Salud » Pareja y Sexualidad » La fidelidad en Internet

La fidelidad en Internet

octubre 30, 2014

Muchas veces nos enteramos de parejas que entran en crisis a partir de…¡internet! Sí, la red esconde y también descubre nuestras intimidades. ¿Hasta dónde llega la libertad y las individualidades? Responde nuestra especialista en amor.

Internet cambió la vida a todo el mundo. Revolucionó la política y también la vida en pareja.

Internet es un sistema de redes electrónicas interconectadas a las computadoras que llevan distintos tipos de información: mensajes (e-mails), archivos, videos, imágenes, textos, servicios de línea telefónica, fotos, etc.

Como su acceso es fácil para cualquiera, si alguien busca erotismo lo encuentra con sólo apretar una tecla. Provenga de conocidos o de desconocidos.

El peligro inmediato es que el refugio del amor está amenazado por  intrusos.

  • ¿Prohibiría o castigaría a los cónyuges que son transgresores imaginarios?
  • En lugar de dormir, ¿vigilaría durante  la madrugada el uso que su pareja hace de Internet?
  • ¿Eso es vida? Casa con dos puertas, mala es de guardar. No se puede detener al viento.

Consulta 1

“ Sospechaba que mi marido me era infiel. Encontré varios llamados en su celular, siempre con el mismo número. Para corroborar si no era mi imaginación hurgué en su computadora, donde hallé que recibía y enviaba mensajes cariñosos y poesías a la misma mujer. Coincidía con que no me tocaba más, que no salíamos nunca solos. Cuando le mostré los hechos negaba que chateara con otra. Se defendió argumentando que en nuestra juventud teníamos una pareja abierta  que permitía que cualquiera de los dos se enamorara de quien quisiera.

Ahora, ya grande, renuncio a ese juego porque me siento abandonada. Decidí divorciarme. Tengo el corazón destrozado. ¿Hay consuelo para eso?

Respuesta

Usted es una verdadera Agatha Christie como autora de suspenso. Como la gran novelista inglesa, reunió pruebas, verificó hechos, enunció hipótesis y consiguió una confesión sin dejarse ganar por las emociones del autodesprecio.

Lamento sinceramente su dolor. Pero con tanto poder analítico como el que usted posee, es probable que supere su desilusión y rehaga su vida con esa u otra pareja.

La madurez es un momento en que todas las decisiones son acertadas porque son el fruto de nuestra experiencia bien habida.

Consulta 2

Jamás oculté mis emails a mi mujer porque pensé que ella no se rebajaría a revisarlos. Pero se rebajó. ¿Qué hago ahora si desapareció la confianza ciega que existía entre los dos?

Ya no podré escribir tranquilo a mis antiguos amigos y amigas.

¿Debo darme por enterado de esa intrusión en mi mundo personal?

Respuesta

Ambos deben definir los límites de su mundo personal, ver si los aceptan y en tal caso respetarlos.

¿Hasta dónde llega la libertad personal?

Hasta a) la cama, b) la casa; c) el trabajo; d) la familia; d) el dinero.

Por ejemplo: “Podés revisar mi tarjeta de crédito, mi factura de gastos pero no mis e-mails.”

O bien: “No podés relacionarte ni personalmente ni por e-mail   con quien quieras si yo no conozco a la otra persona”.

O: “No podés comentar con otros los problemas de la intimidad de la pareja”.

Confeccionen un código de normas para todos los rubros que los perturben en su vida conyugal. Discútanlos. Acéptenlos. Ejecútenlos.

Consulta 3

“Lo descubrí chateando con otra, diciendo que jugaba al dominó. Por eso se acostaba a la madrugada. La cuenta telefónica frondosa se sumó a los gastos del mes. Conseguí el teléfono de ella. La vi por el face-book. Era vieja y fea. Me dijo que creía que él estaba separado, y que su amistad era afectuosa. Basada en la soledad de ambos. Pero, ¿por qué jugaban a escondidas si eran tan inocentes?

Él reconoció que se extralimitó y me pidió otra oportunidad. Ya me falló una vez anterior y lo perdoné. ¿Soy tonta o lo quiero lo bastante como para creer en él nuevamente?

Respuesta

Todas creemos hasta que la realidad demuestra lo contrario. No está mal  creer. Lo difícil es perdonar, sobre todo si él ya le fue infiel.

Pregúntele a él para qué la quiere a usted si tiene que compartir sus afectos y diversiones con otra. Deben averiguar si cada uno es lo que necesitan en esta etapa vital.

A veces por aburrimiento, por dificultades de comunicación, o por los deberes cotidianos no podemos compartir buenos momentos con la pareja.

Si está intranquila, renuncie a este amor que la hiere. Si  sabe soportar la incertidumbre que le deparan los miedos a la soledad y la traición, acepte que su marido es  humano, demasiado humano.

Consulta 4

Ver para creer. Mi mujer me engaña con amores lejanos, de sus viajes.

Hasta que vi los emails de su compañero de estudios. Se me clavaban las palabras en los ojos como si fueran puñales.

La evalué como más que amistosa por las palabras íntimas que se expresaron.

Se ofendió ante mi pregunta y negó todo. Luego lloró y reconoció que era un amor del pasado que frecuentaba una vez al año, por razones  laborales y que volvieron a escribirse porque se extrañaban. ¿Puedo permitir que un episodio anual empañe nuestra organización familiar?

Respuesta

¡Qué pregunta tan difícil de responder! La respuesta es siempre subjetiva, porque depende de si sus celos a los mensajes cibernéticos significan algo más que un amor virtual, carente de cercanía y corporalidad.

¿Cómo define usted al amor: ¿poseer en cuerpo y alma  los sentimientos y fantasías de su pareja?

La mayoría de los varones no se sienten tal si no controlan todas las áreas de afecto y del deseo de su amada. Y su encuentro con todos los otros seres de su vida.

Usted debe evaluarse a sí mismo para saber si es capaz de a) perdonar o b) abandonar el sueño de posesión que acarrea la pareja monogámica. 

¿Tendremos que empezar a amar de otra manera?

  • Internet demuestra que nuestro mundo erótico y afectivo supera las cláusulas del contrato matrimonial.
  • Toda persona es inagotable en su sed de amor.
  • Internet abrió las puertas a las fantasías.
  • Pero como en la leyenda de Pandora, en que al levantar la tapa de la caja salieron seres temibles, la vocecita de la esperanza en el fondo del recipiente pregunta “¿Tendremos que aprender a amar de otra manera, con más libertad en el mundo de la informática?”.

INGRESA A NUESTRA COMUNIDAD EN FACEBOOK

Comments are closed.