Salud » Ginecología » Mujeres que no realizan exámenes ginecológicos

Mujeres que no realizan exámenes ginecológicos

septiembre 22, 2015

Existen mujeres de más de treinta años que nunca realizaron exámenes ginecológicos como el Papanicolaou, la Colposcopía o Ecografías transvaginales. Algunas de ellas tampoco pueden tolerar la penetración en las relaciones sexuales, otras sí, pero no soportan la idea del exámen médico. ¿A qué se debe esta situación?

¿Por qué motivo una mujer no realiza exámenes ginecológicos?

La mayoría presenta un cuadro de mucho temor hacia lo que suponen como doloroso y hasta traumático, el solo hecho de que la ginecóloga les proponga un exámen como la colposcopía puede hacer que la paciente presente una crisis de ansiedad con palpitaciones, le baje la presión o simplemente se niegue a hacerlo preguntando si existen otras opciones. Muchas de ellas son mujeres que tampoco tienen relaciones sexuales con penetración pero otras solo le temen al exámen médico.

¿Qué hace la/el ginecóloga/o en estos casos?

En primera instancia le explica todo el procedimiento a la paciente para informarla y calmar su ansiedad, puede indicarle algún medicamento ansiolítico y también puede sustituír ese tipo de exámen por otro, como por ejemplo, la toma de Pap a través de un hisopo pequeño, pero con éste no se puede llegar a un diagnóstico como si el exámen fuera completo.

¿Qué debe hacer la mujer en estos casos?

Muchas veces la o el profesional le indican una consulta con una sexóloga cuando detectan un vaginismo, una fobia u otro problema que en la consulta ginecológica no puede resolverse. Lamentablemente, otras veces no se hace la derivación, por lo cual la misma paciente se encuentra ante la situación de no saber qué hacer. Una consulta sexológica, o no se le ocurre, o la imagina también traumática y vergonzoza, por lo cual deja pasar el tiempo y la situación puede permanecer así por muchos años, sin resolverse.

¿Qué puede esperar una mujer en este caso, de una consulta sexológica?

En primer lugar, encontrarse con una/un profesional que sabe como solucionar el problema en pocas consultas, sin hacerle perder más tiempo.

¿Y cómo es el tratamiento?

En primer lugar, la paciente tiene que saber que la/el sexóloga/ no va a tocarla, ya que no es necesario. El problema está dentro de la paciente, en su cabeza y en la conección cerebro-muscular que ha creado reflejos condicionados de temor. Lo que se hace en las consultas es descondicionar esos reflejos y ayudar a la paciente a reestablecer los reflejos fisiológicos. Para ello utilizamos ejercicios físicos que la paciente realiza sola en su casa, le damos información acerca de su anatomía, fisiología y función sexual, a través de diferentes recursos sencillos y utilizamos técnicas psicoterapéuticas cognitivo comportamentales, entre otras, para modificar las creencias arraigadas equivocadas, por otras más realistas.

¿A qué se refiere con más realistas?

Las pacientes deben dejar de sentirse potenciales víctimas de sufrimiento y daño corporal por acción de otros y volverse mujeres seguras, en control de sus cuerpos. Sobre todo seguras de poder controlar las situaciones que tienen que ver con otras personas. Tienen que poder ver a su ginecóloga/o y a los exámenes sin sentir temor, sabiendo que ellas mismas colaborarán activamente en los procedimientos y eso, precisamente, es lo que aleja la posibilidad de sensaciones dolorosas o molestas. Por ejemplo, la paciente aprende a realizar por si misma el procedimiento de una ecografía transvaginal y eso le causa gracia y calma su ansiedad, porque la situación ya no tiene secretos para ella, lo cual la hace sentirse poderosa y en control frente a su médico/a y no una víctima sometida a la acción del/a mismo/a.

¿Y en las relaciones sexuales?

Sucede igual, en lugar de esperar algo desagradable, incómodo o incluso sentirse lastimadas por su pareja, ellas mismas aprenden a manejar sus cuerpos y los de sus compañeros para sentirse en control y buscar sus sensaciones placenteras en forma activa durante la relación sexual con penetración. También aprenden a comunicarse y dialogar mejor con la pareja para que su compañero se vuelva un aliado de esta nueva actitud.

Desde luego que las parejas disfrutan mucho más ante esta nueva situación de libertad y confianza, después de años de represión, temores y frustración.

¿Cuánto tiempo puede durar un tratamiento con estas características?

Entre cinco y diez consultas por lo general; como profesional, realmente siento una gran satisfacción cuando terminan los tratamientos y veo a las mujeres alcanzar una vida normal en el cuidado de su salud y en su vida de pareja.

Dra. Beatriz Literat
Médica Ginecóloga y Sexóloga Clínica

Comments are closed.