Actividad Física » Deportistas de temporada… ¡cuidado con las lesiones!

Deportistas de temporada… ¡cuidado con las lesiones!

junio 4, 2015

Muchas veces por apresurarnos para mejorar nuestro estado físico ante la llegada del verano, exigimos a nuestro cuerpo más de lo que deberíamos. ¿Conclusión? Nos lesionamos. Sepa prevenirse.

Llega el verano y motivados por los días de calor, la cercanía de las vacaciones, o apurados por el tiempo donde se muestran los músculos y la piel, comienza la temporada alta de los gimnasios o los parques llenos de gente en ropa deportiva… y llega también el tiempo de lesiones.

Surgen los “deportistas de temporada”, ese conjunto de personas que no sigue una práctica deportiva planificada y estable durante el año pero que deciden comenzar una actividad física  que les ofrezca resultados rápidos.

Pero… ¿está mal hacer actividad física? ¡Claro que no! pero el cuerpo se acostumbra a lo que hacemos, y si durante el año hay sedentarismo, es preciso comenzar de a poco, con estímulos acordes al estado físico.

Los pasos previos

Cuando se buscan resultados rápidos se suele cometer el error de obviar pasos previos indispensables para comenzar a entrenar. Esto implica, además de la consulta al médico para que realice el apto físico, una consulta con especialistas que ayuden a prevenir lesiones y dolores que luego repercutirán en el objetivo físico, en las actividades laborales o vacacionales.

Si bien el cuerpo está hecho para el movimiento, todos los sistemas fisiológicos requieren un tiempo de adaptación y de recuperación. Toda sobrecarga excesiva es potencialmente lesionante, por lo que sin una correcta evaluación inicial, pueden sobrevenir cualquier tipo de lesiones, contracturas y dolores por mala técnica o por ejercicios demasiado intensos que fatigan musculatura accesoria; desgarros, por no elongar correctamente; tendinitis, por esfuerzo repetidos, contracturas  musculares, entre otros.

Siempre es aconsejable realizar una evaluación postural antes de cualquier actividad, por ejemplo: ¿cómo están los ligamentos?, ¿Qué tan cortos están los Isquiotibiales?, ¿Utilizo una buena técnica en la ejecución de los ejercicios?, o incluso… ese ejercicio que estoy haciendo ¿es adecuado para mí?

Consejos preventivos

  • Realizar un chequeo médico para saber que es posible hacer actividad física.
  • Pautarse objetivos reales para evitar la frustración.
  • Usar calzado y ropa adecuada.
  • Chequear que sus articulaciones mejoren el rango de movimiento, para eso no olvidarse nunca de elongar durante por lo menos un minuto cada grupo muscular trabajado.
  • Una buena hidratación y alimentación saludable.
  • Trabajar en la prevención, visitando al kinesiólogo para que realice un buen análisis postural, evaluando la técnica de los movimientos y realizando las terapias que se necesiten (masajes u otras) para  ir acompañando a la persona durante su actividad física.

Asesoramiento: Por Prof. Silvia López Senés, M.N. 8739 Kinesióloga Fisiatra

Comments are closed.