Buenas Noticias » Las enfermedades cardiovasculares

Las enfermedades cardiovasculares

agosto 18, 2015

Por Camila Riquelme N., Docente Duoc sede San Carlos de Apoquindo

Las enfermedades cardiovasculares hoy en día arrasan con los primeros lugares en las causales de muerte a nivel mundial. Entre ellas se encuentran las enfermedades isquémicas del corazón, enfermedades cerebrovasculares y enfermedades de los vasos sanguíneos.

El común denominador de las enfermedades cardiovasculares corresponde principalmente al sedentarismo, el consumo frecuente de alimentos ricos en grasas y azúcar y al tabaco. La mantención en el tiempo de estas conductas y el consumo de estos productos, generan un daño irreversible de manera lenta y silenciosa, sin embargo, el cambio a un estilo de vida saludable en cualquier etapa del proceso permitirá detener el avance del daño y prevenir de manera importante las principales complicaciones, que puede ser el infarto cardiaco y los accidentes vasculares.

El infarto cardiaco corresponde a una de las enfermedades cardiovasculares más temibles por su alto grado de letalidad. En Chile, hasta el año 2006 casi seis mil personas habían fallecido por esta causa y otras dos mil lo padecieron pero lograron sobrevivir, gracias a haberse tratado oportunamente. Es por ello que conocer los signos y síntomas del infarto cardiaco es de vital importancia, pues una detección oportuna e inmediata puede salvar la vida de la persona enferma.

La población con mayor riesgo de sufrir un infarto cardiaco tiene entre 55 y 60 años. El síntoma principal del infarto consiste en dolor torácico intenso con una duración mayor a 20 minutos, el cual además puede irradiarse al cuello, mandíbula, brazos, espalda o estómago. Puede presentarse sudoración, taquicardia, palidez, e incluso confusión o agitación.

Ante un infarto cardiaco, cada minuto transcurrido desde el inicio de los síntomas es vital para mejorar el pronóstico y respuesta al tratamiento del enfermo, dado que a partir de los 30 minutos sin movimiento sanguíneo, las células cardiacas comienzan a morir y el daño se torna irreversible. La persona con sintomas de infarto debe ser traladada inmediatamente a un centro asistencial para la toma de un electrocardiograma (el cual por ley debe tomarse antes de 10 minutos de su llegada al centro de salud), y de ser confirmado el infarto cardiaco, el tratamiento debe ser brindado rápidamente, pues para lograr buenos resultados se requiere actuar en las primeras 1,5 a 3 horas de iniciados los síntomas.

¿El infarto cardiaco se puede prevenir? La respuesta es sí. Es el desafortunado resultado de un daño progresivo que se desarrolla por años de mantener un estilo de vida poco saludable. Su prevención se basa principalmente en realizar actividad física por una hora al menos tres veces por semana, suspender el consumo de tabaco y reducir el consumo de sal, azúcar, grasas y alcohol de la dieta.

Por otro lado, se recomienda realizar anualmente un chequeo médico minucioso que permita una medición de la presión arterial, control de peso y detectar los niveles sanguíneos de colesterol y azúcar. Con esta información, se calcula el riesgo cardiovascular de la persona de manera individual y se planifica un plan de acción en concreto para mejorar su estado de salud y prevenir aquellas enfermedades relacionadas con un estilo de vida poco saludable.

Comments are closed.