Buenas Noticias Lactancia materna: Beneficios para el niño, la mamá y la sociedad

Lactancia materna: Beneficios para el niño, la mamá y la sociedad

octubre 17, 2017

El Comité de Lactancia de la Asociación Española de Pediatría y la Organización Mundial de la Salud recomiendan la lactancia materna como el mejor alimento para el niño recién nacido durante sus primeros 6 meses de vida. Incluso aconsejan que las madres continúen dando pecho al niño junto con la alimentación adecuada para su edad hasta los 2 años de edad. No sólo es alimento más completo un niño puede recibir, sino que además es altamente beneficioso tanto para el recién nacido como para la mamá por sus propiedades.

A nadie le enseñan a ser papá o mamá, y menos aún, a desarrollar la lactancia materna de manera exitosa. Dar pecho no siempre es fácil y a veces surgen dificultades como la posición del niño/a, o el agarre del pecho no es el correcto por lo que el bebé no vacía bien las mamas y éstas disminuyen la cantidad de leche producida. También puede existir dolor al amamantar y aparición de grietas en los pezones; todo lo anterior puede ser manejado adecuadamente, para no hacer de este proceso una tortura.

Si bien hay un grupo de madres que tendrán una lactancia exitosa de manera espontánea, estudios realizados en Chile dan cuenta que factores como el amamantamiento a libre demanda, la preparación de la madre durante el embarazo, la alimentación equilibrada, el cuidado del pecho materno y el acompañamiento de la madre y su hijo/a por personal de salud capacitado, son puntos fundamentales para el éxito de la lactancia materna.

Lactancia Materna: Buena por donde se le mire

La lactancia materna es el alimento ideal y más completo que aporta el 100% de los nutrientes requeridos por el lactante por lo que debiera ser el único aliento ingerido durante los primeros 6 meses de vida y recomendado su utlización hasta los 2 años. Actualmente se considera a la leche materna como un “superalimento” con capacidades inmunomoduladoras (no solo protege contra infecciones, si no que además estimula el desarrollo del sistema inmune). Otros beneficios demostrados de la leche materna es la fácil digestibilidad, mejor organización sensorial, desarrollo dentomaxilar facial e intelectual, fortalece el vinculo emocional con la madre, y mejora el equilibrio emocional de la madre.

Además ofrece múltiples beneficios biopsicosociales y la prolongación de este proceso es una medida eficiente, económicamente viable, ecológica y de gran beneficio humano para la madre, su hijo/a y el padre, enriqueciendo la vida familiar y la sociedad, de allí la existencia de leyes que protegen la lactancia en varios países del mundo.

A continuación se detallan algunos beneficios específicos de la lactancia materna:

