Salud Psicología Crisis de pánico: sepa cómo reconocerla

Crisis de pánico: sepa cómo reconocerla

septiembre 8, 2017

A varios días de ocurrido el terremoto y maremoto que azotó a gran parte del centro sur de nuestro país, la población en general comienza a sentir los efectos psicológicos que la catástrofe trajo consigo. Muchas personas han experimentado intensas situaciones de angustia que no tienen explicación, o incluso han vivido sensaciones de profundo temor.

El psicólogo y docente Carlos Varas, explica que las constantes réplicas que acompañan un fuerte sismo o terremoto son terreno fértil para el desarrollo inicial o recurrente de las llamadas crisis de pánico, por lo que da algunos consejos para poder reconocerlas y combatirlas.

Según explica Varas, las crisis de pánico son episodios de angustia extrema que se manifiestan de manera repentina y abrupta y cuyos síntomas están marcados por fuertes palpitaciones, sudoración general y particularmente de las manos, temblor, calofríos, sensación de falta de aire, malestar y/o dolor torácico, náuseas o malestar abdominal, mareos o sensación de inestabilidad, o despersonalización (que es sentirse extraño en el propio cuerpo). Al mismo tiempo, puede aparecer un claro temor a perder el control o a enloquecer, y miedo a morir, aún cuando no exista un evento o situación peligrosa.

En general, la cantidad e intensidad de estos síntomas varía de persona en persona, así como las estrategias para hacerle frente. “Algunos evitan salir y encontrarse en lugares donde se sienten más vulnerables, como espacios abiertos o con mucha gente, o donde no puedan recibir ayuda de sus conocidos cuando estos síntomas aparezcan”, añade Varas.

Manejo de las crisis de pánico

El docente y psicólogo de la Universidad Mayor, Carlos Varas, da algunos pasos prácticos para hacerle frente a esta enfermedad:

  1. Lo primero es reconocer este cuadro sintomatológico en la propia persona, de modo de recordar a su vez, que este intenso temor es justamente sólo eso.
  2. Lo segundo es tener presente la naturaleza normal y absolutamente humana en la experimentación del temor, sobre todo luego de las lamentables catástrofes ocurridas en nuestro territorio.
  3. Ante la experimentación del temor luego de un sismo no hay mucho que hacer, es más, esta reacción es completamente coherente e incluso adaptativa, ya que prepara naturalmente al cuerpo para protegerse y prevenir el sufrimiento de una herida o un daño mayor.
  4. Lo que sí se puede hacer es regular y decidir sobre las acciones que acompañan la sensación de temor.  En el caso de los sismos, lo que sí se puede y debe hacerse es preparar acciones concretas de resguardo y protección de uno mismo y de los demás, para aumentar la sensación de control y seguridad ante un sismo. Esta sensación de control se ve potenciada a través de la coordinación de la red institucional en la que nos movilizamos, debiendo nosotros exigir como sociedad que colegios, empresas y organizaciones diseñen e implementen pautas de acción ante las emergencias y evacuaciones.
  5. En caso de requerir mayor apoyo para articular todos estos pasos y llevarlos a cabo de manera efectiva, así como para ayudar a disminuir los síntomas cuando estos sondemasiado intensos y perturbadores, se recomienda acudir a profesionales de las salud mental que apoyen en el aprendizaje e incorporación de estas acciones, así como en el control farmacológico de las crisis, en caso de ser necesario.

Comments are closed.