Salud » Mindfulness: aprender a estar aquí y ahora

Mindfulness: aprender a estar aquí y ahora

junio 16, 2016

El actual estilo de vida en Occidente y las diversas tareas que se exigen día a día, han dado pie al desarrollo de distintas técnicas que ayuden, pese a cualquier circunstancia, a estar conectados y plenos con el aquí y el ahora. Es lo que busca Mindfulness.

Mindfulness es la actitud y la práctica de volver la atención al momento presente, con el cuerpo, respiración y con el mundo que nos rodea. La práctica de esta técnica, busca traernos de vuelta a lo que está ocurriendo en el aquí y ahora.

Esta atención es amable, directa, no conceptual y apreciativa, de manera de poder conectar con nosotros mismos.
Etimológicamente, el término inglés Mindfulness es una traducción proveniente del término Pali Sati y del término Sánscrito: Smrti. Es un concepto que el Buda enuncia cuando se refiere a cultivar la atención correcta, el séptimo elemento del óctuple sendero, con el cual el Buda buscaba trascender el sufrimiento.

Aportes psicológicos y neurobiológicos de la práctica

La práctica sistemática de esta técnica genera múltiples beneficios, los que se manifiestan tanto a nivel psicológico como neurobiológico, influyendo en el desarrollo de habilidades específicas.

Dentro de los alcances psicológicos de esta bondadosa práctica se consideran:

– Desarrollo de la habilidad de “descentramiento”: Es la capacidad para observar pensamientos, emociones y sensaciones corporales tanto negativas como positivas sin dejarse llevar por las reacciones automáticas que estas gatillan. Esta habilidad abre la posibilidad de ampliar el repertorio conductual explorando abordajes alternativos a las situaciones cotidianas y por lo tanto, de relacionarse con la experiencia de una manera nueva y más sana.

– Validación y aceptación de la propia experiencia: Lo que facilita la detección temprana de señales físicas, emocionales y mentales relevantes a la hora de prevenir situaciones conflictivas o potencialmente “peligrosas” (ej.: síntomas físicos de estrés incipiente).

– Manejo del estrés: La práctica del mindfulness podría aportar en el manejo del estrés, ya que permite al individuo responder ante los eventos estresantes de una manera más ajustada tanto para él como para su entorno.

– Disminución de la tendencia a la rumiación mental: Mediante el ejercicio de la atención plena el “canal” de la conciencia se entrena para ser “llenado” con datos provenientes del momento presente, inhabilitando el circulo vicioso de la rumiación lo que ha demostrado tener un efecto positivo en la disminución de patrones automáticos vinculados a la depresión, ansiedad y estrés.

A nivel neurobiológico, algunos estudios han demostrado que el mindfulness favorece la llegada de mayor información de los sentidos y puede provocar una lateralización a la izquierda de la activación cerebral, lo que se traduce en una mayor activación de emociones como la alegría, tranquilidad, y una reducción de emociones no placenteras como la ira, el miedo, etc.

En suma a todo esto, se han descubierto efectos beneficiosos a nivel de sistema inmunitario y la existencia de cambios estructurales en el cerebro.

shutterstock_353497706Dónde, cómo, cuándo

La Universidad Adolfo Ibáñez cuenta con una completa oferta de programas que buscan desarrollar habilidades que eleven el estado de bienestar. Cuentan dentro de su equipo académico, con el Equipo de Mindfulness Relacional de la Escuela de Psicología compuesto por Claudio Araya, Lucia Castelli, Roberto Aristegui, Bárbara Porter y Francisco Covarrubias, quienes permanentemente buscan hacer visible la importancia de este tipo de prácticas.

Claudio Araya, académico de la Escuela de Psicología y experto en el cultivo del bienestar mediante la atención plena, quien desde el 2009 encabeza el trabajo de seminarios, talleres y cursos que ofrece la Universidad Adolfo Ibáñez en la materia, comenta, “Mindfulness es una práctica que nos invita a estar presente en la vida cotidiana, con uno mismo y con otros . Ahí surge el bienestar relacional como un modo de vida distinto, dejando fuera el “piloto automático” con el que funcionamos. En la Escuela de Psicología UAI nos hemos concentrado en esta opción y hemos ido desarrollando este trabajo porque creemos que es una respuesta a este mundo que nos “saca” continuamente de nosotros mismos, nos lleva a la desconexión y podemos, al practicarlo, tener una perspectiva de mundo de “ser” con otros”.

La Escuela de Psicología cuenta con un diploma anual en Mindfulness Relacional y Prácticas de Bienestar, talleres de Reducción de Estrés basado en la Atención Plena, cursos de Mindfulness y diversos encuentros de Mindfulness Relacional que permanentemente suben a su página web.

Para más información sobre esta práctica y los cursos o talleres que puedes realizar, entra a http://www.uai.cl/facultades/escuela-de-psicologia.

Comments are closed.