Actividad Física » Entrenar en casa o en el gimnasio

Entrenar en casa o en el gimnasio

julio 6, 2012

¿Qué es más conveniente?

Estamos decididas a hacer ejercicios, pero por falta de tiempo los haremos en casa, frente a la tele. ¿Es lo mismo ejercitarnos por nuestra cuenta o se necesita la presencia del profesor para que dé resultados? Las respuestas de los especialistas.

“Todo entrenamiento o actividad física debe basarse en cumplir nuestros objetivos: no es lo mismo una rutina de gimnasia para bajar de peso,  que una sesión de entrenamiento para el dolor de espalda o una clase para tonificar” explica Diana Bustamante, personal trainer especializada en Pilates y Elongación. Es así como resulta fundamental ante todo establecer nuestras metas para poder alcanzarlas. En esto puede asesorarnos un profesional: entrenador personal, médico deportólogo, kinesiólogo, instructor de fitness, según el caso.

EN EL GIMNASIO

A FAVOR:

“En un gimnasio tenemos variadas actividades para realizar, desde ritmos latinos, aerobics, clases de localizada, aparatos hasta pilates. Esto ayuda a no caer en la rutina y evita aburrirse. Además podemos ir con una amiga o familiar para no abandonar y ayudarnos mutuamente” agrega Bustamante.

Muchos gimnasios pueden ser también un lugar para adquirir nuevos amigos y salir del ámbito social habitual.

EN CONTRA:

A veces hay una gran concentración de personas y esto impide tener el espacio suficiente para realizar los ejercicios con comodidad, las clases al ser generalmente estandarizadas tienden a responder a un objetivo general  y en muchos casos, al ser grupos numerosos, el profesor no logra corregir a los alumnos para que realicen los ejercicios de forma adecuada.

EN CASA

A FAVOR:

Tampoco tenemos que salir corriendo y preocuparnos porque llegamos tarde a la clase, dado que cualquier momento del día puede ser apto y podemos determinarlo en función de las ocupaciones que tengamos en el día.

Si  ya tenemos algo de trabajo corporal y conocemos la técnica, podemos hacer clases con un DVD y algunos elementos como pelotas, bandas, colchonetas, etc.

Hoy en día existen muchos DVD con clases de entrenamiento en el mercado: clases de ritmos, tonificación, Pilates, Yoga, cardiobox y muchas más.

Hacer gimnasia en casa puede ser muy cómodo, ahorramos tiempo,  no tenemos que viajar hasta el gimnasio y podemos aprovechar mejor nuestros ratos libres.

EN CONTRA:

Sin embargo, muchas veces empezamos a inventar excusas: “Hoy no tuve tiempo, estoy muy cansada/o, tengo que trabajar  y empezamos a NO HACER un día… y luego otro… y abandonamos!” agrega Diana Bustamante.

Además, al no tener quien nos controle, corremos el riesgo de hacer los ejercicios de forma incorrecta y no obtener los resultados esperados.

Lo que dicen los deportólogos

La dra Patricia Sangenis directora de Deporte y Salud de Buenos Aires explica que cualquiera sea la actividad que se practique (como por ejemplo, correr o andar en bicicleta) puede realizarse tanto en casa como en un gimnasio.

Sin embargo, es importante tener presente que depende del tipo de ejercicio que realicemos serán las calorías que quememos.

Según la doctora Sangenis la frecuencia con la que realicemos actividad física también dependerá de nuestros objetivos personales: “si la intensidad es moderada es preferible una hora diaria, si el fin es el entrenamiento para una disciplina deportiva, podría ser un plan específicamente diseñado de tres veces por semana”.

Por otro lado, el doctor Carlos Benítez Franco especialista en Deportología sostiene que es más conveniente realizar actividad física en un gimnasio que en nuestra propia casa por los siguientes motivos: “es mucho mejor recibir asesoramiento de un profesor, la actividad se hace más llevadera, hay interacción social y un mayor control de la salud”.

A pesar de que realizar actividad en un gimnasio tiene más ventajas, las dos opciones son convenientes si se está decidido a empezar y mantener una rutina en el tiempo.

MINICONSEJO:

Los tres pilares del éxito del entrenamiento son: la rutina de ejercicios, la dieta y la recuperación. Este último es el período en el que se fortalecen los músculos.

Cómo lograr buenos resultados (en casa y en el gimnasio)

Para ver resultados reales es necesario realizar una rutina de entrenamiento tanto aeróbica como de fuerza muscular en forma progresiva y regular.

Benítez Franco indica que “los grupos más importantes a trabajar son los abdominales, tren superior (espalda, brazos, hombros) y tren inferior (piernas, glúteos, gemelos). Es importante realizar los ejercicios en bloques cortos combinados con actividad aeróbica y con días intermedios de recuperación”.

Muchas personas ni siquiera piensan en hacer actividad física, otras comienzan y abandonan y las que son más conscientes, son aquellas que entrenan regularmente en mayor o menor medida.

En algunos gimnasios y clubes deportivos, se realizan actividades recreativas como andar en bicicleta en grupo, anotarse en maratones, jugar al tenis o practicar las mismas actividades en distintos ámbitos.

Los especialistas sostienen que es importante incorporar nuevos elementos, variar las actividades, realizarlas en nuevos lugares porque esto genera una mayor diversión y ayuda a que no haya un estancamiento en la rutina, y así se pueden notar avances de forma permanente. Además, realizar actividad física mejora el humor de las personas.

Si en determinadas circunstancias no se tiene el tiempo suficiente para dedicarse con una frecuencia de tres o cuatro veces a la semana, es preferible continuar con el ejercicio una o dos veces que abandonarlo.

Por último, es importante aclarar que no hay actividades malas ni buenas. Todas pueden ser efectivas dado que siempre que sean practicadas con responsabilidad, dedicación y se realicen con frecuencia se verán resultados favorables.

La opinión del especialista

Dr. Carlos Benítez Franco, médico especialista en Medicina del Deporte

Recomendaciones a los decididos a empezar:

  •  Evaluar las condiciones de salud y aptitud física en el caso de que se tenga una edad mayor a través de una Prueba Ergométrica Graduada  para valorar la respuesta cardiovascular al esfuerzo además de los estudios de rutina.
  • Empezar el entrenamiento con actividades de baja a moderada intensidad, larga duración y fraccionadas con pausas de recuperación suficientes como natación ciclismo y remo.
  •  No realizar ejercicios de alta intensidad porque puede correrse el riesgo de tener inflamaciones, trombos, infartos y hasta accidentes cerebro-vasculares en personas con cierta predisposición.
  • Realizar trabajos de fuerza muscular sin cargas extremas, realizando una o dos series que permitan muchas repeticiones (más de 10) que luego podrán incrementarse progresivamente.
  •  Dormir un promedio de ocho horas diarias y llevar una dieta equilibrada que incluya carnes, lácteos, hidratos de carbono y frutas.
  •  Tomar no menos de dos litros de agua diarios para mantener una buena hidratación.
  •  Elegir las horas más frescas del día para realizar las actividades y llevar una indumentaria adecuada  y cómoda.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Comments are closed.