Salud » Psicología » La importancia de ciertos ritos en nuestra cultura

La importancia de ciertos ritos en nuestra cultura

febrero 18, 2016

Los ritos siempre han formado parte de nuestra cultura como modo de conmemoración, como modo de hacer real aquello que no podemos tocar.

El psicólogo Rodrigo Morales, asegura  que  el ir de ir al cementerio, por ejemplo, permite celebrar al que ha partido y además celebrar la relación con la vida y la muerte que ha construido aquel que ha quedado con vida.

Si bien perder a un ser querido es probablemente uno de los dolores más grandes que puede llegar a sentir un ser humano, es necesario aceptar la pérdida del otro y continuar con la vida cotidiana. Es aquí que cobran sentido las visitas al cementerio, pues según especialistas son parte de los ritos necesarios para vivir un duelo sano. “La visita al cementerio y todos los rituales asociados, son saludables en la medida que permiten apuntalar el significado que hemos otorgado a la pérdida”

“Los ritos siempre han formado parte de nuestra cultura como modo de conmemoración, como modo de hacer real aquello que no podemos tocar. Los símbolos asociados permiten que celebremos en concreto lo abstracto que resulta el destino de la vida después de la muerte”.

La dificultad del duelo varía considerablemente para cada persona y dependerá de qué significado le demos a la vida y la muerte en nuestra vida cotidiana. “Hay ejemplos claros de factores socioculturales que modulan esta relación con la muerte, como el sostén en la religión, las creencias, o la historia personal en torno a la pérdida de seres queridos,

Según cuenta el experto, hay personas que han sufrido pérdidas terribles, como la muerte de un hijo pequeño. “Pero ellos, bajo el recurso de la fe cristiana, han sido capaces de enfrentar con paz la pérdida, mientras que en otras ocasiones, pérdidas que pueden parecer menos violentas son vividas como catastróficas bajo la misma perspectiva”.

 

Visitar la tumba de los seres queridos no es una acción terapéutica en sí. Pero se puede decir que, “sin tener la mediación de un terapeuta, puede tener consecuencias terapéuticas, en el entendido de que resulta saludable para la propia historia, construida en torno a la pérdida, realizar el rito”.

“De este modo, la visita al cementerio no sólo permite celebrar al que ha partido, sino que permite celebrar además aquella relación con la vida y con la muerte que ha construido aquel que ha quedado en vida. Esto reafirma un compromiso, una historia y así una forma de vida en ausencia del ser querido”

Existen momentos distinguibles en la vivencia de un duelo, en muchos casos caracterizados por una reacción inicial de evitación de la pérdida. “En este primer momento se genera una sensación de que esto no puede estar ocurriendo. Luego viene una paulatina asimilación de la misma, que tiene que ver con el reconocimiento intelectual y emocional de la pérdida, lo que genera una inevitable revolución interior”.

El momento final tiene relación al acomodo, por parte de la persona, de un nuevo escenario sin el fallecido. “Esto implica la aceptación de la pérdida y la reorganización de la vida”, añade Morales.

El dolor es individual

 

Cada uno tiene una manera diferente de vivir el dolor que se siente al perder a un ser querido. Influyen muchos aspectos, tanto la cercanía que se tenía con esa persona, la fortaleza y la capacidad de demostrar lo que se siente.

Todos los casos son particulares y no hay fórmulas generales para vivir un duelo. “No hay recetas para vivir un duelo y, en muchas ocasiones, resulta hasta irresponsable decirle a otra persona cómo debe vivir su dolor. El dolor nos pertenece tanto como la felicidad y si bien es una emoción que no nos agrada debemos asumirla como parte de nuestra vida”.

Lo importante es ser capaces de dejar fluir el dolor, acompañarlo respetuosamente y no presionar a quien lo vive. Debe darse tiempo para vivir esta etapa. “Pero si aquel dolor resulta inhabilitante para la vida podría ser prudente una ayuda significativa que permitiera reelaborar la experiencia”

Comments are closed.