Buenas Noticias » Diabetes: ¿Quién es el culpable de esta epidemia mundial?

Diabetes: ¿Quién es el culpable de esta epidemia mundial?

abril 25, 2016

El Dr. Manuel García de los Ríos, Premio Nacional de Medicina 2016, especialista en Medicina Interna y en Diabetología, se refirió a la “cocacolonización del mundo” y al abundante consumo de papas fritas, además aclaró las verdades y derrumbó mitos en torno a la diabetes.

“En los últimos 10 años la diabetes en Chile ha aumentado en más de 80%”, indicó el Dr. Manuel García de los Ríos, durante el tradicional desayuno que el Premio Nacional de Medicina ofrece a los medios de comunicación, ya que se trata del galardón más importante de índole médico que se entrega en Chile. En la ocasión, también estuvo presente la Dra. Gloria López, Presidenta de la Asociación de Sociedades Científicas Médicas de Chile (ASOCIMED) y Presidenta del Jurado que otorga este reconocimiento.

El Dr. García de los Ríos explicó que este alarmante incremento se debe a diversos factores, entre los cuales nombró el aumento de las expectativas de vida, lo que eleva el número de personas con enfermedades crónicas. “En la década del 50 la esperanza de vida era alrededor de los 44 años y actualmente es poco más de 80 años”, señaló.

Otro factor que mencionó fue el cambio demográfico de las últimas décadas, en que la población urbana llegó al 85%. “La diabetes se presenta con el doble de frecuencia en citadinos”, añadió.

Sin embargo, el especialista hizo hincapié en dos factores preponderantes que se suman a los ya nombrados: malos hábitos alimenticios y sedentarismo.

“Gran parte de los malos hábitos alimenticios adoptados por los chilenos se debe a lo que se denomina como “cocacolonización” del mundo, que es la masiva y efectiva publicidad de las bebidas azucaradas y otros productos alimentarios con elevados índices de grasas saturadas, por lo que lamentablemente son la base de la alimentación de muchos chilenos”, enfatizó.

Asimismo, el Premio Nacional de Medicina 2016 advirtió que recientemente se descubrió que la papa, consumida en exceso, es uno de los alimentos que más favorece la diabetes, especialmente si es elaborada en forma de fritura.

Dos tipos de diabetes

El Dr. García de los Ríos explicó que la diabetes es una enfermedad crónica que aparece cuando el páncreas no produce suficiente insulina (hormona que regula el azúcar en la sangre) o cuando el organismo no utiliza eficazmente esta hormona.

Existen dos formas de diabetes: Tipo 1 y Tipo 2. La primera solía denominarse “insulino-dependiente” porque los pacientes dependen en forma vital de la inyección de insulina diaria y más de una al día para compensar la falta absoluta de esta hormona. Generalmente la desarrollan personas jóvenes, especialmente en la niñez y adolescencia, por lo que es infrecuente que se dé en personas mayores de 35 años.

“Este es el tipo de diabetes que se presenta con los síntomas que todo el mundo conoce como, por ejemplo, sentir mucha sed, orinar varias veces al día y bajar bruscamente de peso”, enumeró.

El galardonado médico señaló que la ciencia aún no determina las causas de este tipo de diabetes. “Probablemente se deba a algún tipo de virus que produce daño particular en las células que desarrollan la insulina en el páncreas y que generan modificaciones que hacen que el individuo desconozca a sus propias células y las destruya”, argumentó.

Uno de cada 4 adultos mayores es diabético

En relación a la diabetes tipo 2, el Dr. García de los Ríos aseveró que dicha patología puede presentarse en todas las edades. Precisó que aumenta la frecuencia de casos en personas sobre los 45 años. Sin embargo, en los mayores de 65 años se presenta en el 25.8% de la población en Chile, es decir, 1 de cada 4 adultos mayores es diabético. Dato relevante para un país cuya población va envejeciendo.

“Dado que este tipo de diabetes se presenta sin síntomas, la Asociación Americana de Diabetes recomienda a todas las personas que tienen más de 45 años, realizarse los exámenes para detectar esta enfermedad de manera oportuna. Por lo mismo, también aconseja realizar esta pesquisa a personas menores de 45 años y que tengan los siguientes factores de riesgo: ser obeso, tener antecedentes de diabetes en la familia y, en el caso de las mujeres, haber dado a luz guaguas de más de 4 kilos”, subrayó.

Verdades y mitos de la diabetes

El Premio Nacional de Medicina aprovechó la oportunidad para aclarar verdades y destruir mitos en torno a esta gran epidemia.

Mito: Tener buena o mala cicatrización se asocia con diabetes. “Esta es una confusión típica y tiene que ver con las neuropatías que producen una especie de anestesia en las extremidades inferiores en que la más mínima lesión producida por un zapato, por ejemplo, puede producir una erosión que si se infecta, puede transformarse en una potencial amputación. Para llegar a este extremo, el paciente además debe tener mala circulación en las piernas”, explicó.

Mito: Insulina produce ceguera. “Según mi experiencia clínica, la gente suele creer que la insulina produce pérdida de visión porque quienes la han padecido durante largos años y no han tenido un tratamiento adecuado, pueden derivar en lesiones graves a la retina. Suele coincidir en que aquellos pacientes que dejan de responder a los medicamentos orales se les pasa a tratamiento con insulina justamente en el momento en que la progresión del daño a la retina produce pérdida de la visión”, señaló.

Mito: Diabetes sólo da a personas con sobrepeso y obesidad. Aunque es poco frecuente, también hay personas con peso normal que pueden padecer diabetes. Sin embargo, destacó que el 80% de los diabéticos tipo 2 fueron obesos al inicio de la enfermedad.

Verdad: Cuánto más tarde se inicie la diabetes, menos posibilidad de tener complicaciones como neuropatía diabética o pérdida de la vista. Si un paciente genera diabetes después de los 70 años es poco probable que sufra complicaciones severas.

Verdad: Todo diabético tipo 2, al ser diagnosticado, debe realizarse dos exámenes fundamentales: examen de fondo de ojos y análisis de la función del riñón. Tanto el daño a la retina como los problemas al riñón son complicaciones silenciosas de la diabetes. “Estudios demuestran con gigantescas casuísticas que, en promedio, los pacientes pasan 7 años sin diagnósticos por falta de síntomas”, aseguró. Añadió que el estudio de fondo de ojos puede determinar la cantidad de años que el paciente tiene diabetes. En tanto, en el caso del daño renal, los exámenes determinan si se es candidato a diálisis e, incluso, a trasplante renal.

Verdad: El sólo hecho de ser obeso es un factor de riesgo, pese a no tener antecedentes familiares.

 

Comments are closed.