Enuresis: cuando los chicos se hacen pis en la cama

febrero 24, 2011
4.1.1

Durante mucho tiempo, los padres consideraron que los nenes que mojaban la cama mientras dormían lo hacían “para llamar la atención” o “porque tomaban frío” o consumían mucho líquido antes de acostarse.  En efecto, son muchos los mitos que giran alrededor de este trastorno que los pediatras llaman enuresis, y definen como micciones nocturnas involuntarias o, simplemente, hacerse pis en la cama.

Lo que hay que saber

Técnicamente, no existe la Enuresis hasta después de los 5 años, que es la edad en que los niños logran controlar definitivamente el esfínter y, por lo tanto, sus micciones. Todas las camitas mojadas antes de esta edad deben ser consideradas normales.

Pasados los 6 años, algunos especialistas sólo diagnostican el trastorno cuando se moja la cama unas 2 veces por semana durante 3 meses seguidos. De todos modos, más allá de la rigidez de la cifras de los episodios, la consulta al profesional es válida en cualquier momento que los padres así lo consideren.

Los especialistas cuentan que otro de los mitos que impiden un correcto tratamiento es el que dice que la enuresis “se cura sola”. Y es verdad hasta cierto punto, ya que de 10 niños enuréticos, solo 1 o 2 dejan de serlo por año; es decir, que el resto sufrirá el trastorno un año más y otro, hasta que “le toque” su remisión (disminución o cesación de los síntomas) espontánea.  Así, pueden pasar años con un problema que afecta negativamente su autoestima.

Causas

Para comprender las causas del problema hay que conocer los tipos de enuresis.

• Enuresis primaria:

La que tienen los nenes mayores de 6 años que nunca han logrado controlar el esfínter. En estos casos, podría tratarse problemas madurativos en la vejiga; bajos niveles de vasopresina, una hormona diurética que controla la producción de orina; y no habría que descartar incidencias genéticas, ya que el 70 % de los niños enuréticos tuvo o tiene un padre o hermano con el mismo problema.

• Enuresis secundaria:

Es la que aparece luego de los 6 meses de que el niño logró controlar sus micciones. En estos casos, que son los menos frecuentes, lo más común es que las causas estén asociadas a factores psicológicos, tales como:

+ Mudanzas de casa o colegio

+ Fallecimientos de seres queridos

+ Separación de los padres

+ Otros acontecimientos traumáticos

Tratamientos

Hoy en día, los tratamientos de la enuresis son cortos y se encaran en forma interdisciplinaria, es decir, con el pediatra y los psicólogos (que solo intervienen en los casos más necesarios) trabajando en conjunto. Los métodos para combatir el problema se pueden dividir en tres:

• Medicamentos: para contrarrestar la inestabilidad de la vejiga o algunos con propiedades antidiuréticas.

• Alarmas: es un aparato que se coloca bajo la ropa interior de los chicos y emite una alarma al detectar humedad. Busca crear un reflejo en el niño para que se levante a ir al baño, pero solo se usa cuando los medicamentos no alcanzan.

• Apoyo psicológico: en los casos necesarios, buscan apuntalar la autoestima de los niños y brindar un apoyo a los padres.

Asesoramiento: Dr. Clemente Berardi

Ayuda e información

Los pediatras son los especialistas capacitados para atender casos de enuresis. También en varios hospitales públicos, en los servicios de Urología atienden las causas del problema. En el Zubizarreta, por ejemplo, hay un consultorio especializado sobre enuresis con pediatras, urólogos y psicólogos trabajando en conjunto. Para solicitar turnos (gratuitos) se puede llamar al 4501-0683.

Por otro lado, la Confederación Médica Argentina apoyó una campaña para informar sobre el tema y desarrolló una página web (www.pisenlacama.com.ar) con información y links de ayuda para padres.

LA OPINION DEL ESPECIALISTA

La consulta temprana

Por la Lic. Susana Tomeich, Departamento de Psicopatología del Htal. Zubizarreta

Cuando un niño moja la cama debemos pensar en varias cuestiones:

  • Su edad: consideraremos enuresis a partir de los 6 años.
  • Consultar con el pediatra: para descartar o tratar factores orgánicos.
  • Consultar con el psicólogo.

Detrás de un síntoma (mojar la cama) puede haber una multiplicidad de causas. Puede tratarse de la reacción a un cambio en su entorno familiar, desde una separación, un duelo, una mudanza, hasta el miedo ante una situación de abandono, maltrato o abuso sexual.

El síntoma comunica aquello que un niño no puede hablar y nuestra tarea consiste en leer ese mensaje oculto y diseñar estrategias para ayudarlo. Al trabajar sobre aquello que sostiene la enuresis, ésta deja de tener sentido y tiende a remitir (disminuir o cesar).

Nuestro enfoque se inscribe en la terapia familiar, por lo cual al modificar los aspectos disfuncionales de una familia, la terapia se abrevia y los cambios suelen abarcar varias esferas de la vida familiar.

Si bien la enuresis suele desaparecer con la entrada en la adolescencia, los años que un chico padece este síntoma (del cual se avergüenza) y por el que  tiende a aislarse de sus pares, dejarán marca en su psiquismo, en el mejor de los casos. Pero si está transitando una situación grave, el minimizar el diagnóstico lo deja padeciendo por el síntoma (lo que muestra) y por lo que está detrás de él (lo que no muestra: el verdadero conflicto).

Llevarlo al médico, ¿sí o no?

Además de las molestias de despertarse con la cama mojada, los especialistas consideran que los niños con enuresis pueden sentir una baja de su autoestima, descenso en el rendimiento escolar y problemas en las relaciones interpersonales, como, por ejemplo, no querer quedarse a dormir en la casa de algún amiguito o familiar por temor a mojar la cama. De allí la importancia de la consulta temprana.