Salud El secreto para una vida larga y saludable

El secreto para una vida larga y saludable

noviembre 30, 2017

Podríamos pensar que nuestra salud y expectativa de vida recaen únicamente en la genética, pero en realidad los genes sólo influyen un 30%. El otro 70%  lo determinan nuestros hábitos a la hora de alimentarnos y la cantidad de actividad física que realizamos.

El doctor Joseph Maroon y la doctora Vonda Wright, ambos miembros del Centro Médico de la Universidad de Pittsburgh, han escrito libros que explican cómo vivir saludablemente y agregar hasta unos diez o quince años más a nuestra vida.

En “El factor longevidad”, Maroon nos revela ciertas sustancias de los alimentos que activan un conjunto específico de genes en los humanos que nos hacen más saludables y vivir más tiempo.

Por su parte, Wright explica en su libro “Acondicionamiento físico después de los 40”, por qué el ejercicio es tan importante para alejar a las enfermedades. Incluye ejercicios simples para realizar en casa sin necesidad de contar con equipos o aparatos especiales, y ofrece consejos especiales para quienes sufren de artritis.

El paso del tiempo trae consigo algunos rasgos temidos por todos: falta de memoria, dificultad para movilizarse por cuenta propia, disminución de la audición y visión, entra otros. Estos cambios que parecen ser causados exclusivamente por la vejez, en realidad es el resultado de nuestro estilo de vida. Pero Wright afirma que con la alimentación y ejercicios adecuados, una persona puede llegar a la vejez extraordinariamente rápida y autosuficiente. Claro que nuestro cuerpo cambiará: es la biología del envejecimiento y la naturaleza. Pero llegar a esta instancia sin tantos dolores es posible.

Un increíble ejemplo fue la francesa Jeanne Louise Calmet, quien vivió nada más y nada menos que 122 años. Cuando se le preguntaba el secreto para llegar a esa edad, ella lo atribuía a sus largas caminatas diarias, andar en bicicleta, practicar esgrima y su infaltable copa de vino tinto de cada noche. Estos buenos hábitos pudieron contrarrestar algunos malos de Calmet: fumó hasta los 117 y consumía aproximadamente un kilo de chocolate por semana.

“Comer el tipo correcto de chocolate, claro que en cantidades inferiores a las ingeridas por Calment, puede ser bueno para la salud” explica Maroon. “Pero lo que es particularmente beneficioso es el vino; contiene una sustancia llamada resveratrol, que en los humanos activa los genes que alientan la supervivencia.”

Maroon ha adoptado también el hábito de tomar una o dos copas de vino tinto todos los días. Pero advierte que el límite deben ser dos copas para el hombre promedio y una para la mujer. Si se toma más que eso, los efectos nocivos del alcohol sobrepasan los efectos beneficiosos del resveratrol.

“Queremos vivir bien por mucho tiempo, y morir rápidamente”, dice Maroon. Todos deseamos vivir una vida sana, pero nos cuesta privarnos de ciertos hábitos que atentan contra esa meta. Pero entonces, simplemente deberíamos trabajar para lograr un objetivo: equilibrio entre los hábitos saludables, y los que no lo son tanto.

Fuente: ProSalud News

Comments are closed.