Salud » Psicología » Insatisfacción: ¿por qué nada nos conforma?

Insatisfacción: ¿por qué nada nos conforma?

mayo 27, 2015

Alcanzamos nuestras metas, pero a veces, casi ni las disfrutamos. ¿Cómo revertir esto y dar el valor que merecen nuestros logros?

Normalmente conseguir un objetivo genera satisfacción y euforia durante un determinado tiempo, pero algunas personas parecen no sentirse satisfechas con nada. Por más que la vida les sonría en muchos aspectos, nunca tienen bastante, siempre les falta algo. En vez de contentarse con lo que lograron, siguen pensando en el camino que les queda por recorrer y en lo que no tienen (o tienen los demás y ellos no). ¿Por qué?

La razón por la que unas personas se contentan con lo que tienen mientras que otras se bloquean sintiendo que nada les sale bien, o se lanzan a una carrera sin fin en pos de altas metas, tiene que ver, sobre todo, con la inseguridad. Este sentimiento hace perder la capacidad de disfrutar e impide evaluar las aspiraciones de forma realista aceptando las limitaciones personales.

Algunas personas tienen tal grado de inconformismo, que sitúan sus logros y meritos, con unas pretensiones tan altas que jamás consiguen alcanzarlas, lo cual los llena de infelicidad. También existen personas, que se juzgan ellas mismas con extrema dureza por algún motivo afectivo o por algún fracaso en la vida, que cuando consiguen alguna meta , esto los hace juzgarse recriminándose, negándose a recibir el placer de haber alcanzado ese logro.

Poca seguridad

Cuando una persona se infravalora, tiende a compararse de forma excesiva con las demás y a magnificar lo bueno que percibe o se imagina en ellas. Cierto sentimiento de injusticia puede invadirla entonces: ¿por qué ellas sí y yo no? Ante esa situación, dejarse corroer por la envidia sólo trae insatisfacción y amargura. Para no caer en esta trampa es útil entender que no tiene sentido compararse con los demás. Cada uno de nosotros es igualmente digno y único, y tiene el mismo derecho que los demás a ser igual en unos aspectos y distinto en otros. Cada persona se enfrenta a la vida y a sus circunstancias como mejor puede y sabe.

En todo caso, hay que evitar sentirse víctima. De nada sirve escudarse en lo mal que uno lo ha pasado o en la inseguridad que ha acabado teniendo por una u otra causa. Llega un momento en que hay que dejar de quejarse, y empezar a pensar qué hacer para mejorar la situación. Es esencial desarrollar la gratitud por todas las cualidades que se tienen y todas las ayudas que se han recibido a lo largo de la vida.

Preguntas y respuestas

La psicóloga Iris Pugliese nos ayuda a dilucidar un poco mejor cuándo es sano tener un poco de disconformidad, y cuando ser disconforme es algo que está afectando nuestra felicidad.

P ¿Cuáles son los síntomas de la insatisfacción?

R: La insatisfacción es un estado de ánimo negativo (no es una enfermedad que da síntomas), que puede ser pasajero o crónico, el cual expresa un sentimiento de desagrado, disgusto, desilusión o frustración ante deseos, anhelos o expectativas que no han sido total o parcialmente satisfechas. Ese estado puede haberse generado porque nos hemos trazado metas que no estamos en condiciones de cumplir o porque factores o circunstancias ajenas a nuestra voluntad o control no has sido propicias.

Las frustraciones son parte de la vida y favorecen nuestro crecimiento y desarrollo en la medida en que para superarlas es necesario desarrollar el ingenio, estudiar nuevas alternativas, armar estrategias,  capacitarse, esforzarse y a menudo también ser valientes. Por eso ante las esperables frustraciones de la vida, algunas personas van a caer en un estado de ánimo de insatisfacción y a menudo desesperación mientras que otras van a redoblar la apuesta y  tomar una situación determinada como un desafío a vencer.

P. ¿Dónde se generan las insatisfacciones?

R.Las insatisfacciones pueden generarse en el ámbito laboral, sentimental, familiar, académico, etc. Pero las peores insatisfacciones provienen de la evaluación que una persona hace de sí misma o de su desempeño frente una situación particular o a una etapa de su propia vida o de toda su vida. Si la autoevaluación fuera negativa porque la persona no se siente bien con los logros que ha obtenido el sentimiento que va a inundar a esa persona puede ser de mucho pesimismo y en algunos casos con consecuente autorreproche. Por eso convendrá no ser muy severo con uno mismo al juzgarse pero tampoco tan indulgente cuando haya que actuar en pos de alcanzar las utopías a las que aspira cada ser humano.

P: ¿Ser quejoso es lo mismo que estar insatisfecho?

R: No es lo mismo: una persona puede sentirse insatisfecha y quejarse o manifestar tal estado de ánimo o bien puede guardarse para sí tal sentimiento ya sea por vergüenza o por orgullo herido. Muchas personas son quejosas, porque tienden a ponerse en víctimas no obstante tener logros y lo hacen como una manera de manipular al entorno.

P: Se escucha mucho una frase:” vivir con sentido”. ¿Qué significa?

R: Esta frase alude a vivir al tope, estar a full, exigirse personalmente al máximo. En este sentido lo debemos entender como algo que si bien puede conducir a muchos logros materiales, genera mucho estrés por ser antinatural. Hay que recordar que el esfuerzo desmedido en pos de logros por lo que una sociedad hipervalora, se puede pagar con la salud.

OPINION DE LA ESPECIALISTA

Lic. Iris Pugliese, psicóloga

“La completud no existe”

“Para no caer en los sentimientos negativos de insatisfacción sería bueno conocerse más a si mismo, determinar cuál es el sentido de vida al que se aspira, y de allí en más poner todo el esfuerzo y el coraje necesario para alcanzar esa utopía, a sabiendas que nunca se va a lograr plenamente porque la insatisfacción al menos parcial de los deseos o anhelos es inherente a la condición humana: la completud no existe, más que en la locura o en la muerte.”

Comments are closed.