Salud » La boca seca produce enfermedades como la piorrea

La boca seca produce enfermedades como la piorrea

septiembre 8, 2016

En personas mayores de 20 años, estudiadas en Europa, se ha observado que el 20% posee esta patología y entre los 60 y 70 años cerca del 40%. En el caso de Chile se hace más frecuente en mujeres después de los 50 años y la sensación o la dificultad para tragar algunos alimentos tales como pan, huevo duro, almendras, nueces, maní, son algunas de las situaciones que acusan esta patología.

Todos alguna vez hemos sentido la boca seca, especialmente cuando se ha pasado por periodos de nervios, de molestia o de tensión. Sin embargo, si el sentir la boca seca se ha convertido en una constante puede resultar muy incómodo y puede traer serios problemas a la salud.

La saliva ayuda a digerir los alimentos, protege los dientes contra las caries, evita infecciones al controlar la población de bacterias en la boca y posibilita la masticación y la deglución. Estas funciones prioritarias hacen que sea necesario resguardar y proteger las glándulas que producen la saliva.

Algunos fármacos como antihipertensivos, antidepresivos y muchos otros pueden producir sequedad. Sin embargo, también se puede deber a enfermedades propias de las glándulas salivales, tal como el síndrome de Sjôgren, o en pacientes que han sido irradiados por cáncer de cabeza y cuello y se han dañado las glándulas salivales.

La sequedad favorece las caries y el desarrollo de la enfermedad periodonta, más conocida como piorrea, que es el flujo de pus, en especial el de los alvéolos dentales que lleva a la degeneración progresiva de las encías y a la falta de fijación de los dientes, que acaban cayéndose. Pero también favorece el desarrollo de infecciones en la mucosa de la boca.

Otras características de esta enfermedad son la sensación de sequedad y de boca pastosa, dificultades para deglutir, sensación de ardor en la lengua, sensación de sequedad en la garganta, labios partidos, reducción de la capacidad del gusto o gusto metálico permanente en la boca, llagas, mal aliento frecuente y dificultad para masticar y hablar.

Algunos consejos que ayudan a prevenir esta patología e incluso a combatirla:

– Tome bastante agua sin azúcar. Cepíllese los dientes después de cada comida, evite comer entre las comidas y si ingiere algún alimento y no puede cepillarse los dientes por lo menos enjuáguese la boca.

– Reemplace saliva con sustitutos (aconsejable: agua de manzanilla. Prepare un litro diariamente con poca azúcar y humedezca la boca en cuanto la sienta seca).

– Estimule a sus glándulas salivales. Una forma es masticar chicle (trate de usar chicles sin azúcar, “sugar-free”). Existe la posibilidad de aumentar la secreción de las glándulas con el uso de fármacos como pilocarpina, pero esto debe ser indicado por su médico tratante.

– Tome agua o bebidas no alcohólicas con las comidas, evite alimentos secos.

– Prefiera alimentos blandos tales como helados, flanes, yoghurts, jugos (de piña).

– Evite cualquier cosa que pueda empeorar la sequedad de la boca tal como algunas drogas. Si debe usar alguna pregúntele a su médico si puede cambiarla o reducir la dosis. Evite bebidas alcohólicas, café, cigarrillo.

– Protéjase de las caries evitando alimentos azucarados o pegajosos tales como calugas.

– Utilice pasta de dientes fluorurada. Utilice enjuague con clorhexidina.

– Protéjase contra la cándida, enfermedad periodontal y halitosis. Los enjuagatorios con clorhexidina mencionados antes son útiles para esto.

– Proteja los labios con algún humectante o protector labial para que no se resequen.

– Evite ambientes muy secos.

Comments are closed.