Salud » ¿Es la osteoporosis un problema solo femenino?

¿Es la osteoporosis un problema solo femenino?

julio 22, 2015

Está muy difundida la prevalencia de osteoporosis en la población femenina mayor de 55 años, pero ¿acaso los hombres están libres de ella? ¿Qué recursos poseemos tanto mujeres como varones para fortalecer nuestro esqueleto y prevenir fracturas?

¿Qué es exactamente la osteoporosis?

Se llama osteoporosis a una condición patológica que, como indica su nombre, consiste en la pérdida del calcio en los huesos del esqueleto, de tal modo que se vuelven porosos y frágiles, con un elevado riesgo de fracturas. Una fase previa de este trastorno es la osteopenia, que tiene mejores posibilidades de reversibilidad que una osteoporosis instalada.

¿Por qué se produce?

Porque en la edad adulta existe una disminución de los estrógenos, que son las hormonas producidas por los ovarios en las mujeres y por las glándulas suprarrenales en los hombres y que son fundamentales para la fijación del calcio en los huesos, lo cual se produce desde la infancia hasta la época del climaterio en las mujeres. En el caso de los varones, como ellos también padecen un proceso llamado andropausia, con disminución de los andrógenos, que son las hormonas masculinas, esta disminución también produce que los estrógenos masculinos derivados de los mismos disminuyan y el efecto en la arquitectura de los huesos sea igual al que padecen las mujeres.

¿Por qué entonces, se enfatiza el problema en las mujeres?

Porque el climaterio femenino se instala antes y de manera más rápida; los estrógenos disminuyen drásticamente en la quinta década de la vida en alrededor de un año y este impacto desencadena la descalcificación, que debe ser prevenida y tratada. En los varones, el proceso es más lento y se instala, por lo general, más tardíamente, alrededor de la sexta o séptima década.

¿Cómo se manifiesta clínicamente la osteoporosis?

Si una persona padece osteoporosis, en un estudio llamado Densitometría ósea, que capta el calcio de las muñecas, del fémur y de las vértebras,  se observa que la densidad de los huesos está disminuida y se puede predecir con cierta exactitud que los mismos se encuentran en riesgo de sufrir fracturas espontáneas, es decir sin que el hueso haya sufrido un  impacto o con impacto mínimo sobre el mismo. Las mujeres pueden presentar fracturas de los huesos de los brazos y piernas alrededor de los sesenta años y los hombres fracturas de cadera en la década de los setenta. También existe la posibilidad de que se fracturen las vértebras de la columna.

¿Qué se puede hacer para prevenir y/ó combatir esta fragilidad ósea?

Los especialistas indican a hombres y mujeres por igual, el consumo de entre 1300 a 1500 mg de calcio diarios, acompañado de vitamina D. El calcio puede incorporarse como alimentos lácteos ó como comprimidos y la vitamina D se obtiene naturalmente del sol pero también puede ingerirse como un medicamento. Las otras indicaciones son realizar actividad física regular para mejorar el metabolismo de los huesos, no consumir alcohol, evitar el cigarrillo, disminuir al máximo el café, las bebidas gaseosas y especialmente las colas ya que todos estos productos impiden que el calcio que ingerimos, se fije a los huesos. Por otra parte se debe controlar el funcionamiento de la glándula tiroides, ya que el hipertiroidismo favorece la aparición de osteoporosis. Es importante destacar que el calcio de los  huesos  se va incorporando desde la infancia, de modo que una correcta nutrición de los niños y de los adolescentes  y una vida activa y saludable, hará que el esqueleto esté firme y bien calcificado, lo cual constituye una reserva para cuando se llegue a las décadas de pérdida cálcica.

¿Cada cuanto tiempo se deben realizar controles sobre los huesos?

Se recomienda, una vez producida la menopausia, una vez al año. En los hombres también se sugiere realizar controles bianuales a partir de los sesenta años, especialmente si existen factores de riesgo clínico.

Comments are closed.