencia de la piel, y aumentan la velocidad de renovación de la epidermis. El tiempo de renovación puede oscilar entre 15 o 18 días. En los productos cosméticos se agregan principios que promuevan esta actividad como el ácido glicólico, alfahidroxiácidos, retinoles, ácido salicílico entre otros.
  • Blanqueadores: Minimizan el aspecto de las manchas que se producen por la exposición solar u otras cuestiones externas. Tradicionalmente se usaban el ácido kójico y el ácido fítico que minimizan la producción de melanina causante del color de la piel, actualmente se incorporaron blanqueadores más específicos como el extracto de emblica o extracto de semillas de Nangka fruit.

7 PASOS PARA CREAR UNA CREMA

Así es el desarrollo de un producto anti-age:

  1. El Centro de investigación es el lugar donde se decide qué sustancias serán incorporadas en los productos anti-age.
  2. Todo comienza con una idea. Los científicos conducen la investigación hacia cómo pueden ser influidos positivamente los procesos de la piel. Los ingredientes activos prometedores son inicialmente testeados en el laboratorio antes de cualquier prueba en uso.
  3. Creación de un prototipo. Una vez creado el prototipo de la sustancia que se va a utilizar, se comprueba su eficacia.
  4. El primer obstáculo. El prototipo tiene que probar su tolerancia a la exposición al calor, la luz solar y aire.
  5. Primer testeo en uso. Consumidores voluntarios prueban los productos en su piel. Estas personas ayudan a comprobar la efectividad de los productos.
  6. Segunda prueba en uso: Diferentes tecnologías son usadas para chequear cuán efectivo es el prototitpo. El prototipo que logra el mejor efecto es tomado como el prototipo del nuevo producto.
  7. Listo para el mercado. Puede tomar varios años completar el proceso desde la idea del producto original hasta el momento en que finalmente entra en producción.

Comments are closed.