Belleza » Óleos y aceites para el pelo: Nutren, embellecen y nos protegen del verano

Óleos y aceites para el pelo: Nutren, embellecen y nos protegen del verano

marzo 16, 2015

El sol y el verano pueden ser un gran enemigo del pelo. Por suerte, existen productos que se encargan de reparar y darle un aspecto saludable al cabello. Los óleos y aceites son una buena opción para lucir una cabellera más linda. Sepa qué opciones existen y cómo se usan.

El verano tiene muchas cosas para disfrutar: el sol, el mar, la pileta… Pero todo eso que amamos del verano puede jugarnos una mala pasada y convertirse en el principal enemigo del cabello. Para fortuna de muchas, la industria farmacéutica ha desarrollado numerosos productos reparadores. Algunos de los aliados para ayudar al pelo son los aceites y óleos que resultan de gran ayuda para hacerle frente a los problemas del verano.

¿Para qué sirven?

Existen óleos de muchos tipos, pero todos proveen en general, los mismos beneficios. Según lo que explica la dermatóloga María Eugenia Cappetta, a los fines prácticos, todos aportan lo mismo: hidratación al pelo. Los aceites condicionan el cabello hidratándolo, y reparan las cutículas. Esto hace que el pelo se vea más brillante y cosméticamente más agradable. Además, los aceites logran un efecto de acondicionamiento del pelo. “Esto se traduce en un pelo más fuerte, y más resistente a todo lo que le hacemos las mujeres al pelo, como el brushing, la planchita y el uso del secador”, explica Cappetta.

Además, la doctora en química Patricia Dermer agrega que “los óleos se utilizan para darle flexibilidad a la fibra capilar.  Evitan que se corte el pelo y lo repara para que no se abran las puntas, un problema muy frecuente en las mujeres.

¿Cuál elegir?

La variedad de aceites que existen en el mercado es muy amplia, aunque como explicaba la doctora Cappetta, todos apuntan a reparar el cabello dañado y darle un aspecto saludable. Los óleos que más se encuentran en los productos para el pelo son los de argán, de almendra, de coco, de lino, y algunos florales que se están usando, como rosa y margarita, aunque son más raros. Las diferencias consisten en la composición y los tipos de ácidos grasos. Algunos tienen más tipos de ácidos grasos poliinsaturados, mientras otros combinan más vitamina E.

“La mayoría de los productos de línea o comerciales, combinan varios tipos de estos aceites, y a veces incluso se mezclan con productos siliconados, que aportan brillo y protección al pelo”, agrega Cappetta.

Según lo que explica la doctora Dermer, “hace pocos años estaba de moda el aceite de lino y ahora el de argán. Ambos tienen propiedades muy similares basadas en los poderes de nutrición y reparación de puntas. En el caso de los aceites de lino, argán, borraja, rosa mosqueta, contienen omegas 3, 6, 9 alfa y gama linolénico en mayor o menor proporción”.

¿Cómo usarlos?

Según los especialistas, es mejor evitar las recetas caseras que aplican el aceite de forma pura, y lo mejor es acudir a productos comerciales que contienen aceites mejor dosificados y se conoce bien su concentración. Por otra parte, muchos productos de línea presentan combinaciones de distintos aceites que son altamente efectivas.

La dermatóloga María Eugenia Cappetta resume tres formas para aplicar estos productos:

  1. De forma previa al lavado con el shampoo habitual: antes del lavado se aplica sobre el pelo seco, se dejan pasar unos minutos y después se lava con el shampoo de uso diario.
  2. Después del lavado y previo a algún proceso mecánico o térmico que se le vaya a hacer al pelo: antes de algún proceso como el brushing o la planchita para proteger el cabello y hacerlo más resistente al daño. No es necesario retirar el aceite antes del proceso térmico.
  3. Después del peinado: para darle un mejor acabado al peinado y más brillo al cabello. Se aplica sobre el pelo seco y sin enjuagar.

