Salud » Psicología » Dieta, pareja, imagen… ¿por qué nos obsesionamos?

Dieta, pareja, imagen… ¿por qué nos obsesionamos?

marzo 30, 2015

Empiezan como una preocupación y terminan en un círculo vicioso que nos roba la paz interior. Sepa distinguirlas y superarlas para recuperar el bienestar y control de su vida.

Las obsesiones surgen siempre ante una idea o  situación que nos asusta, o bien, que nos generan incertidumbre. El camino que nos lleva a la obsesión, curiosamente es muy racional y lógico. Parecería razonable querer aplicar el control y el orden ante el temor de que algo pueda ir mal. Esto hasta cierto punto es normal y está bien sentir que controlamos nuestro entorno.

Los miedos y las obsesiones comienzan con una leve preocupación sobre algo. La diferencia es que cuando se convierten en obsesión, se entra en un círculo vicioso donde se le da muchas vueltas al asunto y sobre todo nos roba el bienestar interior, produciéndonos una angustia que se estanca.

¿Estoy ante una obsesión?

El primer paso para detectar si un problema se ha convertido en una obsesión, sería analizar bien el motivo de la preocupación, y ver si es realista o exagerado. Normalmente si se siente muy mal emocionalmente y ve que está altamente afectado por algo que no es tan grave, sería una obsesión. Es necesario contar con la opinión del exterior. Lo más recomendable sería visitar a un profesional de la psicología para descartar una patología.

Tres pasos para saber si estamos obsesionados

  • El primer paso será que la persona diferencie lo que es una preocupación normal y lo que ya traspasa la barrera de lo patológico. Deberá ser consciente de que es normal que algo le preocupe, pero no es normal que afecte de una manera desmedida y que lo limite en otras facetas de su vida.
  • El segundo paso sería reconocer que tenemos una obsesión y aceptarlo. De esa manera estará haciendo consciente su problema y será más fácil eliminarlo. En su mente quedará una sensación de reconocimiento como: “tengo una obsesión y voy a poner los medios para eliminarla”.
  • El tercer paso sería racionalizar ese temor exagerado. Debata sobre el tema y trate de encontrar razones que fundamenten que eso que lo preocupa, no es tan grave. Cuando encuentre una razón convincente que realmente usted crea, será cuando irá remitiendo la obsesión. No se trata de que se engañe a usted mismo cambiando de pensamientos, es necesario encontrar un argumento que usted crea verdadero.

    Esto a veces no es tarea sencilla, pero hay que buscar esa razón que le permita ver que su temor no es para tanto. En la vida a todos nos pasarán cosas negativas, pero eso no debe impedir que sigamos caminando y mucho menos nos tiene que robar la felicidad.

¿Cuáles son las principales obsesiones?

  • Con la comida

Las consecuencias de una obsesión son variadas y dependerán del tipo de obsesión. Tener una obsesión con la comida puede conducir a cuadros de bulimia y anorexia, ya que la obsesión funciona como una barrera psicológica que no permite modificar de manera saludable el peso de una persona.

  • En lo amoroso

La persona idealiza al objeto de su amor e intenta poseerlo. Por lo general se presenta en personas de baja autoestima que proyectan en el otro el complemento perfecto, y de no poder conseguirlo o perderlo pueden llegar a matar “por amor”.

  • En el consumo

La obsesión por las marcas es uno de los casos más frecuentes. Sufrimos una adicción si sólo queremos productos que sean de marca y si les asociamos ideas como pensar que por consumir estos productos pertenecemos a un mayor nivel o status social, si nos hace sentir más seguros y si creemos que son necesarios para relacionarnos socialmente.

Formas de superarlo

Los tratamientos van dirigidos al uso de estrategias, a ayudar a la persona a mirar dentro de sí misma, a racionalizar sus pensamientos para evitar las conductas repetitivas y para que cambie las reacciones a esos pensamientos modificando la importancia concedida a ellos. Los pensamientos se irán haciendo menos frecuentes y menos molestos.

Para recuperar el equilibrio y salir del círculo obsesivo sería recomendable la práctica de las siguientes estrategias:

1.- La primera regla es observar y registrar nuestras obsesiones y  mejor, si se hace un registro por escrito. La observación ha de hacerse de un modo neutro, sin intervenir ni combatir; algo similar a la meditación. Solo observar y registrar.

2.- Introducir variables nuevas en el repertorio de nuestras rutinas, que nos lleven a improvisar y a flexibilizarnos, cambiando conscientemente nuestros hábitos.

3.- Revisar nuestras convicciones y creencias. Muchas de ellas pueden ser erróneas, siendo especialmente nocivas aquellas que nos producen culpa y remordimiento sin fundamento.

4.- Ir tomando decisiones progresivamente, primero pequeñas y poco a poco, ir atreviéndose con otras más importantes. Esto reforzará nuestra autoestima y nos hará más fuertes. El lema sería: “ante la obsesion, accion, en vez de preocupacion”.

Las obsesiones a la orden del día

La mayoría de personas con estos problemas experimentan algún de las obsesiones que pasamos a enumerar:

Obsesión  Conducta compulsiva
 Sobre temas relacionados con la contaminación por suciedad o gérmenes. Ej. Miedo a la enfermedad  Rutinas de limpieza o desinfección. Ej. Lavarse constantemente las manos.
 Comprobación continua que si no se realiza genera un pensamiento catastrófico. Ej. ¿He olvidado cerrar la puerta?  Rutinas de comprobación. ej. Cerrar la puerta varias veces.
 La necesidad del orden. Ej. Malestar por el desorden en la cocina.  Seguir una secuencia estricta. Ej. Limpiar y ordenar la cocina.
 Pensamientos improductivos. Ej. contar.  Repetir el pensamiento. Ej. Contar según una secuencia. Repetir palabras.
 Perfeccionismo en una tarea. Ej. Repasar la secuencia del baño.  Meticulosidad en la tarea. Ej. Lentitud exagerada en la ducha.
 Impulsos agresivos. Ej. Pensar en pegar a un anciano.  Realización unida al deseo de resistirse a la agresión. Ej. Pegar a un anciano al pasar junto a él.
 Impulsos sobre fantasías sexuales. Ej. Imagen pornográfica.  Buscar imagenes. Ej. Colecionar imagenes, fotos…

Comments are closed.