Belleza » Cremas antiarrugas que realmente funcionan

Cremas antiarrugas que realmente funcionan

mayo 16, 2011

Rellenar, nutrir, alisar… las nuevas fórmulas ofrecen beneficios múltiples. A continuación, el dermatólogo Pablo González nos brinda una mini guía para saber cuál elegir.

Efecto toxina botulínica

Estas cremas buscan reproducir el efecto de la toxina botulínica: relajar los músculos que determinan las arrugas de expresión. Sin embargo (a diferencia de la toxina) las cremas sólo trabajan al nivel de la epidermis, sin llegar hasta el músculo. Una crema que proporcione este efecto debe incluir alguna de estas sustancias: adenoxinaTM, hexapéptidos, argilerine, dmae, vialox, myoxino.

Efecto relleno o filler

Las cremas dirigidas al relleno de las arrugas y surcos de la piel, contienen en sus fórmulas ingredientes que atraen y retienen el agua. Esto permite recuperar el volumen perdido, buscando así producir el efecto de las inyecciones de colágeno o ácido hialurónico. Algunos cosméticos, a largo plazo, pueden estimular la regeneración celular para crear colágeno y que sea la propia piel la que rellene.

Anti estrés

La piel y el sistema nervioso están íntimamente relacionados. Algunos neurotransmisores están involucrados en los procesos que determinan la irritación, enrojecimiento y envejecimiento de la piel. Las cremas “anti-estrés” contienen activos que relajan estos signos cutáneos.

Antioxidante

El sol, la edad y la contaminación hacen que algunas proteínas y otros componentes de la piel sufran procesos de degradación oxidativa. La mayoría de las cremas antiarrugas contienen agentes antioxidantes que combaten a los radicales libres, responsables del envejecimiento de la piel.

Efecto luminoso

Cuando la luz choca con una superficie irregular, produce sombras en los surcos y áreas más brillantes en las zonas más altas. Lo mismo sucede con el rostro: las arrugas se ven porque se producen zonas oscuras. Por eso, estas cremas utilizan pigmentos que reflejan la luz en distintas direcciones para eliminar las zonas de sombra.

Humectante

En estas cremas están presentes agentes como la glicerina o el propilenglicol u otros similares, capaces de restituir el agua perdida por diferentes causas. Su función es, entonces, la de producir una revitalización de la piel humectando los sectores más resecos y devolviendo la humedad natural.

Hidratante

En estas cremas los principios activos son más complejos que en las humectantes. Contienen, por ejemplo, aminoácidos especiales, lactato de sodio, úrea y alantoina. Por lo tanto, los hidratantes (al igual que los humectantes) dan el agua que necesita cada piel pero, además,  brindan una hidratación profunda.

Nutritiva

Devuelven a la piel los elementos nutritivos que por distintos factores ésta ha perdido. Son más complejas que las humectantes y las hidratantes porque contienen diferentes compuestos que actúan previniendo la formación de líneas, arrugas y surcos, atenuando las existentes. Pueden ser:

  • Nutritivas simples, que son a base de lanolina y aceites vegetales.
  • Nutritivas complejas, cuando contienen sustancias activas como vitaminas, sales marinas, colágeno y otros compuestos que actúan removiendo las células muertas para mejorar la calidad de la piel.

Reparadora

Como su nombre lo indica, estas cremas intentan “reparar” los cambios que la piel sufre con el paso del tiempo. Actúan, por lo tanto, estimulando la creación de colágeno, alisando, reestructurando las células cutáneas, etc. Lo hacen a través de sustancias nuevas y precisas.

Innovación cosmética
Rellenos de arrugas, sin cirugía

Hay una nueva generación de productos anti-age diseñados para tratar las arrugas desde las capas más profundas. Sus ingredientes son naturales: actúan reactivando las sustancias propias de la piel, que decrecen con el paso de los años. Conózcalos.

  • Hidroxiapatita. Es una versión sintética de una sustancia presente en los huesos. Algunas cremas nutritivas la incluyen en su composición. Se indica para las arrugas del entrecejo y los surcos que van de la nariz al labio, para realzar el borde del labio o darle más volumen y para reparar la nariz o el mentón.

La hidroxiapatita puede inyectarse directamente debajo de las arrugas gruesas o surcos de la cara, logrando una atenuación que dura aproximadamente 2 años. La aplicación es simple y se realiza en el consultorio médico.

  • Ácido hialurónico. Es una sustancia natural anti-envejecimiento, propia de la piel, que decrece con el paso del tiempo. Recientemente aparecieron cremas de día (que pueden usarse como base de maquillaje) y de noche que estimulan la producción de este ácido y se indican para reducir las arrugas.

La aplicación mediante inyecciones de ácido hialurónico que realiza el médico especialista, es un procedimiento sencillo y rápido que resulta más efectivo y tiene una duración aproximada de 8 meses.

  • Ácido fólico. Es una vitamina que estimula la renovación de las células y protege el ADN de daños externos. Está incorporado en cremas de día, de noche y para el contorno de los ojos. Los resultados: brinda la humedad necesaria, dando una sensación agradable y fresca al rostro. Rejuvenece la piel y reduce las líneas del entrecejo, frente y patas de gallo.

LA OPINION DEL ESPECIALISTA

Dr. Pablo J. González, dermatólogo.

“Hay que atacar los diferentes mecanismos de envejecimiento”

¿Qué componentes debe tener (que podamos leer en las etiquetas) una crema antiarrugas para ser efectiva?

Las sustancias nombradas anteriormente tienen diferentes efectos anti-edad. La combinación de los mismos, permite atacar los diferentes mecanismos de envejecimiento de la piel.

Los componentes más potentes para el rejuvenecimiento son el ácido retinoico y el ácido glicólico. Estos compuestos se incluyen en las cremas antienvejecimiento que se venden bajo prescripción médica. Las cremas de venta libre contienen bajas concentraciones de estos componentes o sus equivalentes (Retinol, retinaldehído, etc.).

¿Qué productos debemos elegir a los 20, 30, 40 y 50 años?

En cada edad se utilizan distintos productos. Las pieles más jóvenes suelen ser más grasas. En estos casos se favorece el uso de hidrogeles y cremas livianas. La vitamina C y los alfa-hidroxiacidos son utilizados frecuentemente entre los 20 y 30 años. Los derivados del ácido retinoico se utilizan a partir de los 30 años junto con emulsiones humectantes y filtro solar. A medida que la edad avanza, la piel se torna más seca, lo que lleva a poner énfasis en la humectación y nutrición.

¿Hay que usar un producto distinto para cada parte de la cara?

Dado que la piel de los párpados es más fina y sensible que el resto del rostro, es conveniente utilizar una crema especial para esta región. Las pieles más grasas suelen tener su máxima expresión el la zona central de la cara (zona T de la frente y nariz). Es conveniente evitar las cremas más densas en esta zona y promover el uso de lociones o geles.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

 

Comments are closed.