Salud » Psicología » Miedo al futuro: Cómo superarlo y avanzar

Miedo al futuro: Cómo superarlo y avanzar

octubre 26, 2015

Una cosa es el temor al riesgo que implica un cambio en nuestra vida; otra es quedarnos inmovilizados. Sepa salir de la parálisis y concretar sus metas personales.

El futuro es un espacio incierto, un lugar que está lleno de posibilidades, y de opciones, porque –en cierta manera- no sabemos realmente qué es lo que va a pasar. Pero ¿qué pasa cuando este no saber, esta inseguridad y no certeza, nos genera malestar, ansiedad e incluso tristeza?

¿Y si…?

Existen diferentes posturas para pensar y adentrarse en el día de mañana; es importante no confundir una con otra. Tener cierta inseguridad, sentir la falta de certeza que el futuro nos regala, está bien, pues una pizca de miedo es lo que nos pone alerta, y atentos sobre lo que pasa a nuestro alrededor. Ahora bien, frente a esta incertidumbre, podemos tomar diferentes posturas: ser precavidos; ser temerosos (pero no temerarios) o incluso, no preocuparse: “hoy es hoy; mañana es mañana”.

Centrémonos en la actitud de precaución. Hay algo muy importante que debemos entender, si bien el futuro es incierto, no lo es totalmente, pues el futuro empieza a gestarse en el presente; entonces, si desde el presente tratamos de generar el mejor futuro posible, nuestro día de mañana será más acorde a lo que queremos. Y, en caso de que algo no suceda como los esperábamos, otras cosas sí lo harán, y, las cosas que podemos controlar sobre mañana, estarán mejor. En este sentido es que hay que ser precavidos y conscientes.

También podemos elegir la opción opuesta: vivir el porvenir cuando estemos en él. Es la opción de vivir sólo el presente. Lo bueno, el disfrute del momento; lo malo, sólo se piensa en un momento. El presente se gestó en el pasado; y el futuro lo hace en el presente; si mixturamos los tres, no sólo se pierde experiencia, sino también sabiduría y deseo de cambio. ¿Por qué deseo de cambio? En una persona todo tipo de cambios necesitan tiempo, pues son procesos. Algo mínimo, teñirse el pelo lleva su tiempo, pensar qué color, sacar turno en la peluquería, ir a la peluquería, etc.

¿Está usted inmovilizado en el presente?

Pero ¿qué pasa cuando lo único que nos produce el futuro, es miedo? Sabemos que no es el presente, pero nos sentimos inmovilizados frente a un abismo que no podemos reconocer. Todos tememos por nuestro futuro en algún momento, lo preocupante es llegar a tener miedo del miedo, miedo de vivir por lo que pueda pasar. Es importante saber si es ésta nuestra actitud frente al porvenir. Si responde afirmativamente a al menos tres de las siguientes preguntas, usted está inmovilizado en el presente, por su miedo al futuro:

  • ¿Siente que todo cambio implica un gran riesgo?
  • ¿Cree que puede perder mucho si cambia algo?
  • ¿Tiene miedo de enfermarse?
  • ¿Tiene terror de que su hijo se vaya?
  • ¿Tiene miedo de que su pareja lo/la abandone?

Cómo superar el miedo

Para poder hacerlo, la persona debe plantearse qué es lo que realmente cree que provoca sentir ese miedo. ¿Se debe tal vez a una situación en concreto? ¿es debido al trabajo, la salud, las relaciones? Lo más importante es identificar qué es lo que puede influir en esos pensamientos para tratar de replantearnos nuestra vida actual y así mejorar lo que pensamos respecto al futuro.

Una de las cuestiones que debemos tener claras es que el futuro es algo que aún no ha ocurrido, de forma que todo cuanto pensemos sobre él son únicamente suposiciones. Suposiciones irreales, que pueden suceder o no, pero sobre el cual no tenemos la certeza de que originalmente vayan a ocurrir.

Debemos darnos cuenta que construimos la realidad en nuestro presente, y que hoy es el mejor instrumento para el mañana. Si nos llenamos de pensamientos positivos e ideas útiles, podemos controlar y eliminar los pensamientos  negativos e inútiles que hacen que nuestro hoy  nos llene de miedo.

Las ideas inútiles son aquellas que nos refuerzan los pensamientos negativos. Si por ejemplo pensamos que para ser felices debemos hacer todo perfecto, nos genera ansiedad darnos cuenta de que es difícil conseguir esa perfección y se puede generar un pensamiento de “yo no puedo”, “es muy difícil”, “no soy capaz”. La idea de que todo debe ser perfecto es inútil en el sentido que no está generando buenos resultados, sino reafirmando los pensamientos negativos.

Consejos para vencer este miedo

  1. Refuerce su visión positiva sobre usted mismo. El miedo no debe hacerlo sentir pequeño. Usted cuenta con talentos y virtudes, sea consciente del conjunto.
  2. Conozca el costo del miedo. El miedo no es gratuito.
  3. Escuche su miedo. Acéptelo y aprenda sobre el mismo.
  4. Decida avanzar. Tiene problemas, dudas, bien; pero usted tiene que buscar soluciones, no se quede en la queja.
  5. Vaya despacio. Sea paciente, pues no es fácil vencer los miedos. Recuerde que un tropezón no es caída.

Comments are closed.