Salud » Diarrea: Cómo tratarla y prevenirla

Diarrea: Cómo tratarla y prevenirla

noviembre 30, 2015

Suele ser una afección frecuente en el verano. Múltiples son sus causas, pero, como siempre, la higiene es la mejor prevención.

La diarrea consiste en la disminución de la consistencia, el aumento de frecuencia de las deposiciones habituales del niño, o ambas. La materia fecal puede ser más blanda, desligada, líquida o más frecuente. Se considera diarrea prolongada cuando dura más de 14 días y crónica, por más de 3 semanas. El proceso terminará cuando el cuerpo elimine la toxina o infección que la provocó.

Las causas

Puede ser causada generalmente por virus, bacterias, parásitos, intoxicación con alimentos, medicaciones -sobre todo antibióticos-, alergias por alimentos, deficiencias de enzimas (como la intolerancia a la lactosa) o sustancias tóxicas.

En la mayoría de los casos no es necesario hacer un cultivo de materia fecal, salvo que el niño presente sangre, moco o diarrea prolongada. En general, el niño puede ser controlado en su casa hasta que cure (3 a 7 días aproximadamente). La sola descripción de los síntomas suele determinar la posible causa de diarrea del niño.

El riesgo de la deshidratación. Signos que ayudan a identificarla:

  • Llanto sin lágrimas.
  • Boca seca, aumento de sed.
  • Orinar menos (no moja el pañal).
  • Ojos hundidos.
  • Adormecimiento, falta de intención de jugar.

Tratamiento

Consiste en la prevención o tratamiento de la deshidratación, prevención de la malnutrición y tratamiento farmacológico (mayormente no es necesario).

  1. Prevención y tratamiento de la deshidratación
  • Dar abundante líquidos: agua hervida, agua de arroz, caldo casero, sales de rehidratación oral.
  • No suspender la leche, ni diluirla, usar azúcar en lugar de edulcorantes dietéticos.
  • No ofrecerle gaseosas, jugos envasados o de frutas y otras infusiones caseras como té de payco, anís o manzanilla.
  • Continuar con alimentación habitual para prevenir la desnutrición pero darle varias porciones al día muy fraccionadas para evitar el vómito.
  • No suspender los alimentos sólidos y no darle verduras crudas.

2. Prevención de la malnutrición: Luego de 3 a 4 hs de rehidratación es recomendable iniciar la realimentación. Es preferible evitar al inicio algunos alimentos: fibra vegetal, cítricos, guisos, fritos, embutidos y salados, grasas, café, gaseosas, jugos azucarados, dulces.

¿Cuándo consultar al médico?

  • Signos de deshidratación.
  • Cantidad de evacuaciones o vómitos superior a la cantidad del líquido que ingiere el niño.
  • Fiebre alta y que no cede ante medidas antitérmicas.
  • Diarrea acompañada de vómitos que impiden la ingesta adecuada de líquidos.
  • Deterioro franco del estado general en las últimas 6 a 12 hs.
  • Presencia de moco, pus o sangre en la materia fecal.
  • Diarrea persistente por más de dos semanas a pesar de las recomendaciones alimentarias señaladas.

La opinión del especialista

Dra. Vanesa Fainboim, especialista en pediatría y adolescencia

¿Qué alimentos están permitidos durante la diarrea?

Agua mineral, carne, pollo o pescado desgrasado bien cocido, zapallo, zanahoria cocida, arroz hervido recocido, harina de maíz, tostadas, pan tostado, caldos colados, polenta, maicena, queso rallado, sémola, fideos, huevo duro, gelatina común, manzana, banana (frutas astringentes), dulce de membrillo, yogur entero o firme de vainilla, aceite, jamón cocido. Se recomienda comer poca cantidad y frecuentemente. Si vomita, ofrecer líquidos fríos en cucharita cada 2 a 3 minutos para no distender el estómago en forma abrupta y aumentar probabilidades de retención del líquido ofrecido.

¿Cómo prevenir la diarrea?

Si el niño toma pecho es la mejor protección. Lavarse las manos con agua y jabón al salir del baño, luego de cambiar pañales, antes de alimentar al niño y antes de preparar la comida; cuidar la higiene de la casa, utensilios de cocina, mamaderas y juguetes; no mezclar utensilios usados para carne con los de otros alimentos; cocinar y lavar bien los alimentos y mantener la cadena de frío; conservar bien tapada la basura.

Comments are closed.