Salud » Intolerancia a la lactosa

Intolerancia a la lactosa

enero 20, 2016

Rodeada de mitos y dudas, la intolerancia a la lactosa es la incapacidad para digerir cantidades significativas de esta azúcar de la leche. Conozca la dieta a seguir y sepa cómo convivir con este trastorno.

La intolerancia a la lactosa se da cuando el cuerpo produce poca cantidad de enzima lactasa, la cual es necesaria para dividir la lactosa en dos azúcares más pequeños llamados glucosa y galactosa. Cuando no hay suficiente lactasa en el cuerpo, la lactosa no se divide en el intestino delgado y pasa hacia el intestino grueso donde las bacterias la fermentan y la transforman en gases y ácidos.

Los síntomas

Se presentan frecuentemente después de la ingestión de productos lácteos. Entre ellos, se destacan náuseas, dolor abdominal, espasmos, hinchazón y distensión abdominal, gases y flatulencias, diarrea, vómitos y enrojecimiento. Algunas personas pueden empezar a notar síntomas con una pequeña ingestión de lactosa y otras en cambio tienen un umbral de sensibilidad más alto y los síntomas aparecen más tarde.
Por lo general, el diagnóstico de esta enfermedad se realiza mediante una simple prueba de hidrógeno en el aliento. Se sopla dentro de un tubo para dar una muestra de aliento, posteriormente se da otra muestra después de consumir una solución de lactosa o ingerir un alimento con lactosa.

Tratamiento y dieta a seguir

El tratamiento consiste, básicamente, en un seguimiento dietético con la finalidad de suprimir la lactosa de la alimentación. Además, es muy importante evitar las deficiencias de calcio debidas a la supresión de sus principales fuentes alimentarias.
Entre los alimentos que no se deben consumir, se encuentran la leche, postres lácteos, manteca, pan y sus derivados, helados de crema, batidos de fruta, quesos y cualquier otro alimento que contenga lactosa en su preparación. Por otro lado, se puede consumir sin problema frutas y verduras, carnes, pescados, aceites, salsa de tomate, bebidas refrescantes, entre otros.

¿Cómo convivir con la intolerancia a la lactosa?

  • Prestar atención a las etiquetas de los alimentos. En ellas hay una lista de ingredientes en orden de la cantidad en que se encuentran. Si la leche está primera en la lista, es el principal componente.
  • Para obtener calcio, consumir preferentemente leches y yogures sin lactosa y realizar una alimentación variada que incluya hojas verdes, pescados y jugo de naranja enriquecido con calcio.
  • Hay productos lácteos que tienen menos lactosa que otros. Por ejemplo, el queso y el yogur generalmente tienen menos lactosa que la leche.
  • Consumir productos lácteos junto con no lácteos. Al combinarlos, se disminuye el ingreso de lactosa al cuerpo.

LA OPINION DEL ESPECIALISTA

Doctor Juan Andrés de Paula. gastroenterologo

  • ¿En quiénes se da más la intolerancia a la lactosa?

La enzima lactasa está presente en los bebés desde su nacimiento pero a medida que pasan los años su actividad tiende a disminuir. Es un fenómeno natural del intestino que ocurre igualmente en hombre y mujeres, pero que es más marcado en algunas personas, en gran parte dependiente de razones genéticas. De hecho, esta deficiencia ocurre más frecuentemente entre las personas provenientes del sur de Europa, americanos autóctonos y asiáticos, mientras que los provenientes de los países del norte de Europa mantienen buenos niveles durante su vida adulta.

  • ¿Qué estrategias se recomiendan para mejorar la intolerancia a la lactosa?

Lo más sencillo es suspender la ingesta de leche y sus derivados pero eso puede tener serias consecuencias en la salud de la persona. Es por eso que se usan estrategias alternativas como el consumo de leche baja en lactosa y/o fermentada y de yogur. Además, la leche incorporada en la preparación de otros alimentos como purés o postres mejora su tolerancia a través del enlentecimiento de la evacuación del estómago.

RECUADRITO ARRIBA

La leche pura: la reina de la lactosa.

Si bien todos los lácteos y sus derivados tienen lactosa, la leche es la que más tiene, sin importar si es entera o descremada. Sin embargo, eliminando los lácteos de la dieta desaparecen los síntomas, pero estas personas deben preocuparse de consumir calcio por otras vías.

Comments are closed.