Salud » Pareja y Sexualidad » Cuidado íntimo femenino

Cuidado íntimo femenino

septiembre 29, 2011

Nuestro cuerpo, en estado de salud, sabe cuidarse a sí mismo, buscando su propio equilibrio.

Si entra polvo en los ojos aparece el lagrimeo, estornudamos si se obstaculizan las fosas nasales, si el estomago está vacío da señales al cerebro que se traducen como sensación de apetito, mantiene su temperatura corporal constante, etc.

En el caso de la salud íntima femenina, la vagina cuenta con una función auto-depuradora, de humectación y lubricación a través de la secreción mucosa que normalmente se produce en el canal vaginal.

El nivel de acidez de esta mucosa mantiene en equilibrio la flora vaginal. La flora bacteriana tiene “una población” protectora frente a la colonización externa. La bacteria más característica es el llamado “bacilo de Döderlein”, bacteria normal de la vagina que transforma el glucógeno en ácido láctico, cuya función es la de desinfectante vaginal.

Además de la protección que la autodepuración de nuestro cuerpo brinda, manteniendo el pH adecuado, hay que considerar que la higiene exterior no debe alterarlo.

Recomendaciones para no alterar la acidez del pH normal.

Sin que la higiene íntima se transforme en una obsesión, recuerde los siguientes consejos:

  • No aplique desodorantes íntimos, ni ningún producto de higiene de alto contenido químico.
  • Usar jabones de limpieza especiales (hay algunos que contienen ácido láctico)
  • No realizar duchas vaginales.
  • Mantener la zona libre de humedad: mal uso de toallas íntimas, exceso de transpiración.
  • No usar guantes ni esponjas ya que contienen gérmenes.
  • Cambiar siempre la ropa húmeda por ropa seca (trajes de baño)
  • Lavar la ropa interior con detergentes suaves
  • Limpiar la zona genital de adelante hacia atrás,  usando papel blanco y sin perfume.
  • Lavarse después de mantener relaciones sexuales, y orinar primero para eliminar residuos.
  • Tanto los tampones como las toallas íntimas deben ser cambiadas idealmente cada 4 horas
  • No utilizar pantalones muy ajustados ya que impiden respirar a los genitales. La secreción aumenta y, por lo tanto, también el riesgo de padecer enfermedades.
  • Evitar el uso de ropa interior sintética

De contraer alguna infección, evite inmediatamente las relaciones sexuales. Los estudios médicos indicarán qué causó la infección, que mayormente son producidas:

  • Como consecuencia de los cambios hormonales, ingesta de antibióticos fuertes (Hongos)
  • Por transmisión sexual (Bacterias y Parásitos)

Comments are closed.