Herpes: Tratamiento y prevención

septiembre 29, 2010
herpes

El herpes es una enfermedad viral que afecta la piel y mucosas. Su nombre popular es “fiebres” cuando se produce en los labios y “culebrilla” cuando se hace presente en el cuerpo. Conozca su mecanismo de acción y cómo se trata.

Los virus son los seres vivos más simples, su existencia fue establecida en 1892 si bien no pudieron ser observados hasta la introducción del microscopio electrónico.  Ocasionan un gran número de enfermedades.

Los virus son seres que necesitan parasitar a otros organismos, como las bacterias, las células vegetales y las células animales, a los que suelen causar graves trastornos en algunos casos.

Qué es el herpes 

  • Los virus herpes suelen persistir toda la vida en el organismo del individuo infectado. Existen de dos formas:
  • Activa: que es cuando aparecen los síntomas clínicos.
  • Latente: no manifiesto.

El herpes se caracteriza fundamentalmente por la presencia de pequeñas lesiones de contenido líquido llamadas vesículas. Éstas son pequeñas y dolorosas y aparecen sobre la piel o las membranas mucosas.

Tipos de herpes

Existen muchos subtipos de herpes virus capaces de causar infección en el hombre.

Los más frecuentes son:

  • el herpes simple tipo 1 (HSV 1),
  • el herpes simple tipo 2 (HSV 2) y
  • el herpes zoster (HZV).
  • El HSV 1 y el 2 son los responsables de las infecciones orales y genitales.
  • El HZV es el que causa varicela en su primer contacto con el individuo y herpes zoster cuando reaparece la enfermedad después de un período sin manifestaciones clínicas.

El herpes simple

Las infecciones por herpes simples se encuentran dentro de las más frecuentes que afectan al ser humano.

Como dijimos, existen principalmente 2 subtipos de  herpes simples, el herpes simple tipo 1 (HSV 1) y el tipo 2 (HSV 2).

Si bien clásicamente se ha asociado al HSV 1 con la infección orofaríngea y al HSV 2 con la infección genital, hoy se sabe que cualquiera de estos dos subtipos puede potencialmente causar enfermedad genital o extragenital, siendo clínicamente indistinguibles. El período de incubación para ambos subtipos es aproximadamente de 4 días.

Herpes labial: la infección oral

  • El compromiso oral es la mayoría de las veces producido por el HSV tipo 1.
  • Cuando ocurre el primer contacto del individuo con el virus se denomina infección primaria, ésta se presenta generalmente en niños o adultos jóvenes en los que aparecen vesículas y erosiones dolorosas en la lengua, el paladar o la mucosa oral, estos síntomas se acompañan frecuentemente de fiebre y ganglios aumentados de tamaño en la zona del cuello, la curación ocurre aproximadamente en 3 semanas.
  • Luego de este primer contacto aparecerán infecciones recurrentes mayormente asociadas a algún factor desencadenante como la exposición al sol, estrés u otros motivos.
  • Estas infecciones recurrentes comienzan con picazón, ardor o dolor en el área afectada (herpes labial) a lo que se suma la aparición de vesículas que evolucionarán a costras en 48 horas completando su curación en 8 a 10 días.
  • Las formas comunes de su diseminación son los utensilios para comer, máquinas de afeitar, toallas, etc.

AUTOCUIDADOS PARA EL HERPES LABIAL

El herpes labial por lo general desaparece sin tratamiento. Los siguientes consejos pueden brindar alivio:

  • Tomar analgésicos de venta libre (en caso de fiebre).
  • No comprimir, pellizcar ni perforar la ampollas.
  • Evitar los besos y el contacto físico directo con otras personas mientras estén presentas las ampollas.
  • Lavarse las manos antes de tener contacto con otras personas.
  • Poner protector solar en los labios antes de exponerse al sol, tanto en invierno como en verano, para prevenir los brotes de herpes labial.

¿Cómo es la infección genital?

  • El herpes genital es una enfermedad común que se transmite de una persona a otra por contacto sexual. En este caso el responsable es en general el herpes simple tipo 2.
  • Se estima que aproximadamente uno de cada cinco individuos de la población general se encuentra infectado con este virus, pero la mayoría no tiene síntomas.
  • En el episodio inicial los signos son más severos aparecen múltiples ampollas en el área genital, que evolucionan a úlceras dolorosas, acompañadas de fiebre, malestar general, ganglios aumentados de tamaño en la zona inguinal y dolor al orinar.
  • Luego de un período de latencia, asintomático, podrán aparecer las recurrencias, al igual que ocurre con la infección oral, éstas pueden asociarse con algún factor desencadenante como el estrés, enfermedades que disminuyan las defensas o la menstruación y presentan un período en el que el paciente siente dolor, ardor o picazón unos días antes de la aparición del cuadro clínico. En la enfermedad genital recurrente los síntomas son mucho más leves y duran aproximadamente 8 a 10 días.

