Salud El Pediatra en Casa El nacimiento de los primeros dientes

El nacimiento de los primeros dientes

febrero 8, 2017

Recomendaciones para aliviar las molestias del bebé y medidas preventivas para que la dentadura crezca fuerte.

Cuando nace un bebé los padres están muy pendientes de los cambios físicos, neurológicos y emocionales. Dentro de los físicos, hay uno muy importante que es el nacimiento de los primeros dientes.

Es una etapa dinámica en donde la erupción es propia de cada bebé, a pesar de que hay una generalidad en cuanto a los tiempos de la erupción de los dientes temporarios o caducos, este proceso está “guiado” por la genética y la herencia familiar.

Alerta rojo

  • Durante la etapa del nacimiento de los dientes, los bebés pueden tener lo que se denomina “febrícula”, la cual no es una fiebre crónica sino esporádica y baja.
  • También existe un babeo constante y la saliva es filante (pegajosa).
  • Los bebés se sienten incómodos por el dolor que les provoca el nacimiento de cada diente y lloran mucho. Los padres tienen que tener paciencia.

Cómo aparecen los dientes

  • Primero, en la boca del niño, se visualizan agrandamientos gingivales en el sector inferior anterior (son los primeros dientes que nacen, se denominan “incisivos”). Esto se produce aproximadamente a los seis meses, aunque actualmente se adelantó mucho la erupción y hoy, vemos bebés de cuatro meses con su primer diente temporario en la boca.
  • Luego, van a erupcionar los dientes superiores y más tarde, las muelas inferiores y superiores. Lo ideal es que, a los tres años de edad, el niño tenga su dentadura completa (tanto muelas como dientes).

El Beneficio del Flúor

Para que los dientes erupcionen fuertes y con un esmalte sano, es ideal la ingesta de flúor en gotas a partir de los seis meses del bebé; se supone que la mamá, durante el embarazo, ingirió comprimidos fluorados. Es decir que, los dientes primeros en erupcionar, ya tenían en su formación una cuota de flúor.

Temporarios vs. Permanentes.

Si comparamos estos dientes denominados “caducos” o “temporarios” (porque a determinada edad se empiezan a “caer”, para dar lugar a la aparición de los sucesores que deberían permanece durante toda la vida del individuo) con los permanentes, veremos que existen diferencias.

  • Por ejemplo: los temporarios son menos calcificados, son más blancos, más pequeños y en cantidad son menos, ya que los permanentes, en total son treinta y dos dientes. Generalmente los papás se preocupan porque comparan el color de los permanentes con los temporarios y ven a los primeros más amarillentos; es una condición normal siempre y cuando no sea un color intenso ni amarronado.
  • Es importante aclarar que los dientes del bebé tienen nervio y duelen si están cariados, por lo tanto, es necesario mantenerlos sanos. Y, si están enfermos, hay que curarlos.

Las técnicas para los bebés no son las mismas que para los adultos, se trata de no ser invasivos en cuanto al tratamiento, esto significa   usar menos la turbina y el micromotor y sí instrumental de mano y líquidos remineralizantes.

“Los dientes del bebé al igual que los de los adultos, se deben higienizar”

  • Para aliviarlas molestias que produce el nacimiento de los primeros dientes, los padres pueden realizarle al bebé masajes en los rebordes de la encía, con el dedo (bien limpio), envaselinado.
  • No se recomienda el uso de anestésicos locales para el masaje, ya que el bebé puede tragar la anestesia y eso le provocará sensación de asfixia que lo irritará  y aumentará su nerviosismo. Lo que se busca es tranquilizarlo.
  • También existen cepillos especiales de plástico blando de diferentes formas que se adquieren en cualquier comercio dental, éstos se pueden enfriar en el refrigerador para mayor alivio del bebé. Son cepillos que tienen, en lugar de cerdas, algo semejante a tubitos de goma. Al ponerlos en el refrigerador, la goma se enfría y, al aplicarlos sobre la encía, ésta se desinflama.
  • Los dientes del bebé al igual que en los adultos, se deben higienizar; los primeros dientes se limpian con gasa estéril y solución fisiológica.A medida que el niño nos deje acceder a su boca, se comienza a usar un cepillo con forma de dedo, denominado “dedil” y, ya cuando hubiere muelas se comienza a usar un cepillo de cerdas blandas, parejas; en el comercio se conoce como “cepillo baby”

Asesoramiento: Doctora Mariana Bertolino Depratti, Odontopediatra.

Comments are closed.