Beneficios para el niño y la mamá

  • Apego: Se ha demostrado que lo/as niño/as amamantados/as presentan mayor agudeza sensorial (gusto, olfato, tacto, visión, audición). Este aumento sensorial permite una mayor interacción entre madre e hijo/a influye en su desarrollo psicomotor e impacta significativamente en su desarrollo emocional. Un niño/a amamantado/a tiene mayor oportunidad de sentir confianza y cariño de su cuidador principal, elementos muy relevantes para aprender a querer y confiar en los demás.
  • Mejor nutrición: Los nutrientes que contiene la leche materna, tales como proteínas, grasas, hidratos de carbono, minerales, vitaminas y agua, están en cantidad y proporción adecuadas para la absorción de cada lactante en diferentes momentos de su vida; de esta forma la leche de los primeros días (calostro) tiene una composición totalmente diferente a la del 2do mes o la del 6to mes, ajustándose específicamente a los requerimientos del niño. Hasta el momento esto no ha logrado ser replicado por ninguna fórmula lactea comercial. Por ejemplo, la proporción de aminoácidos es única y esencial para los primeros meses de vida. La lactosa, el hidrato de carbono más abundante en la leche materna, contribuye a una buena absorción de calcio, fierro, magnesio y oligoelementos en el bebé. Por todo lo anterior es que un niño o niña amamantado/a a libre demanda no requiere de ningún otro tipo de alimento (líquido o sólido) antes de los 6 meses de vida, ni siquiera agua.
  • Mejor digestión: La presencia de proteínas del suero, así como el contenido en enzimas digestivas y de factores moduladores de crecimiento de la leche materna, favorecen su mejor digestión a la vez que estimulan el desarrollo de la mucosa intestinal lo que evita el ingreso de proteínas extrañas que estimulen reacciones alérgicas y contribuye al desarrollo del tubo digestivo durante los primeros meses de vida del niño. La ausencia de antígenos alimentarios en la leche materna evita enfermedades alérgicas. La leche materna no provoca las microhemorragias demostradas en algunos casos de lactantes alimentados con leche de vaca, los cuales pierden fierro por esta vía. Un niño o niña amamantado/a tendrá menos problemas digestivos, evitando el dolor y el llanto.
  • Aporta a la formación de tejidos y membranas celulares. La presencia de ácidos grasos es importante para el metabolismo del sistema nervioso central, particularmente de la retina y de los centros auditivos. Estudios científicos internacionales han comprobado un menor desarrollo auditivo, visual y psicomotor a mediano plazo, (edad pre-escolar y escolar), en niños/as que no recibieron estos ácidos grasos en su alimentación de lactante.
  • Adecuada absorción de fierro: La proporción de nutrientes, el pH, la cantidad y calidad de las proteínas, el contenido en ácido ascórbico y otros factores en la alimentación, influyen en la absorción de fierro por parte del intestino. Esta absorción es máxima y varias veces superior en el lactante alimentado al pecho exclusivo que en aquél con alimentación combinada o artificial.
  • Aporte inmunológico: Durante los primeros meses de vida el bebé depende de la inmunidad que recibe de la madre a través de la leche materna. A través de este alimento, el/la niño/a obtiene un óptimo apoyo inmunológico, fortaleciendo el crecimiento y previniendo enfermedades. La presencia de inmunoglobulinas, lactoferrina, lisozima y células linfocíticas vivas en la leche materna producen una protección local y general contra muchas bacterias y virus. Defiende contra resfríos, meningitis, otitis, bronquiolitos, neumonía, E. coli, Salmonella, B. Pertussis, infecciones respiratorias y virus Polio. Y se ha demostrado que la protección es a largo plazo a adultos frente a alergias, obesidad, colitis, algunos cánceres o asma.
  • Recuperación posparto: Además existen múltiples ventajas para la madre. Una mejor recuperación postparto permitiendo recuperar el peso normal rápidamente, menor fertilidad de la mujer durante los meses de lactancia exclusiva siendo considerado uno de los mejores métodos anticonceptivos, menor probabilidad de cáncer de mamas y ovarios, y de osteoporosis en edades futuras, son algunas de ellas.

Beneficios para la sociedad

  • La leche producida por la madre no necesita ningún proceso de elaboración, ni envasado, ni transporte. No hay gasto de energía asociado y no hay de por medio un proceso de fabricación que sea contaminante para el medio ambiente. La lactancia materna es, por tanto, ecológica.
  • Es económicamente ventajoso para la familia, que no ha de invertir una gran cantidad de dinero al año en leche artificial (fórmulas lácteas), mamaderas, calienta mamderas, limpiadores especiales
  • o la energía necesaria para esterilizar todo el material del niño.
  • El ahorro se puede extrapolar a la sociedad que tendrá menos gastos en salud pública ya que los niños amamantados por sus madres acuden menos a consulta del pediatra porque padecen menos enfermedades.

 Consulta más temas de tu interés en WWW.WAMCENTER.CL

Por: María Ignacia Bunster, nutricionista de Wam Center.

 

Comments are closed.