Actividad Física Los adultos mayores y el ejercicio

Los adultos mayores y el ejercicio

septiembre 6, 2017

Realizar actividad física es beneficioso durante toda la vida. Pero cuando llegamos a cierta edad, se deben tener consideraciones para no terminar con lesiones, dolores o contracturas.

En el caso de “los más grandes”, la cantidad y periodicidad es más importante que la intensidad con la que se realice el ejercicio. Gimnasia sin impacto, que no lastime las articulaciones y los huesos, es la ideal. La elegida por la accesibilidad tanto económica como de tiempo, es la clásica caminata diaria, porque es una actividad con beneficios inmejorables: permite poner en movimiento todos los músculos del cuerpo, favorece la oxigenación, contribuye a mejorar el flujo sanguíneo, evita el sobrepeso y disminuye el riesgo cardíaco. ¡Todo esto sólo por caminar!

“Habitualmente recomendamos realizar caminatas de 30 minutos diarios por lo menos cinco veces a la semana. Lo más importante es que se mantenga el ritmo y que la actividad se perpetúe en el tiempo. Por eso no nos centramos tanto en la intensidad o en ir aumentando la cantidad de kilómetros recorridos, eso dependerá exclusivamente de cada persona y la evaluación que de ella haga su médico”, explicó el médico cardiólogo Jorge Lerman, jefe del servicio de Cardiología del Hospital de Clínicas José de San Martín.

La evaluación médica es otro de los puntos sobre el cual suele hacerse hincapié, ya que en las personas de mayor edad pueden existir afecciones frente a las cuales una determinada actividad puede estar contraindicada. También es necesario realizarse chequeos, para que cada persona conozca su estado antes de comenzar a ejercitarse, y así saber sus limitaciones. De esta manera, se podrán establecer objetivos reales para aumentar la exigencia de a poco.

Lo mejor es realizar actividades placenteras, que relajen al mismo tiempo que ejerciten. Por ejemplo, se puede salir a caminar solo o en compañía si se prefieren las actividades en grupo. Otras actividades o deportes recomendadas son:
Natación: Para cualquier persona, las clases de natación son ideales ya que en el agua las articulaciones no sufren impacto.

Golf: El golf es un deporte excelente ya que combina caminata, con una “desconexión” que ayuda a combatir el estrés, concentración en el juego, e interacción con otros jugadores. Otra de las ventajas es que puede realizarse con amigos y además favorece el mantenimiento de las facultades mentales.

Paseos en bicicleta: A ritmo relajado pero sostenido, preferentemente por lugares con lindos paisajes.

Tenis: Generalmente recomendado para personas que ya lo han practicado anteriormente y que no sufren problemas articulares. ¿La superficie elegida? polvo de ladrillo ¿La opción ideal? jugar dobles.

Por último, hay que estar atentos y ante la menor molestia suspender la actividad para realizar una nueva consulta con el médico de cabecera, quién será el encargado de realizar la derivación correspondiente.

 

Comments are closed.