Es muy versátil el uso que se le puede dar a los aceites, y en todos esos pasos cumplen bien su función. Algunas fórmulas están preparadas para ser aplicadas sobre el pelo seco: mayormente en puntas, evitando el cuero cabelludo, y dejan un brillo agradable y un aspecto de pelo sano. Otros se aplican en forma de ampolla reparadora sobre el pelo mojado y se pueden activar con una fuente de calor.

El aceite imita la función del propio cebo del cuero cabelludo. Como este cebo actúa sólo en los primeros centímetros del pelo, se recomienda que los aceites se apliquen en las puntas. El aceite, cuando está bien procesado, es muy ligero: no resulta grasoso ni pegajoso. “A pesar de ser aceite, es muy liviano”, dice Cappetta, y agrega que “esa es la ventaja de los productos que ya vienen de línea”. Incluso los que tienen silicona, mezclado con los aceites, son también ligeros y de una textura muy liviana. Se recomienda aplicarlo en las puntas también por el hecho de que el pelo de las puntas es más viejo y fue sometido a más procesos (químicos o térmicos) y por lo que está más dañado.

¿Cada cuanto hay que aplicarlos?

En general, la frecuencia de aplicación depende del daño que cada uno tenga. En cabellos muy afectados, que fueron sometidos a tinturas permanentes o alisados, se pueden usar los aceites a diario.

Para pelos con daños importantes, se recomiendan hacer tratamientos intensivos. Estos consisten en aplicar mayor cantidad de producto en todo el pelo, se puede envolver incluso con gorra o toalla caliente, se deja actuar durante veinte o treinta minutos y luego se enjuaga. “Esta acción puntual como si fuera un shock se puede hacer una vez por semana”, recomienda Cappetta. Es fácil y se puede hacer en la casa, no es necesario ir a la peluquería.

Sin embargo, es preferible que aquellas personas con pelo graso eviten estos óleos, o los usen de forma menos frecuente. Son más necesarios para pelos secos y con daños de leve a moderado. Ahora en verano se suma, a todos los procesos de belleza que lastiman el cabello, el factor ambiental. Es una buena época para los aceites y los acondicionadores en general, ya que el cloro, el mar y el sol aumentan el deterioro del pelo.

¿Para hombres también?

Como los hombres suelen tener el pelo más corto, el propio cebo ejerce su función de acondicionador, y por otro lado, no suelen tener las puntas tan dañadas como las mujeres. Por esto no suele ser necesario que los hombres usen aceites.

Aunque sí hay casos de hombres con cabello extremadamente seco, o quienes eligen usar el pelo largo, y para ellos se recomienda su uso igual que en las mujeres.

Los aceites y el sol

Para la dermatóloga Eugenia Cappetta “todo lo que es protección para radiación ultravioleta de la piel está muy estudiado y muy estandarizado. Pero para lo que es pelo, la evidencia es menos dura. No hay óleos comerciales que vengan con protección solar para el cabello. Aunque sí existe productos en formato de shampoo o de crema para peinar que sí contienen protección”.

La función de los aceites no es proteger el pelo del sol, pero sí otorgar un efecto acondicionador que hace la fibra capilar más resistente al daño de procesos térmicos, mecánicos o químicos.

Patricia Dermer agrega que “los productos que protegen al pelo del sol necesariamente deben incorporar filtros solares a la fórmula. Mayormente, los productos con protección son cremas que se aplican sin enjuagar. Estas protegen la fibra capilar de la decoloración”.

La opinión del especialista
Doctora Patricia Dermer. Consultora para la Argentina de la Skin Cancer Foundation.

El cabello y la moda

– Para tener un pelo sano no se debe abusar de productos químicos, especialmente decolorantes y alisados. Cortar las puntas que se ven abiertas y utilizar buenos productos hidratantes, nutritivos y un enjuague con protección solar es altamente recomendable.

– El sombrero de ala ancha que está muy de moda es un buen aliado para cuidar tanto la piel como el pelo.  Después de sumergirse en una pileta enjuagar el cloro remanente, eso es muy importante.

