Salud El Pediatra en Casa Del nacimiento a los tres meses

Del nacimiento a los tres meses

junio 9, 2017

Los cambios y reacciones más comunes

El crecimiento del bebé comienza en el momento de su gestación y continúa a través de toda su vida. Durante ese camino, sus padres tendrán que enfrentar muchos aspectos positivos y, otros, no tanto. Aquí, una guía para dejar de lado cualquier temor e inseguridad.

Durante las primeras semanas de vida, el bebé comienza a desarrollarse físicamente, a establecer sus propios hábitos, a adquirir su personalidad y a entender el mundo que lo rodea. Algunos aspectos de su crecimiento para tener en cuenta:

Desarrollo físico

La mayoría de los bebés pesa entre 3 y 5 kilos al nacer y mide de 40 a 55 centímetros de largo. Sin embargo, durante los primeros días de nacimiento, pierde entre un 5 y un 10% de su peso. Esto es perfectamente normal. Entre el quinto y séptimo día, deberá comenzar a aumentar de peso en forma muy rápida. En los primeros seis meses, sumará un promedio de un kilo por mes ó 30 gramos por día, aproximadamente. Su altura se incrementará a un ritmo de unos dos centímetros y medio por mes. Pero tenga en cuenta que estos números representan una vasta generalización.

Temperamento

Seguro se preguntará qué  clase de hijo tendrá: ¿será sereno y de buen carácter o difícil? Aunque cada cual es único, los psiquiatras Stella Chess y Alexander Thomas, en una investigación, descubrieron que los caracteres de los bebés pueden encuadrarse en cuatro grupos:

  • Bebés fáciles: alrededor del 40% de los bebés fácilmente entran en una rutina regular y se adaptan a nuevas situaciones y estímulos. Esto no significa que no tengan sus malos momentos, pero suelen dormir una cantidad regular de horas, comer a intervalos regulares y los alegra que gente nueva los sostenga y juegue con ellos.
  • Bebés difíciles: sólo el 10% puede ser llamado “difíciles”. Estos son lentos para desarrollar rutinas.
  • Bebés lentos: alrededor del 15% de los bebés son difíciles de otra manera: en vez de demostrar sus temores o incomodidad llorando o mostrándose irritables, tienden a replegarse. Necesitan persuasión y estimulación constantes para adaptarse a nuevos lugares y estímulos.
  • Bebés combinados: el 35% restante participa de las características de los otros tres tipos.

Comunicación 

Aunque su bebé no podrá  hablarle con palabras durante por lo menos 12 meses, será capaz de usar otros poderes de expresión:

• La mirada de sus ojos.

• Sus sonrisas o muecas de desagrado. Sus balbuceos

• Arrullos y suspiros.

• El llanto.

Durante los primeros tres eses de vida, llorar será el más importante medio de comunicación. La investigación indica que, en los primeros tres meses, alrededor del 70% de los bebes llora un promedio de dos horas y media por día. Se irritará o llorará cuando tenga hambre, esté incómodo, cansado o dolorido. También, cuando quiera llamar la atención de su madre.

Costumbres

Pausada pero seguramente, usted irá  conociendo a su bebé: qué significa su llanto, qué ayuda a satisfacerlo, qué juguetes lo estimulan o tranquilizan, cómo actúa cuando tiene hambre o sueño. Demás está decir que usted tendrá bastante que hacer simplemente asegurándose que coma lo suficiente y manteniendo limpios y secos sus pañales. Veamos los cuidados uno por uno.

Alimentación 

En las primeras semanas de vida, los bebés tienden a sentirse mejor si se les permite comer de acuerdo con sus propios ritmos. Por lo general, quieren hacerlo cada dos a cuatro horas durante los primeros meses, aunque algunos lo prefieren más a menudo y otros, menos. Si pasara más de cuatro horas durmiendo, debería ser despertado para comer.

En esta etapa, el único alimento que necesitan es la leche de pecho. Un recién nacido con un promedio de 3 kilos y medio requiere alrededor de 400 a 500 centilitros de leche: unas 360 calorías por día.

Sueño 

Durante los primeros días de vida, puede pasar durmiendo 23 de las 24 horas del día. Probablemente, lo haga de 16 a 18 horas dos semanas después. Por lo general, este tiempo se extiende libremente durante el día y la noche, y así un bebé duerme un promedio de 2 a 3 horas a la vez con cortas interrupciones despierto. Probablemente, no será antes de los 3 meses que su bebé establecerá un programa regular de sueño y despertar.

Otros hábitos

La mayoría de los bebés necesitan que los cambien entre 8 y 12 veces por día. De entrada, las heces tendrán un color verde negruzco. Después de unos días o una semana la frecuencia y consistencia de su movimiento intestinal variará según si se lo alimenta con pecho o mamadera.

Promedio de habilidades

Alrededor de los tres meses, la mayoría de los bebés puede:

• Levantar la cabeza y el pecho.

• Juntar las manos.

• Tratar de alcanzar un objeto, aunque, por lo general, sin lograrlo.

• Tomar un sonajero o cuchara.

• Controlar el movimiento de la cabeza estando sentado.

• Prestar atención a las voces y reconocer las de los padres.

• Sonreír y responder.

La mejor posición al dormir

La mayoría de los expertos concuerdan en que lo más sano para los bebés es que, hasta los 6 meses, duerman de espaldas o de costado. Dormir de un solo costado puede ser un hábito que, durante un tiempo, haga aparecer sus cabecitas asimétricas. ¡No se alarme! La cabeza se redondeará naturalmente con la edad, a medida que sus huesos continúan endureciéndose y fusionándose.

La cara de mamá: su primer recuerdo

Aún antes de que el bebé cumpla un mes, habrá desarrollado modelos de memoria: podrá recordar una imagen visual o un sonido durante 24 horas si se lo repite con frecuencia. Esto explica por qué la cara de mamá o el sonido de su nombre están entre las primeras cosas que reconoce y recuerda.

¿Qué hacer cuando el bebé llora?

-Nunca debería dejarlo sólo; el niño necesita atención cuando está llorando. Su tarea es confortarlo. Dejar que el niño llore sin hacerle caso nunca es una buena idea, aunque oirá con frecuencia este consejo. Si al bebé se le niega atención en las primeras semanas y meses puede crecer como una persona introvertida, tímida y reservada.

-Asegúrese de que está alimentado, con pañales secos y no siente dolores.

-Si sigue llorando, levántelo y téngalo cerca. Hamáquelo.

Póngale el chupete. Háblele con palabras suaves.

-Después de todo esto, su bebé aún puede seguir irritado, molesto e, incluso, seguir llorando. No entre en pánico: el suyo puede ser uno de esos bebés difíciles. Pero, si el instinto le dice que algo malo puede estar sucediendo, no lo ignore. Llame a su médico.

Comments are closed.