Belleza » Cremas de noche: Rostro, manos, cuello y piernas

Cremas de noche: Rostro, manos, cuello y piernas

junio 20, 2011

La noche es el momento del día en que la piel se renueva con mayor rapidez, por eso podemos aprovechar para repararla y protegerla de factores como el sol, la mala alimentación y la contaminación que ponen en riesgo su buena salud y aspecto.

Se cree que las cremas nocturnas son untuosas, incómodas, que su uso es exclusivo  de las damas maduras o bien de aquellas mujeres que dedican un buen tiempo a su cuidado personal. Pero es innegable el hecho que la exposición al medio ambiente urbano y al estrés de la vida moderna hacen que los cuidados comiencen ni bien se pasan los 25 años y que se deba observar una rutina sostenida para que la piel no sufra efectos nocivos y envejezca prematuramente. Las cremas de noche resultan un aliado inmejorable para llevar a cabo cualquier plan de cuidado corporal y facial ya que en la noche tanto el ritmo respiratorio como la circulación y la microcirculación sanguínea mejoran. El descanso permite a las células regenerarse y oxigenarse. La piel está más propensa a la absorción de los ingredientes nutritivos y humectantes.

Día vs Noche

Las preparaciones nocturnas se diferencian de las cremas de día porque su textura es más untuosa y su formulación está enfocada en nutrir y estimular la renovación celular y la elasticidad de la piel, ayudando a la eliminación de toxinas, aportado ingredientes anti- edad y atenuantes de las líneas de expresión. Las cremas de día son principalmente humectantes y basan gran parte de su accionar en proteger a la piel de los rayos UVA Y UVB.

Las cremas de noche defienden al cutis de los daños causados por el maquillaje mal retirado, la contaminación y suciedad del aire, los rayos del sol, la deshidratación por estrés y una pobre alimentación e ingesta de agua.

Uno de los mitos concernientes a las cremas de noche o los serums nocturnos es que su uso está reservado a los productos comerciales o profesionales, con proliferación de complejos químicos anti- edad, peeling controlados, o siliconas de acabado aterciopelado. Sin embargo,  es posible crear productos caseros que atiendan a las necesidades de cada tipo de piel basados en ingredientes naturales que esta podrá aprovechar en toda su plenitud.

Consejos:

  • La piel del cutis debe estar limpia antes de la aplicación de la crema nocturna.
  • La crema nocturna debe aplicarse por lo menos 15 minutos antes de ir a dormir para que comience el proceso de absorción del producto y no se pierda parte de él bajo las sábanas o en la almohada.
  • Aplicar la crema con suaves masajes circulares estimulando la absorción de la piel.
  • Si se aplica la crema para rostro en la zona de los párpados, formar con los dedos un arco que comience en el párpado superior y termine cerca del lagrimal, trabajando la zona con especial intención de que penetre en donde están las arrugas.

Ingredientes ideales para una crema nocturna:

A la hora de comprar, no olvide prestar atención a los ingredientes.

  • Hiedra: excelente para la microcirculación y por ende aliada eficaz de todos los rostros con rosácea o derrames. También es reconstituyente.
  • Manzanilla: por su carácter descongestivo y su aporte de azuleno.
  • Abedul: cicatrizante.
  • Crataegus: poderoso estimulante de la circulación.
  • Árnica: descongestivo.
  • Fucus: mejorador de la circulación y vitaminizante (no usar si se es hipertiroideo)
  • Rosa Mosqueta: cicatrizante, anti-edad y vitaminizante.
  • Avena: nutriente y suavizante.
  • Almendras: nutriente profundo.
  • Jojoba: suavizante, reconstituyente y antioxidante.
  • Oliva: nutriente de las células epiteliares.
  • Té verde: antioxidante y vitamínico.
  • Germen de trigo: vitamina E y antioxidante.
  • Hipérico: vitaminico, fortalece las defensas.
  • Caléndula: cicatrizante.
  • Romero: antimicrobiano, antioxidante, antiinflamatorio.
  • Gingko Biloba: estimulante de la actividad circulatoria, antioxidante.
  • Castaño de Indias: cicatrizante y circulatorio.
  • Arándano: anti-edad

Una crema para cada lugar del cuerpo

Qué buscar en cada tipo:

  • En las cremas para el rostro, lo importante es trabajar en relajar el rostro y atenuar las líneas de expresión, impurezas e imperfecciones.
  • En las cremas para el cuello, nutrir y trabajar en la elasticidad y firmeza de la piel.
  • En las cremas para las manos, estimular la acción cicatrizante y suavizante.
  • En las cremas para las piernas, buscar una acción descongestiva, estimular la circulación sanguínea y la eliminación de toxinas.

Tratamiento corporal integrall

Atención: algunos de los ingredientes pueden cambiarse de acuerdo a lo que se busca en cada tipo de crema.

Recetas caseras

Crema base para el rostro:

  • Cera de abeja virgen, 1 cucharada
  • Aceite de rosa mosqueta, 2 cucharadas
  • Aceite de germen de trigo, una cucharada
  • Agua destilada, 250 centímetros cúbicos
  • Glicerina, una cucharada
  • Manzanilla, una cucharada colmada
  • Tintura de abedul, 20 gotas
  • Extracto de avena, 40 gotas

Pasos a seguir

Calentar a baño de María la cera de abeja virgen e incorporar los aceites de rosa mosqueta y germen de trigo. Por otro lado, hacer una infusión de manzanilla con el agua destilada, filtrar con filtro para café y mezclar la glicerina en la infusión. Aproximadamente a 75 grados, combinar la mezcla de aceites y la infusión con una batidora eléctrica. Dejar enfriar e incorporar la tintura de abedul y el extracto de avena.  Colocar en un frasco higienizado y esterilizado.

Nota: esta receta es orientativa. En caso de pieles normales a grasas, se recomienda una mezcla de infusiones de té verde con manzanilla, o reemplazar la cantidad de agua en infusión por agua de rosas. En pieles con más necesidad de nutrición, agregar aloe, jojoba, aceite de palta o manteca de karité. Los extractos, aceites o tinturas también pueden reemplazarse por otros de su preferencia, siempre respetando las cantidades.

Crema base para cuello, manos y piernas

  • Cera de abejas virgen, 3 cucharadas
  • Aceite de aloe vera, 2 cucharadas
  • Aceite de oliva, 1 cucharada
  • Aceite de almendras, 1 cucharada
  • Aceite de caléndula, 1 cucharada
  • Agua destilada, medio litro
  • Glicerina, 2 cucharadas

Combinar y derretir a baño de María la cera de abejas junto con los aceites. Por otro lado, calentar el agua destilada hasta 75 grados. Retirar del fuego e incorporar la glicerina. Combinar los aceites y el agua con una batidora eléctrica. Dejar enfriar.

Crema para manos

A la preparación base agregar:

  • Tintura de castaño de Indias, 20 gotas
  • Extracto de abedul, 30 gotas
  • Aceite o tintura de romero, 1 cucharada
  • Aceite esencial de geranio, 6 gotas.

Crema para cuello:

A la preparación base agregar

  • Gel de aloe vera, 1 cucharada
  • Extracto de arándano, 20 gotas
  • Agua de rosas, 2 cucharadas
  • Aceite de jojoba, 40 gotas

Crema para piernas:

A la preparación base agregar

  • Tintura de crataegus, 20 gotas
  • Tintura de castaño de Indias, 20 gotas
  • Tintura de árnica, 15 gotas
  • Aceite esencial de menta, 8 gotas

Comments are closed.