Hábitos alimentarios en los niños

marzo 30, 2011
mom giving homogenized food to her daughter on high chair. Horizontal shape

PARTICIPA EN EL SORTEO DE 2 GIFT CARD EN “BABY INFANTI”. INGRESA TUS COMENTARIOS A ESTA NOTA Y YA ESTAS PARTICIPANDO.

Los hábitos alimentarios son un conjunto de conductas adquiridas por un individuo, la repetición de actos en cuanto a la selección, preparación y el consumo de alimento y se pueden inculcar desde que se inicia la alimentación completaría. Esto es a partir de los 6 meses de edad y seguir reforzando en la etapa preescolar, escolar y adolescente. Desde los 2 años el niño es más independiente y comienza a diferenciar los alimentos.

El proceso de aprendizaje y formación de hábitos alimentarios durante la infancia se basa en la construcción de rutinas alimentarias, en las cuales es fundamental la participación de los adultos al cuidado del niño. Se debe tener en cuenta:

1.-  Evitar distracciones (televisión, computador, juguetes, etc.), evitar discusiones en la hora de comida. Se debe entregar un ambiente tranquilo y agradable a la hora de comida.

2.- Entregar en cada tiempo de comida un alimento de cada uno de los grupos de alimentos (lácteos, carnes, cereales, aceites, frutas y verduras).

3.- No obligarlos a comer, el niño comerá cuando sienta hambre. A los dos años de vida rechazará  gran cantidad de los alimentos ofrecidos, su atención principal es el juego, el descubrir, etc.

4.- Ofrecer los alimentos rechazados (neofobia) en una presentación diferente, con figuras y colores  más atractivos para ellos.

5.- Mantener los horarios de comida, según la edad de los niños: Lactante por ejemplo, mamadas cada 3 ó 4 horas y desde el año de vida 4 a 5 tiempos de comida.

6.- No entregar golosinas, snack, ricos en sacarosa, sal y grasa, Antes de las comidas, ya que éstos reducen el apetito.

7.- Entregar comidas atractivas, evitando condimentos muy fuertes o picantes. Comidas con distintos colores, texturas

8.- Evite frituras, la sal y el azúcar para que el niño se acostumbre al sabor natural de los alimentos.

9.- la temperatura de los alimentos, ni demasiada frío ni demasiada caliente.

10.- Premiar con alimentos.

El periodo comprendido entre los 6 meses hasta el primer año de vida es conocido como periodo de transición donde se comienza a sustituir de manera paulatina la leche materna por alimentación complementaria. Este cambio se debe realizar ya que la leche materna no satisface las necesidades energéticas ni de nutrientes específicos para lograr un óptimo crecimiento y desarrollo del lactante.

Por tal motivo es importante incorporar gradualmente los siguientes alimentos:

1.- Cereales que aportan energía en forma de hidratos de carbono.

2.- Frutas y verduras que aportan fibra, vitaminas, minerales y algunos antioxidantes. La incorporación de fibra es importante para facilitar la formación del bolo fecal  y estimulación del peristaltismo, que se puede ver afectado en algunas circunstancias  al incorporar nuevos alimentos.

3.- Carnes bajas en grasa, ya que aportan proteínas de alto valor biológico que permiten la formación de nuevos tejidos. Muy importante es mencionar que recién a los 9 meses se debe incorporar el pescado y el huevo por su alto nivel alergénico.

4.- Grasas que aportan principalmente energía y ácidos grasos esenciales, de preferencia deben ser de origen vegetal y crudos. Al igual que el grupo etario anterior no deben faltar los mismos alimentos para conseguir una alimentación variada y equilibrada que satisfaga las necesidades de cada niño. Sin embargo, cobra importancia en este periodo la leche, ya que habitualmente se reemplaza por productos lácteos que no logran cubrir los requerimientos de calcio necesarios para la formación del hueso.

Los  colados son una buena alternativa de alimentos para variar en sabor y textura, sin embargo se debe fomentar el consumo de frutas y verduras   de manera natural que aportan vitaminas y minerales que se destruyen en el proceso de industrialización.

La incorporación de nuevos sabores es conocido como “neofobia”. Esto es un proceso no asociativo que es la exposición repetida a un alimento, forma muy efectiva para aumentar la aceptación de nuevas comidas. Algunos estudios muestran que al exponer repetidamente al niño a comidas novedosas inicialmente rechazadas  fueron finalmente aceptadas al cabo de hasta 10 exposiciones.

Karen Cruz Amengual, nutricionista y académica de la Escuela de Nutrición y Dietética de la U. Andrés Bello.

¿Recuerdas las primeras expresiones de tu bebé cuando empezó a comer? Cuéntanos tu anécdota ¡y participa por una Gift Card de $ 50.000 de Baby Infanti! ¡Hay 2 Gifts Cards en Concurso! Hay tiempo hasta el 30 de Abril. Los redactores de la revista seleccionarán los dos comentarios más originales el próximo 2 de Mayo.