Salud » El Pediatra en Casa » Miedo a las agujas: qué es y por qué es importante resolverlo

Miedo a las agujas: qué es y por qué es importante resolverlo

octubre 20, 2015

Muchas personas sienten una aversión especial hacia las agujas, a veces exagerada. El problema se acentúa cuando esto comienza a ser un motivo por el cual se abandonan tratamientos que implican inyecciones o se dejan de lado las vacunas.

Vacunarse, aplicarse insulina cuando ésta es necesaria, o recibir inyecciones como parte de un determinado tratamiento puede resultar indispensable para mantener una buena salud. Es por ello que el miedo a las agujas puede ser determinante cuando empieza a influir negativamente sobre el cuidado del paciente.

La tripanofobia

Muchas personas admiten sentir miedo a las agujas, pero si bien en algunos casos es un temor controlado, en otros puede consistir en una fobia. Cuando el paciente ante la inminente aplicación de una inyección comienza a sentir mareos, se desmaya o entra en shok, se está en presencia de un caso de tripanofobia: fobia a las inyecciones. Según los profesionales, una fobia se caracteriza por sentir un miedo irracional y exagerado hacia algo que no debería provocar tal reacción. Es el dolor que creen que les causará la aguja el causante de que las personas con este trastorno se alteren con sólo pensar en ella.

La ciencia al rescate

Ciertos avances científicos han buscado la forma de separar a las agujas de la idea de dolor asegurado, y estos son algunos de sus logros:

  • No recibir las vacunas correspondientes significa no estar protegido contra determinados trastornos que podrían prevenirse con una simple inyección. La gripe es una de estas enfermedades evitables mediante la vacunación antigripal. Para que nadie deje de recibirla por miedo a que la aguja lo lastime, actualmente se utiliza un sistema de microinyección con una microajuga de 1,5 mm (10 veces más corta y 5 veces más fina que la convencional) con lo cual se reduce el dolor del paciente. Además, tanto las venas como los nervios están más protegidos, ya que la aguja se introduce a 1,5 mm de profundidad de la dermis. De esta manera se facilita y acelera un proceso desagradable para muchos, pero necesario.
  • La diabetes mellitas es un trastorno que requiere aplicación de insulina, la cual puede verse obstaculizada en caso de tener miedo a las agujas. Como solución, se creó un sistema de inyección desechable, similar a una lapicera, cuyo uso resulta sencillo y práctico. Además, el hecho de que la inyección sea menos agresiva y que se necesite poca fuerza para aplicarla beneficia principalmente a aquellos pacientes con problemas en las manos o de habilidad.
  • A través de un dispositivo cuyo formato imita una lapicera y que posee una microaguja intradérmica, se logró que los tratamientos de fertilización asistida sean más cómodos para las pacientes. Asimismo, posibilita la autoadminitración con la dosis justa y sin dolor. Otro beneficio es que para la estimulación ovárica ya no es necesario aplicarse inyecciones diarias, dado que se desarrolló una formulación de administración semanal.

Comments are closed.