Diagnóstico

  • El diagnóstico de herpes se basa mayormente en los signos y síntomas clínicos, el antecedente de posibles exposiciones al virus y algunos exámenes que pueden ayudar a la confirmación diagnóstica sobre todo en las infecciones genitales.
  • Estos exámenes pueden confirmar la infección, identificar el subtipo viral y detectar individuos asintomáticos cuando existe alguna sospecha.
  • Para realizar un diagnóstico rápido puede realizarse un raspado de las lesiones sospechosas que se examina con un microscopio observándose características específicas de la infección viral
  • El aislamiento del virus mediante cultivo de secreciones del tracto urinario y genital se utiliza sobre todo en las infecciones genitales y debe realizarse tempranamente en el curso de la enfermedad.
  • Los análisis de sangre capaces de detectar infecciones asintomáticas o en período de latencia, miden anticuerpos (proteínas producidas por el organismo en respuesta a una sustancia extraña) contra el herpes simple tipo 1 o tipo 2 e indican que el individuo ha tenido contacto con alguno de estos virus pero no permiten saber cuándo o cómo ha sido contagiado.

Transmisión y prevención

  • Los herpes se transmiten por contacto directo. El herpes genital se transmite por vía sexual en presencia o ausencia de síntomas.
  • El riesgo de contagio es mucho mayor durante la infección activa, las mujeres son mucho más susceptibles de contagio.
  • Es fundamental que las personas con antecedentes de herpes genital hablen con sus parejas sexuales y utilicen preservativos como medida de prevención.

LA OPINION DE LA ESPECIALISTA

Doctora Dolores Wright, dermatóloga del Instituto de Investigaciones médicas “A Lanari” (UBA) 

¿Qué relación existe entre el herpes y el sol?

El sol es solo uno de los factores que pueden desencadenar las recurrencias herpéticas, es importante que los pacientes con antecedentes de herpes labial utilicen protectores solares para prevenir la aparición de una infección sintomática.

¿Quiénes son más propensos a contraer herpes?

Todos potencialmente podemos contraer una infección herpética pero son más susceptibles los individuos con algún deterioro de su inmunidad.

El herpes genital aumenta la probabilidad de aparición en las personas con mayor número de parejas sexuales.

¿Cuál es el tratamiento?

No existe una cura para el herpes. Las infecciones pueden tratarse con drogas antivirales. son más efectivas cuando se usan tempranamente, dentro de las 24 horas de aparición de los síntomas, por vía oral durante 7 a 10 días. Los tratamientos antivirales tópicos son poco eficaces. Las personas que presenten más de 6 recurrencias anuales pueden recurrir a una terapia antiviral más prolongada.

Manifestaciones clínicas

El herpes simple produce episodios recurrentes de vesículas pequeñas y dolorosas, llenas de líquido, sobre la piel o las membranas mucosas.

Tratamientos

El único tratamiento necesario para el herpes labial es mantener la zona afectada limpia, lavándola con agua y jabón. Secar bien. Luego se puede aplicar una pomada con antibiótico para evitar la infección.

¿Por qué reaparece?

El herpes simple produce una erupción sobre la piel o las membranas mucosas. La misma erupción desaparece, pero el virus se mantiene inactivo (latente) dentro de los ganglios. Periódicamente el herpes se reactiva y comienza a replicarse, causando vesículas que se ubican el  mismo lugar que la aparición anterior.

Las erupciones pueden comenzar a causa de:

  1. Sobreexposición a la luz solar.
  2. Estado febril.
  3. Estrés físico o emocional.
  4. Por el consumo de algunos alimentos.
  5. Ciertos medicamentos, etc.

LA CULEBRILLA  o HERPES ZOSTER

  • El herpes zoster (culebrilla) es una infección que produce erupciones cutáneas muy dolorosas constituidas por ampollas llenas de líquido.
  • Es causado por el mismo herpes-virus, el de varicela-zoster, que produce varicela.
  • El virus de herpes-zoster puede no volver a producir síntomas o bien puede reactivarse muchos años después.
  • Puede ocurrir a cualquier edad, pero es más frecuente después de los 50 años.
  • Tratamiento: antivíricos, como aciclovir o el famciclovir.
  • Autocuidados: Es importante mantener limpia la piel para evitar infecciones bacterianas. Humeceder las ampollas con compresas frías. Aplicar alguna loción calmante, como la de calamina. Tomar analgésicos de venta libre para reducir el dolor.