Nutrición » Dietas » Mitos y verdades de las dietas vegetarianas

Mitos y verdades de las dietas vegetarianas

abril 27, 2016

Responde la doctora Mónica Cristina del Servicio de Nutrición del Hospital Italiano de Buenos Aires

La dieta vegetariana es una opción elegida por millones personas en todo el mundo. Sin embargo, son muchos los mitos acerca de cuán saludable y nutritiva es ésta opción de alimentación.

-Una dieta vegetariana es muy estricta y restrictiva y es difícil seguirla.

Depende del caso. Existen muchos tipos de dietas vegetarianas y los límites dependen de las características de cada una. Los ovo-lacto-vegetarianos evitan carne, pescado y aves pero comen huevos y productos lácteos. Los lacto-vegetarianos no comen carne, pescado ni aves, pero consumen leche, queso y productos lácteos. Los veganos son vegetarianos estrictos que evitan comer todo producto animal.

-Se deben tener cuidados adicionales en las dietas vegetarianas estrictas.

Verdadero. Hay que tener cuidado cuando se elige seguir una dieta vegan estricta ya que puede ser más difícil reemplazar ciertos nutrientes esenciales presentes en los lácteos, huevos y carnes. Al no estar presentes en la dieta algunos minerales como el hierro y el zinc o la vitamina B12 se suele acudir a suplementos vitamínicos.

-Las dietas vegetarianas tienen todas las proteínas necesarias

Verdadero. Muchos alimentos de origen vegetal contienen proteínas. Alimentos provenientes de los granos como el pan, el cereal, las pastas y el arroz o las nueces, los frijoles y el tofu son algunos de los alimentos de origen vegetal que contienen proteínas.

-Los vegetarianos no obtienen suficiente calcio de sus dietas.

Falso. Una dieta vegetariana bien planeada puede aportar incluso más calcio que el encontrado en los productos lácteos. Alimentos como las verduras verdes con muchas hojas tales como la espinaca y la acelga y otros alimentos fortificados con calcio son una buena variante para los vegetarianos.

-Los niños y las mujeres embarazadas no deben seguir una dieta vegetariana.

Falso. Una dieta vegetariana saludable no es dañina para los niños ni las mujeres embarazadas. Sin embargo, hay que consultar con un profesional para asegurarse de que la selección de alimentos proporcione las cantidades necesarias de calorías, proteínas, vitaminas y minerales para el crecimiento saludable del cuerpo.

-La dieta vegetariana no es necesariamente costosa.

Verdadero. La dieta vegetariana no requiere estar formada por alimentos sofisticados, sino por aquellos de temporada y que estén bien balanceados entre sí. Se recomienda usar alimentos básicos y frescos ya que tienen más nutrientes que los industrializados.

-Los vegetarianos suelen sufrir más anemias.

Falso. El hierro es un mineral esencial y es cierto que una de sus fuentes básicas son las carnes rojas. Sin embargo, esta fuente no es exclusiva. Hay muchos otros alimentos de origen vegetal que pueden proporcionar el hierro necesario como espinaca, remolacha, vegetales de hoja verde y papas.

-La dieta vegetariana se puede mantener en el largo plazo.

Verdadero. Por el hecho de ser un estilo de vida y no solo un cambio nutricional, la opción de no comer carne puede mantenerse a largo plazo fácilmente. Lo importante es tener clara la razón por la cual se decide elegir esta dieta y estar asesorado siempre por un profesional de la salud.

-Todos los vegetarianos necesitan tomar suplementos vitamínicos o minerales.

Falso. La mayoría de los vegetarianos saludables no necesitan tomar suplementos, aunque pueden existir excepciones. Cualquiera que quiera cambiar su dieta por una vegetariana debería consultar con un dietista registrado para asegurarse de que todas las vitaminas y minerales necesarios sean obtenidos de fuentes de alimento.

-Se baja de peso con la dieta vegetariana.

Depende del caso. Para una persona acostumbrada a mucha carne y lácteos, pasar a un régimen de verduras y vegetales le causa pérdida de peso. Pero al final de cuentas todo depende de las calorías. Los aderezos, los carbohidratos simples, las semillas y aceites son altos en calorías, por lo que es fácil pasarse del límite.

-Para comenzar a ser vegetariano, hay que cambiar muy gradualmente.

Falso. No es necesario ser gradual al momento de empezar una dieta vegetariana. Si el carnívoro reemplaza las carnes correctamente, lo puede hacer cuando quiera y, si el vegetariano decidiera volver a comer carnes, también. Pero si se sugiere hacer el cambio con ciertas precauciones y no descuidar la variedad de alimentos para que no haya deficiencias de algunos nutrientes.

-Un deportista puede llevar una dieta vegetariana.

Verdadero. El deporte y la dieta vegetariana son perfectamente compatibles. Aunque el cuerpo de un atleta exige una alta ingesta calórica, el deportista vegetariano puede rendir igual que el carnívoro. Las calorías necesarias se pueden obtener de vegetales ricos en carbohidratos, semillas, aceites vegetales y frutos secos.

-La dieta vegetariana retarda la vejez.

Falso. Se dice que quien consume productos de origen animal. envejece más rápido pero esto es falso. Las personas adecuadamente nutridas y con alimentación balanceada que llene sus requerimientos de vitaminas y minerales pueden tener los mismos resultados.

-Los vegetarianos son más sanos y viven más.

Depende del caso. Una persona que consume verduras, frutas y vegetales tiende a ser más saludable. El exceso de carne puede dañar la salud, pero este no es el único alimento dañino. También lo son los azúcares, las harinas refinadas, los carbohidratos simples y las grasas.

-Las dietas vegetarianas son una moda que pasarán en pocos años.

Falso. La mayoría de las personas a lo largo de la historia del mundo se han alimentado en gran parte de una dieta vegetariana. Las dietas a base de carne se han difundido desde hace relativamente poco tiempo en Europa y América, donde la carne y los productos de origen animal están al alcance del bolsillo. En otras partes del mundo, las dietas a base de plantas son más comunes.

-Las dietas vegetarianas reducen el riesgo de cálculos renales.

Verdadero. Se ha demostrado que la dieta vegetariana reduce el riesgo de formación de cálculos renales ya que se disminuye el consumo de proteínas de origen animal que aumentan los niveles de ácido úrico y de calcio en la orina.

Comments are closed.