  • La moda trae también consecuencias indeseables y tanta tintura, alisado, keratinizado, desgaste de puntas, decolorado  y vaya a saber tantas otras cosas dejan un pelo deteriorado. ¡¡Por suerte crece!!

La opinión del especialista
Doctora María Eugenia Cappetta. Médica dermatóloga, Miembro titular de la Sociedad Argentina de Dermatología.

Consejos para cuidar el cabello en verano

– Minimizar, no solo en el verano sino todo el año, el daño externo o cosmético que uno le pueda hacer al pelo. Evitando el brushing excesivo o alisados por ejemplo.

– Elegir productos adecuados a las características del pelo. Por ejemplo para pelos dañados, reforzar el acondicionamiento con aceites o máscaras.

– Usar productos que vengan con protección para la radiación ultravioleta.

Productos para cuidar el pelo en verano

1. Protectores capilares

  • Son productos que incluyen filtros solares, lo que ayuda a prevenir los daños provocados por los rayos del sol y evita la decoloración del cabello.
  • La función de los protectores capilares es aislar el pelo de la acción de los rayos UV a través una película que protege y nutre la fibra capilar.
  • Además, permite un modelado suave y reduce el frizz, manteniendo el pelo bajo control.
  • Pueden ser utilizados todo el año, especialmente por deportistas que exponen su cabello a diversos factores agresivos para las fibras capilares.

2. Cremas para peinar

  • Se trata de fórmulas ligeras que se pueden aplicar varias veces al día y no se enjuagan.
  • Su finalidad es ayudar al peinado, acondicionar y modelar el cabello. Además, colaboran con la hidratación y la reparación del pelo.
  • Enriquecidas con vitaminas, brindan protección ante el uso de secador y planchitas.
  • También poseen efecto protector frente al sol, el agua de mar y el cloro.
  • Si su cabello es liso y desea obtener un alisado perfecto, elija cremas que contengan un mayor porcentaje de silicona. La silicona es un ingrediente acondicionador que ayuda al cabello a que se suavice, recupere su sedosidad y brillantez.
  • Si tiene el cabello rizado, debe utilizar cremas que contengan una menor cantidad de silicona.

3. Cremas de tratamiento

  • Brindan un cuidado especial para mantener el cabello sano, con brillo y manejable.
  • A diferencia de las cremas para peinar, se deben aplicar únicamente sobre el pelo mojado, desde la mitad hacia las puntas y después enjuagar.
  • La función principal es restaurar la humectación, la fuerza y el brillo del cabello.
  • Generalmente se recomienda utilizarlos una o dos veces por semana como una mascarilla o baño de crema.

4. Suero de tratamiento o serum

  • Desenreda, da brillo y nutre el cabello, evitando así que la fibra capilar se deteriore.
  • Se utiliza poniendo unas gotitas en la palma de la mano y se lo aplica sólo en el largo del pelo y en las puntas.

5. Bálsamo protector y reparador

  • Suaviza, desenreda y refuerza los cabellos resecos, sin brillo y quebradizos.
  • Se deben aplicar después del champú sobre el largo y las puntas del cabello bien escurrido, dejando actuar de 2 a 3 minutos. Luego, enjuagar con abundante agua.

6. Máscaras humectantes y reestructurantes

  • Están enriquecidas con agentes hidratantes, suavizantes y reparadores.
  • Actúan penetrando en la fibra capilar, humectándola profundamente y dejando el cabello suave, brillante y protegido.

7. Champúes reparadores y anti-cloro

  • Cumplen una doble función, ya que permiten realizar una limpieza suave, al mismo tiempo que sus componentes reparadores nutren, hidratan y normalizan la estructura de los cabellos dañados, secos o maltratados químicamente.
  • Las versiones anti-cloro permiten eliminar los residuos y restaurar la fibra capilar dañada por este químico.

Comments are closed.